Europa se despereza deportivamente

Artículo publicado el 27 de Mayo de 2009
Artículo publicado el 27 de Mayo de 2009
Con la llegada del buen tiempo al viejo continente se desenfundan las raquetas de tenis, las tablas de surf se echan al agua y los balones retozan en los campos de fútbol. La temporada deportiva europea empieza llena de perlas: final de la liga de campeones entre el Barça y el Manchester United, Roland Garros con sabor español, mundial de surf y, para desfogarse, pistolas llenas de pintura

Liga de campeones: Historia con la ayuda de Dios

Roma, una ciudad sin duda llena de Historia. ¿Qué mejor lugar para continuar haciéndola? Al menos eso es lo que anuncia Cristiano Ronaldo, que pretende volver a llevar a casa (la del Manchester United, se entiende) el codiciado trofeo de la Liga de Campeones por segundo año consecutivo. ¡Lo nunca visto! Mientras tanto, la vida de la ciudad eterna parece haberse puesto patas arriba: a la invasión anglo-catalana de aficionados se suman algunas medidas, digamos, innovadoras. Por ejemplo, la prohibición de la venta de alcohol en el centro de la ciudad y los alrededores del estadio olímpico para evitar altercados. De momento, parece que esta ley seca no está dando demasiados resultados: dos alcoholizados aficionados británicos han sido arrestados esta tarde por la policía italiana por atacar a varios transeúntes y un aficionado británico ha sido agredido esta mañana en los alrededores del Vaticano. Y a unos metros de ahí, entre lo terrenal y lo divino, el Papa en persona entró en el juego futbolístico saludando cordialmente a los árbitros del encuentro. Todos suizos, muy neutrales.

Roland Garros: España en París

Más al norte, en otro ámbito deportivo, la influencia de este evento de eventos también se deja sentir. El presente número uno del tenis mundial, el español Rafa Nadal, tiene el alma dividida: “Me gusta mucho el Manchester United, siempre juego con ellos en la Play Station, pero el Barcelona es español, así que estoy con ellos”. Un dilema deportivo con los que algunos catalanes nacionalistas no se sentirán identificados. Aún así, su cabeza está en el Abierto de tenis de Francia. ¿Volveremos a ver un enfrentamiento (puramente deportivo) entre Federer y Nadal? ¿Levantará de nuevo el título el mallorquín? Habrá que esperar al 7 de junio, fin del torneo. 

Paintball: No son Rambos en el campo

Aquellos a los que tanta violencia contenida les parezca excesiva y lejana de la naturaleza humana, ¡a las armas! Cargadas con pintura en lugar de balas (que hacen menos daños), las pistolas del campeonato europeo de paintball se pasean por Europa desde el 16 de mayo hasta el 25 de octubre, haciendo parada en 6 países: Polonia, Ucrania, Rusia, Hungría, Letonia, Austria y Grecia. No pasarán por Alemania, donde el gobierno discute sobre la pertinencia de prohibir este tipo de deporte por “simular un asesinato”, principalmente tras la masacre de la escuela de Winnenden, donde el adolescente Tim Kretschmer mató a 15 estudiantes antes de suicidarse. “No se trata de Rambos en el bosque el fin de semana. Es pura diversión. No es un deporte agresivo”, argumenta para BBC Steve Bull, de la federación de paintball del Reino Unido.

Surf en playas sucias

En fin, refresquemos el ambiente y vayamos a la playa. El 21 de junio es el día internacional del surf, pero te costará bastante encontrar una buena playa en las costas británicas donde celebrarlo. A mediados de mayo, la Sociedad de Conservación Marina (MCS) ha publicado una guía revelando que el número de playas adecuadas para el baño en RU se ha dividido por 6 en un año. Este grupo medioambiental con base en RU ha intentado hacer cambiar la directiva de la UE sobre aguas aptas para el baño, que data de 1976, acusándola de ser muy amplia y de no considerar el aumento del uso recreativo de las aguas. 

Si aún así planear las olas es lo tuyo, siempre puedes dirigirte a la incontestable capital Europea del surf, Biarritz, en el sur de Francia. Del 10 al 14 de julio, la cuarta edición del Roxy Jam Biarritz surf, festival de música y arte, se celebra al mismo tiempo que el campeonato femenino de surf ASP. La versión británica del festival se llama The Relentless Boardmasters (www.relentlessboardmasters.com), celebrado en Newquay, entre el 5 y el 9 de agosto. ¿Precio? Entre 17 y 100 euros.