Europa y la UE: ¿Quién es quién?

Artículo publicado el 12 de Mayo de 2014
Artículo publicado el 12 de Mayo de 2014

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Exis­te cierta con­fu­sión entre lo que es la UE y Eu­ro­pa, y esta sirve a varios in­tere­ses an­ti­de­mo­crá­ti­cos.La po­lí­ti­ca de con­se­so go­bier­na Bru­se­las, y cual­quier crí­ti­ca a la ins­ti­tu­ción se considera eu­ro­es­cep­ti­cis­mo pri­mi­ti­vo. No es extraño que se es­pe­re otro mí­nimo histó­rico de votantes en las elecciones del 25 de mayo.

'Eu­ropa' y la 'Unión Eu­ro­pea' son qui­zás la pa­re­ja ter­mi­no­ló­gi­ca que más con­fu­sión crea en la po­lí­ti­ca eu­ro­pea. Eu­ro­pa se re­fie­re sim­ple­men­te al con­ti­nen­te o a la tra­di­ción de la ci­vi­li­za­ción eu­ro­pea, un cier­to con­jun­to de va­lo­res, una his­to­ria común. La UE es, por otro lado, un con­jun­to de ins­ti­tu­cio­nes que pue­den acer­car­nos más a esos va­lo­res. Aun­que, por su­pues­to, tam­bién puede lo­grar lo con­tra­rio.

¿Eu­ro­peos uni­dos en una feliz con­fu­sión?

La Euro-confusión puede ser vista como un signo de es­pe­ran­za u op­ti­mis­mo. Sin em­bar­go, exis­te un interés cla­ra­men­te an­ti­de­mo­crá­ti­co en querer ter­gi­ver­sar la di­fe­ren­cia. Mien­tras que a la Co­mi­sión Eu­ro­pea le complace con­se­guir algo sin la apro­ba­ción de la opi­nión pú­bli­ca, los go­bier­nos na­cio­na­les con gusto hacen res­pon­sa­ble a Bru­se­las de toda po­lí­ti­ca im­po­pu­lar. Po­lí­ti­cas que a me­nu­do se estudian y se acep­tan en el Con­se­jo Eu­ro­peo con la par­ti­ci­pa­ción di­rec­ta de estos go­bier­nos. Bru­se­las se ha con­ver­ti­do en si­nó­ni­mo de todas esas puer­tas ce­rra­das de­trás de las que los po­lí­ti­cos de Eu­ro­pa bus­can re­fu­gio hu­yen­do de la siem­pre vo­lá­til opi­nión pú­bli­ca, bus­can­do en su lugar la com­pa­ñía de tec­nó­cra­tas y ex­per­tos "ra­zo­na­bles".

Mucho se ha dicho sobre el dé­fi­cit de­mo­crá­ti­co de las ins­ti­tu­cio­nes de la UE. Una de las ma­ni­fes­ta­cio­nes de este dé­fi­cit es la falta de crí­ti­ca. No digo que no se esté cri­ti­can­do a Bru­se­las lo su­fi­cien­te. Pero va­pu­lear a Bru­se­las es aún más fre­cuen­te que elo­giar­la in­con­di­cio­nal­men­te. Ambos fe­nó­me­nos son bas­tan­te inú­ti­les para la de­mo­cra­cia, ya que no son más que pura di­co­to­mía que deja fuera de­ta­lles fun­da­men­ta­les. Plan­tear la pre­gun­ta: "¿Estás con o con­tra Eu­ro­pa?" es una forma de eu­ro­po­pu­lis­mo. La pre­gun­ta debe ser más bien: "¿Qué de­be­ría me­jo­rar­se en la con­fi­gu­ra­ción ac­tual de las ins­ti­tu­cio­nes de la UE para dar un paso más hacia nues­tro ideal de Eu­ro­pa?".

