Europa en c(h)ampaña: Hollande y la estrategia de la alianza

Artículo publicado el 26 de Marzo de 2012
Artículo publicado el 26 de Marzo de 2012
El 17 de marzo, una gran operación de comunicación reunió a los líderes socialistas europeos para apoyar la candidatura de François Hollande. En una campaña presidencial que ignora a Europa, la estrategia de la alianza podría ser una posible solución para situar al Viejo Continente en el centro de atención.

La idea pinta bien. Imagínense un evento en el que las personalidades de la izquierda europea se juntasen para apoyar a un candidato para conseguir la victoria en unas elecciones presidenciales. Impresiona ¿eh?. Aún más cuando el grupo en cuestión se llama “Renaissance pour l’Europe”  (“Renacimiento en Europa”) e incluye seminarios aquí y allá sobre temas tales como el desarrollo, la solidaridad y la democracia.

 “Mi querido François”

Había que echarle agallas. Hace prácticamente dos meses, la canciller alemana, Angela Merkel, anunciaba que haría campaña para apoyar a Sarkozy. Un acuerdo entre dos personalidades que pertenecen a la misma familia política. Una réplica al apoyo ofrecido por François Hollande a los socialdemócratas alemanes en su visita a Berlín el pasado diciembre. Pero el sábado 17 de marzo, en el Circo de invierno de París, el Partido Socialista puso toda la carne en el asador. Seis pesos pesados de la izquierda europea- Hannes Swoboda (presidente del grupo S&D en el Parlamento Europeo), Pier Luigi Bersani (secretario del PD italiano), Sigmar Gabriel (presidente del SPD alemán), Martin Schulz (presidente del Parlamento Europeo), Massimo D’Alema (ex Primer ministro italiano) y Sergei Stanishev (presidente del PSE) – apoyaron el discurso sobre Europa del candidato a las presidenciales francesas. Se sucedieron seis intervenciones de diez minutos que, a golpe de “mi querido François”, precedieron el esperado discurso de Hollande sobre el futuro del Viejo Continente.

“Europa vive una de las crisis más duras de su historia. Más allá de los aspectos económicos, asistimos también a una crisis de perspectiva, que afecta especialmente a los jóvenes” Massimo D’Alema, ex Primer Ministro de Italia (1998-2000)

Había que marcarse un tanto. Si el juego de alianzas tiene algo de bueno es que confiere credibilidad cuando se tratan cuestiones transnacionales y difíciles como la crisis, el paro, la austeridad o la juventud. El apoyo de un político búlgaro y un presidente de la oposición alemana no significan votos. Sin embargo, sí que simbolizan un pilar sólido que permite al candidato poner encima de la mesa los temas de los que habla. “Los progresistas tienen el deber de devolver la apertura europea”. Resumiendo: no se olvidan de Europa en la campaña política  y lo presentan como si se tratase de “un deber”.

Había que ser discreto. No crean que el encuentro entre los socialistas tenía el único objetivo de reflexionar sobre los problemas europeos. ¡Qué estamos en plena campaña, eh! Para comenzar, el foro “Renacimiento de Europa” ha brindado el marco idóneo para que el Partido Socialista haya podido reafirmar su posición sobre el Mecanismo Europeo de Estabilidad.

El pasado 21 de febrero, los socialistas franceses se abstuvieron en el voto de estos fondos, destinados a ayudar en forma de préstamos a los países con mayores dificultades económicas. Demostraron, una vez más, su incapacidad a la hora de tomar decisiones sobre la escena europea. El sábado pasado, François Hollande afirmó que se opondrá a este “pacto europeo de responsabilidad, de gobernanza y de desarrollo”. Esa declaración vale su peso en oro. Es imprecisa, pero por lo menos se atrevió a decir educadamente que no quiere el Mecanismo Europeo de Estabilidad ni otras cosas de la misma calaña que vengan de los conservadores.

En Francia, Europa es ignorada

“Me chocó que el presidente siempre tome a Europa como chivo expiatorio”, Pierre Moscovici, director de la campaña de François Hollande

En segundo lugar, el grupo ha permitido al favorito de los sondeos poner a “Francia al servicio de Europa”. Ayudado por su camarada alemán, Sigmar Gabriel –“la elección presidencial nos concierne a todos”-, François Hollande ha añadido que “si el movimiento (progresista) se levanta en Francia, creará un efecto dominó”. Ni más ni menos. Pero hay una idea detrás de todo esto: intenta ligar todos los fracasos de Europa en esta campaña 2012. La inmigración, los precios del billete de metro, la polémica con la carne halal, etc. En definitiva, los temas que siempre están presentes en los debates políticos. En Francia, Europa es ignorada. O si no, cuando hablamos de ella, es para acribillarla, como hizo Sarkozy en su discurso del pasado domingo 11 de marzo en Villepinte (bromas sobre la arrogancia tecnocrática en Bruselas, alusión sobre la salida de Francia del espacio Schengen o la evocación al proteccionismo).

Señoras y señores, hay que tomar medidas populistas, como podrán comprender. Y la vieja Unión Europea se convierte rápidamente en la última de la cola cuando intentamos subir la empinada montaña para alcanzar la cima de las presidenciales.

 “Tácticas para los eventos”

En tercer lugar, qué mejor que rodearse de los peces gordos socialistas del continente. En Francia, el sitio de fact-checking (verifica lo que afirman los líderes en sus discursos) Vigie 2012 ha contrastado que un 40% de las declaraciones que los políticos han dicho sobre Europa son falsas. Esto no quier decir que todo lo dicho el sábado pasado era verdad. Sin embargo, el hecho de estar respaldado por un búlgaro para abordar las cuestiones sociales de Europa del Este será siempre más creíble que la postura banal adoptada por muchos otros candidatos frente a la realidad social, política o económica de nuestros vecinos.

En fin, en una campaña tan incierta, Europa es la patata caliente. Y la estrategia de la alianza permite pasársela cuando no quieren quemarse los dedos. No es para declararse fan de esta táctica que, al final, sugiere mucho más sobre la forma que sobre el fondo. Pero hay que admitir que han jugado bien. Porque, aunque los diez candidatos a las presidenciales lo quieran o no, Europa será uno de los temas más importantes en estas elecciones de 2012. Y según Vigie 2012, que también mide el impacto mediático de las intervenciones de los candidatos, una operación de comunicación sobre Europa obtiene diez puntos. El máximo.

Fotos :  portada (cc) meredithfarmer/flickr, Texto (cc) François Hollande/flickr ; Vídeo (cc) euronewses/YouTube