Europa en la pequeña pantalla

Artículo publicado el 9 de Abril de 2008
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 9 de Abril de 2008
El tema de Europa no es precisamente uno de los más televisivos o eso es, al menos, lo que se dice. Quizás esa reticencia venga determinada por el propio desconocimiento que tenemos de nuestros políticos europeos y es que, en realidad, ¿qué interés puede suscitar un programa dedicado a un grupo de hombres y mujeres trajeados a la salida de una reunión con un maletín repleto de informes?
Así, cuando el telediario de la noche se refiere a Europa, normalmente es para anunciar una nueva directiva, eso si, profusamente explicada por la Comisióno el Parlamento Europeo y cuyo contenido, en ocasiones, tiene que ser explicado para que el público lo entienda y se convierta de esta manera en un tema interesante e incluso televisivo.

En realidad, es como si los programas que tratan temas europeos en la televisión francesa se hubiesen obligado a abordarlo de forma tangible y al mismo tiempo accesible. A continuación pasamos revista a alguno de esos programas que aquella televisión dedica al tema de Europa.

Franceses y alemanes juntos para tratar el tema de Europa.

Cuando se unen las nociones de Europa y televisión, automáticamente nos viene a la mente “Arte”, una cadena franco alemana que, además de un par de diarios que abordan la actualidad comunitaria, propone un espacio llamado “Zoom Europa”, que ha elegido para el telediario matinal a Bruno Duvic, un presentador cuya voz resulta familiar a los oyentes de “France Inter”. Duvic, en la página web del programa afirma que “lo que se pretende es huir de cualquier tipo de lenguaje políticamente correcto, así como de evitar los tecnicismos incomprensibles para los telespectadores”. Se trata de un programa que cada semana aborda, con un tono desinhibido, temas tan variados como el “freefight”, el tráfico de mascotas o la prevención del VIH en Estonia, durante el fin de semana de concienciación organizado por la asociación “Sidaction” de lucha contra el SIDA, y es que, con programas como “Zoom Europa”, vemos que Europa se apunta a todo.

Las opiniones de los invitados dan vida a los reportajes.

De “Zoom Europa” pasamos a LCP, (la Cadena Parlamentaria), que traslada a la pequeña pantalla las decisiones institucionales a nivel comunitario y cuyos redactores eligen bien los nombres de las secciones, ubicando cada asunto a tratar en su crónica correspondiente: de implicación, de interés, o de mera oportunidad.

El 10 de marzo, un programa sobre la ratificación del Tratado de Lisboa por parte del Parlamento Europeo, abordaba el tema con una puesta en escena muy a la americana, con una banda sonora impactante y avances informativos en plan “24h crono”. En realidad, se consiguió dar un ritmo trepidante a lo que no dejaba de ser una sesión nocturna del Parlamento. Quizás se exageró un poco, pero en ese momento, se sabía lo que se quería.

Además, la presentadora, que respondía al perfil de joven directora de radio y televisión entregada a Europa en cuerpo, alma,......¡y glamour!, utilizó el recurso de mostrar una típica danza flamenca para ilustrar el tema del erotismo en Europa. ¡No hay mejor forma de subir los niveles de audiencia!

Ahora en serio, el tirón que tiene este programa obedece a la presencia de invitados que comentan las noticias y enriquecen el debate.

__ ¿Y qué pasa con la televisión pública?__

Todo esto está muy bien, pero ¿qué pasa con la televisión pública? En “France 2” el programa dirigido por Christine Bravo “Unión Libre” trataba el tema de Europa con ligereza, sin incidir en el aspecto político, con un formato sencillo consistente en reunir a representantes de distintos Estados miembro que debatían sobre temas tan variados como las tradiciones culinarias, iniciativas insólitas en sus países respectivos, e incluso mostraban resultados de encuestas para saber qué Estado tiene mayor número de animales de compañía o dónde se consume más pizza. En realidad se trataba de un programa de entretenimiento como otros muchos, pero con la peculiariedad de referirse a Europa o más bien a los europeos. Pese a todo, el espacio “Unión Libre” fue retirado de la programación. Jean-François Copé, que dirige una comisión encargada del futuro de la televisión pública afirmó, cuando le invitaron al programa “Plus Clair” de Canal Plus, que desde principios de marzo de este año, no hay ningún espacio destinado a tratar temas europeos en la televisión pública francesa, aparte de “Avenue de l’Europe” que, durante diez minutos aborda semana tras semana aspectos generales como el desarrollo sostenible o el aborto. De lo que se trata con espacios como éste es de poder poner sobre la mesa un problema de alcance general que afecte directamente a Europa y a los europeos y ver las soluciones que propone el representante invitado de cada estado concreto. Así, y en un programa dedicado a la obesidad, la presentadora, Véronique Auger, dio paso a distintos reportajes elaborados por los Estados miembro con las correspondientes medidas previstas por cada uno de ellos, a la espera de la elaboración de un proyecto comunitario sobre aquel tema, respecto del problema del control de etiquetado de los productos alimenticios.

“Avenue de l’Europe” es un programa breve pero intenso que se emite diez minutos antes de las 20:00 h de cada sábado.

Quizás lo que se echa en falta sea un espacio de debate.

En la programación francesa pueden verse desde espacios destinados a abordar con un lenguaje accesible los objetivos y proyectos emanados de las instituciones comunitarias, hasta programas que lo que tratan es de poner de relieve la existencia de distintos enfoques y puntos de vista. Sin embargo, y tal y como afirma Jean-François Copé, aludiendo a “France Europe Express”, una emisión retirada de las pantallas galas, durante hora y media, en la que Christine Ockrent enfrentaba a un invitado con sus adversarios dialécticos, quizás sea eso lo que se eche de menos en la actualidad: un programa que sea capaz de reavivar el debate europeo en Francia, mostrando opiniones y posturas enfrentadas frente a un mismo problema. Recordemos en este sentido el torbellino de reacciones que vivió Francia ante el proyecto de Tratado de Constitución Europea.

Haude-Marie Thomas.

Traducción al español: Alberto De Francisco.