Europa y el Mediterráneo unidos en un museo

Artículo publicado el 28 de Octubre de 2003
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 28 de Octubre de 2003

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

La inauguración de un museo de las civilizaciones de Europa y el Mediterráneo ha sido prevista en Marsella para el año 2008. Nos encontramos ante una ocasión para comprender mejor las influencias cruzadas entre las dos riberas del Mediterráneo.

El Museo Nacional de Artes y Costumbres Populares experimenta una crisis que reviste múltiples aspectos, y que se explica por el cambio protagonizado por la sociedad francesa: la ruralidad ya no es el único pilar identitario. Nadie puede negar que el medio rural francés desde finales del siglo XIX hasta los años 1950 seduce bien poco al público contemporáneo.

La intención por parte de las autoridades francesas de conferirle a las culturas de los demás continentes un lugar en el patrimonio de la Humanidad ha proporcionado un nuevo impulso al concreto proyecto de readaptación del Museo Nacional de Artes y Costumbres Populares en relación a lo que representa Francia hoy en día.

La elaboración del proyecto se ha realizado desde 1995 a 2001. Una extensión cronológica y una extensión geográfica han sido los ejes principales que han propiciado el nacimiento del proyecto del Museo de las Civilizaciones de Europa y el Mediterráneo (MUCEM).

« Zona de prosperidad compartida »

La apertura temática a Europa del Museo se ha dado desde 1998. Desde entonces otros museos consagrados a Europa han comenzado a ser ideados. Una red europea de museos etnográficos y de sociedad ha sido creada con el fin de promover los intercambios de colecciones, reflexiones alrededor de las cuestiones europeas, la organización de exposiciones itinerantes... etc. El museo de Europa en Bruselas, el Museum Europäischer Kulturen de Berlín y el Museion de Europa de Turín son los restantes miembros.

Pero lo que constituye la originalidad del proyecto del futuro museo, es su dimensión euromediterránea, a pesar del escepticismo al que se han enfrentado no pocas veces los responsables del proyecto con respecto a esto.

El concepto fue propuesto cuando la ubicación en Marsella del museo fue suspendida en 1999. Por estas fechas, el establecimiento público « Euroméditerranée » iniciaba ya las obras de infraestructura « con vistas a convertir Marsella en una Metrópoli de primer grado en el seno de la 'zona de prosperidad compartida' arbitrada por la Unión Europea y 12 países mediterráneos dentro del marco del proceso de Barcelona ».

Frontera sur de Europa

No era ya posible evitar la vinculación de la institución con la sede del establecimiento. Marsella, en este caso, atesora una fuerte carga identitaria mediterránea. El tema euromediterráneo acolado para el museo, rico y complejo, merece ser tomado con profundidad : para definir esta dimensión, ¿debemos adoptar un punto de vista historicista, sociológico, etnológico, o geográfico? Puesto que de lo que se está hablando es de Europa entera y del Mediterráneo, surge la ardua cuestión de la frontera de una Europa tradicionalmente considerada como un conjunto regional antagónico al del sur mediterráneo.

Por este motivo el museo combate la división norte-sur, e impone de hecho una dimensión humanista dentro del proyecto. El objetivo consistirá en resaltar la incesante movilidad, la evolución y la influencia cruzada de las culturas y los elementos que la componen permitiendo así la mejor comprensión de los conflictos, los acercamientos y los retos actuales.

El edificio tiene prevista su ubicación en el fuerte de « Saint-Jean » y en el muelle J4, en los aledaños del puerto viejo de Marsella. Si bien se anuncia su apertura para el año 2008, la primera exposición prefigurativa tendrá estreno muy pronto, durante el mes de Noviembre. Bajo el nombre de « Hábleme de Argel », esta exposición forma parte de los numerosos acontecimientos culturales de este fecundo año de Argelia. Ofrecerá a los visitantes una nueva mirada acerca de la relación entre Argel y Marsella, lejos de los clichés apegados a estas dos ciudades simétricas.