Con­sen­so po­lí­ti­co en todos los par­ti­dos

El hecho de que la es­fe­ra pú­bli­ca pan­eu­ro­pea sea vir­tual­men­te inexis­ten­te no solo es ex­plo­ta­do por na­cio­na­lis­tas y eu­ro­po­pu­lis­tas, sino que tam­bién lleva hacia po­lí­ti­cas con­sen­sua­les. El con­sen­so es, para mí, justo lo con­tra­rio de la de­mo­cra­cia. Quien hu­bie­ra visto los re­cien­tes de­ba­tes entre los cua­tro can­di­da­tos por la pre­si­den­cia de la Co­mi­sión Eu­ro­pea pro­ba­ble­men­te es­ta­ría de acuer­do con­mi­go. Apar­te de ex­pre­sar al­gu­nos desacuer­dos per­so­na­les me­no­res, se puso de ma­ni­fies­to un con­sen­so po­lí­ti­ca y de­mo­crá­ti­ca­men­te in­quie­tan­te. Fue en­tre­te­ni­do ade­más de im­pac­tan­te el ver a Mar­tin Schulz y Guy Ver­hofs­taft (so­cial­de­mó­cra­ta el pri­me­ro, li­be­ral el se­gun­do) de­ba­tir acer­ca de quién es el ver­da­de­ro so­cia­lis­ta. Cuan­do Ver­hofs­tadt afir­ma que de­be­mos "usar Eu­ro­pa como un motor hacia el cre­ci­mien­to" sus fines están cla­ros. Para él, Eu­ro­pa sirve al cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, y no al con­tra­rio. Schulz, el can­di­da­to so­cial­de­mó­cra­ta, no pro­tes­tó.

La Eu­ro-con­fu­sión sirve como po­de­ro­sa he­rra­mien­ta re­tó­ri­ca para inu­ti­li­zar toda crí­ti­ca no desea­da a la UE. Hasta qué punto la UE en su forma ac­tual re­pre­sen­ta la Eu­ro­pa ideal es un hecho cues­tio­na­ble, y que debe ser cues­tio­na­do. En vez de ello, casi todas las voces eu­ro­crí­ti­cas, ya pro­ven­gan de la de­re­cha o de la iz­quier­da del es­pec­tro po­lít­co, son rá­pi­da­men­te si­len­cia­das y des­acre­di­ta­das en la es­fe­ra pú­bli­ca, con­si­de­ra­das como eu­ro­es­cep­ti­cis­mo. Los po­lí­ti­cos del con­sen­so uti­li­zan 'eu­ro­es­cép­ti­co' cuan­do quie­ren decir na­cio­na­lis­ta, pri­mi­ti­vo, loco. Y no ha­bla­rán con los "eu­ro­es­cép­ti­cos" por­que no com­par­ten con ellos su "vi­sión del mundo" (Jean-Clau­de Jun­cker, Par­ti­do Po­pu­lar Eu­ro­peo) o su "com­pren­sión de la de­mo­cra­cia" (Ska Ke­ller, Par­ti­do Verde Eu­ro­peo). Cier­tos po­lí­ti­cos, cuya doble per­so­na­li­dad les per­mi­te con­si­de­rar­se a sí mis­mos de­mó­cra­tas y, a la vez, evi­tar de­ba­tes po­lí­ti­cos 'in­có­mo­dos' sobre su­pues­tos fun­da­men­ta­les, se en­cuen­tran mucho más cerca de la lo­cu­ra que la ma­yo­ría de los 'eu­ro­es­cép­ti­cos'. Pre­fie­ro un par­la­men­to de 'locos' a uno ho­mo­géneo que pro­vea a po­lí­ti­cos como Jun­cker de am­bien­te po­lí­ti­co es­ta­ble y de­cen­te; es decir, apo­lí­ti­co. Un par­la­men­to es otra cosa.

