Europa no iría mejor con dirigentes más jóvenes

Artículo publicado el 19 de Junio de 2006
Artículo publicado el 19 de Junio de 2006

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Tres preguntas a Dominique Reynié, sociólogo y profesor de ciencias políticas en el Instituto de Estudios Políticos de Paris y coordinador del libro La opinión pública europea en 2006

¿Existe alguna diferencia de percepción de la UE entre los jóvenes y los mayores?

Los europeos tienen unas expectativas muy altas con respecto a la Unión Europea, sobre todo en materia de protección social, de protección del medio ambiente, de defensa..., etc. Los mayores son más indulgentes con Europa ya que la han visto nacer de un campo de ruinas y luego desarrollarse. Son menos exigentes, saben que es un trabajo de larga duración. La pacificación del continente es un gran avance para aquellos que han vivido las guerras (las mundiales, las coloniales, la fría...). Para ellos, Europa encuentra su legitimidad en la paz. Los jóvenes viven con Europa desde siempre y tienen la idea de que la paz es algo adquirido. Ellos son por tanto más exigentes y favorables a una integración más acelerada.

¿No son ya muy viejos algunos dirigentes europeos?

No realmente. En la actualidad, tenemos en Europa jefes de gobierno que, siendo bastante jóvenes, no son menos catastróficos para la Unión, como Lech Kaczynski en Polonia (56 años). Otros miembros de la antigua generación son más útiles, como es el caso de Romano Prodi (67 años), aunque también jefes de gobierno jóvenes, como Rodríguez Zapatero, también pueden tener una cultura europea fuerte, voluntad y experiencia para hacer avanzar a Europa. De todas formas, pensar que Europa iría mejor con dirigentes más jóvenes no es razonable.

¿Cómo ve usted el futuro de este viejo continente?

El término "viejo continente" no viene forzado y, si la sabiduría va de la mano con la edad, la dinámica europea estará para el arrastre a medida que los europeos envejezcan. Estos son más conservadores y temerosos. ¡Hay que contar con las nuevas generaciones para reactivar nuestra comunidad sobre la base de procesos democráticos, de intercambios, de innovaciones científicas y tecnológicas! La renovación permanente de los dirigentes será fuente de nuevos avances para alcanzar la conciliación de lo nacional y lo supranacional.