"Europa y la igualdad de oportunidades van de la mano"

Artículo publicado el 12 de Enero de 2004
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 12 de Enero de 2004

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Entrevista a Marina Calloni, ponente del Enwise Expert Group, el grupo de expertos sobre la igualdad de oportunidades de la Comisión Europea.

Las cuestiones género son, ahora más que nunca, una prioridad de la política nacional y europea. Por esta razón se habla ahora de "Gendering europeanization”, derivado de la necesidad de introducir la cuestión del género en el proceso de integración europea. Para saber un poco más hemos entrevistado a Marina Calloni, profesora de filosofía política y Social de la Facultad de Sociología de la Universidad de Milano-Bicocca, directora del "International Network for Research on Gender" y ponente del Enwise Expert Group, promovido por la Comisión Europea.

¿Qué se entiende hoy en día por "igualdad de oportunidades" a la luz del fenómeno feminista y post-feminista?

El concepto de igualdad de oportunidades se fundamenta en el principio de igualdad negada. La principal cuestión es como definimos igualdad: No debe entenderse como igualdad idéntica, sino como la posibilidad de que existan diferencias sin que éstas se traduzcan en fuente de discriminación o violencia. El uso político de la igualdad de oportunidades se manifiesta a través de diversas formas de intervención pública, como pueden ser las acciones positivas puestas en práctica cada vez que individuos o grupos sociales parten de una situación de desventaja y, por lo tanto, se les debe dar la oportunidad de ser tratados a la par.

Ha colaborado recientemente en la elaboración de un libro que lleva por título "Gendereing europeanization"(1), ¿De qué se trata?

La elaboración de este libro ha sido dirigida por Ulrike Liebert de la Universidad de Berma. Se trata de una recopilación de documentos sobre países europeos, donde se analiza como ha influenciado la legislación europea en los sistemas de cada país miembro en lo que se refiere a la política de igualdad de oportunidades. Gendering europeanization significa que el proceso de formación de la ciudadanía europea no puede ser disociado del respeto a la igualdad de oportunidades.

¿En qué consiste la política europea en este campo? ¿Cómo ha influenciado las legislaciones nacionales?

Las decisiones tomadas en el ámbito europeo nos han llevado seguramente a una cierta homogeneización legislativa de los Estados Miembros. El problema está en la puesta en práctica efectiva de la normativa. Las Directivas europeas han regulado principalmente la igualdad de trato en la esfera laboral, a partir del principio "mismo trabajo, mismo salario", hasta llegar al tratado de Niza en el 2000, en la que entre los derechos constitutivos de la Unión está el de la necesidad de garantizar la igualdad de oportunidades a todos los ciudadanos(2). Desde 1975 la Comunidad Europea ha aprobado una serie de Directivas(3) que son ratificadas después por los parlamentos nacionales. Así han nacido leyes que establecen la necesidad de promover la posición de la mujer en el mercado laboral (garantizando la misma compensación económica), la seguridad social, la empresa femenina, las condiciones laborales de las mujeres embarazadas. Hay así leyes que regulan los casos de discriminación por razones de sexo, de regulación del permiso de paternidad y para facilitar la formación y reinserción en el mercado laboral de mujeres que se han dedicado al cuidado de la familia.

¿Cuál es la incidencia efectiva de estas Directivas en la vida de las mujeres?

Tomando el caso de Italia como ejemplo, el paso de la legislación nacional a la legislación europea ha significado un cambio de visión, de una mujer madre-trabajadora (necesitada de tutela) a una visión menos paternalista. Se reconoce así el papel de la mujer como sujeto autónomo y activo, apuntando sobre la consideración interactiva de la dinámica de género, que parece una parte irrenunciable del proceso de europeización, incluso a nivel de investigación e identidad culturales. El Sexto Programa Marco, de presupuesto trienal, establece que se revisen todos los proyectos a nivel ético y de género, pero hay que decir que no han demostrado afrontar esta doble problemática, los proyectos no se aprueban.

A grandes rasgos y en clave europea ¿Qué mujeres viven mejor?

Es difícil decirlo porque la recesión ha golpeado a todos los países. No se puede negar, sin embargo, que el referente son los países nórdicos, menos familiares y basados en el principio de libertad del individuo, donde el derecho a la ciudadanía se les ha reconocido a las mujeres desde el 900. En estos países la mujeres son reconocidas como parte integral de la construcción del estado social. La política institución no rechaza a las mujeres, como sucede en los países mediterráneos(4). En el norte de Europa hay servicios que permiten a la mujer hacer carrera en política, sólo hay que pensar que las mujeres del Parlamento Sueco representan el 43%. Muchas feministas de los países nórdicos son sin embargo euroescépticas, porque temen que con la incorporación a sus legislaciones nacionales pueden perder la ventaja en tutela social de la que presumen.

¿Cuál es, por el contrario, la situación en los países de la ampliación?

Los Países del Este están aún en transición. Hay que esperar. Están más retasados, sea por la discriminación a la que se las ha sometido después de la caída del régimen comunista, sea por la desocupación femenina, pero el cambio llegará. Está situación también se da entra científicos. De esto se tratará en el Enwise Report de marzo, patrocinado por la Comisión y del que soy ponente, os invito a consultarlo.

___________________________

1-Liebert, Gendering Europeanization, Peter Lang , Bruxelles, 2003.

2-Artículos 2, 3, 13 e 141.

3-Directivas 75/117/CEE; 76/207/CEE; 79/7/CEE; 86/378/CEE; 86/613/CEE; 92/85/CEE; 96/34/CE;97/81/CE; 97/80/CE.

4-Participación de las mujeres en algunos parlamentos europeos:Suecia 42,7 %, Dinamarca 37,4%, Finlandia 36,5%, Holanda 36%, Alemania 30,9%, España 28,3%, Austria 26,8%, Bélgica 23,3%, Portugal 18,7%, Reino Unido 18,4%, Luxemburgo 16,7%, Irlanda 12%, Italia 11,1%, Francia 10,9, Grecia 9,2%.