Eu­ro­po­pu­lis­tas ig­no­ran­do de­li­be­ra­da­men­te a Eu­ro­es­cép­ti­cos

Exis­te el temor casi mi­to­ló­gi­co de que si se da foro a los ar­gu­men­tos de los eu­ro­es­cép­ti­cos, se abri­rán cier­tas com­puer­tas, y en­ton­ces sabe dios qué pa­sa­rá. Des­pués de todo, la gente de la calle, tan ex­pues­ta a la ma­ni­pu­la­ción ide­lo­ló­gi­ca, po­drían votar por ellos, y, por lo tanto, de­be­mos pro­te­ger­los de aque­llo que no deben oír. Cul­ti­var este miedo no es sino otra forma de eu­ro­po­pu­lis­mo.

Ade­más, ig­no­rar a los 'eu­ro­es­cép­ti­cos' y sus crí­ti­cas es fa­vo­re­cer sus in­ten­cio­nes. Sí; puede que tenga un pro­ble­ma a la hora de ha­blar con al­guien que de­fien­de la legalización del ase­si­na­to o la vio­la­ción. Pero, ¿qué as­pec­tos del eu­ro­es­cep­ti­cis­mo pue­den ser des­acre­di­ta­dos así de fácilmente? Creo que sería be­ne­fi­cio­so para la po­lí­ti­ca eu­ro­pea que nues­tros po­lí­ti­cos re­fu­ta­ran o, al menos, abor­da­ran en de­ta­lle el es­cep­ti­cis­mo de aque­llos que cri­ti­can la UE. Si no po­de­mos apor­tar ar­gu­men­tos en con­tra de sus afir­ma­cio­nes, no de­be­ría im­por­tar­nos si sus va­lo­res van des­en­ca­mi­na­dos. De­be­ría­mos más bien preo­cu­par­nos de si todo va bien con los nues­tros.

Atra­ve­sa­mos una cri­sis de la de­mo­cra­cia. Pero, como cual­quier cri­sis, puede ser también una opor­tu­ni­dad. En la an­ti­gua Gre­cia, el tér­mino 'cri­sis' des­cri­bía el instante de­ci­si­vo en el que un pa­cien­te po­dría vivir o morir. Creo que la Unión Eu­ro­pea tiene una opor­tu­ni­dad única de con­ver­tir­se en el mejor mo­de­lo de al­ter­na­ti­va de­mo­crá­ti­ca al poder cre­cien­te que están ama­san­do los in­tere­ses pri­va­dos y las eco­no­mías to­ta­li­ta­ris­tas. Tam­bién creo que los eu­ro­peos tenemos más po­si­bi­li­da­des si nos man­te­ne­mos uni­dos. Pero la in­te­gra­ción eu­ro­pea debe ir más allá de la ex­pan­sión de los sis­te­mas de go­ber­nan­za y la con­so­li­da­ción de es­truc­tu­ras eco­nó­mi­cas. Ne­ce­si­ta­mos ade­más in­te­gra­ción po­lí­ti­ca de­mo­crá­ti­ca. ¿Cuán­do se con­ver­ti­rá Bru­se­las en la ca­pi­tal de la co­mu­ni­dad de­mo­crá­ti­ca pan­eu­ro­pea, con el Par­la­men­to Eu­ro­peo como ins­ti­tu­ción fun­da­men­tal?  Ma­ña­na puede ser de­ma­sia­do tarde.

Hay mucho por hacer antes de que po­da­mos considerar completamente 'Europea' a esta Unión. Pero hay que llamarla así todos modos. Creá­mos­lo hasta que sea ver­dad.

CA­FÉ­BA­BEL bEr­líN, la lucha por Eu­ro­pa

Ca­fé­ba­bel Ber­lín co­la­bo­ra ofi­cial­men­te con Dis­pute over Eu­rope. A par­tir del 2 de mayo de 2014 po­drás leer ar­tícu­los sobre el con­gre­so, ade­más de en­tre­vis­tas con miem­bros del panel. En­con­tra­rás más no­ti­cias en Face­book y Twit­ter.