Europa.com vs Europa.UE

Artículo publicado el 5 de Julio de 2004
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 5 de Julio de 2004

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

¿Quién controla Internet? ¿Dónde se halla la UE? ¿Nos encontramos bien situados para afrontar los retos del nuevo siglo? Digamos que si bien el panorama no es desolador, el retraso europeo en la red aún es un gran escollo para nuestro desarrollo.

Radiografía de la Situación

Actualmente la UE tiene 197 millones de internautas, que representan un 25.1% del total mundial y una penetración del 43.4% de la población. A simple vista pueden parecer buenos indicadores, pero basta compararlos con los de EEUU para darnos cuenta de que no son tan buenos. Los EEUU, con unos 150 millones de habitantes menos que la UE, tienen 10 millones más de internautas que la Unión, o lo que es lo mismo, una penetración del 70.4% equivalente al 26.4% de los conectados del planeta. Está claro que al UE va a la zaga en este aspecto, pero el problema se agudiza cuando tiramos un poco de la manta y descubrimos las enormes desigualdades internas que nos dividen. Se podría pensar que como consecuencia de la ampliación los nuevos países miembro habrían arruinado las estadísticas de UE, pero lo cierto es que no existe un patrón claro que divida a los miembros más veteranos de los nuevos. Suecia, con un 76.8% es el único miembro con un grado de penetración superior al de EEUU. En el lado opuesto se sitúa Grecia, con un preocupante 15.3%, seguida de Hungría, Portugal y Lituania, todos ellos con porcentajes inferiores al 20% de la población. Las estadísticas de los 6 grandes tampoco son homogéneas, y varían entre los aceptables porcentajes del Reino Unido (60.6%), Alemania (54.9%) e Italia (50.9%), los mediocres de Francia (38%) y España (34.5%) y el exiguo 23.5% Polaco. La UE no se puede quedar de brazos cruzados y debe actuar de inmediato para solucionar estas enormes diferencias. Países como Corea del Sur (Con un grado de desarrollo similar al de Portugal) hace tiempo que se dieron cuenta de la importancia de Internet, y llevaron a cabo políticas destinadas a abaratar las conexiones de banda ancha, subvencionar la compra de equipos e impartir cursos de alfabetización informática, como consecuencia, en pocos años han conseguido que el 62% de los coreanos accedan a Internet.

¿Un ente, catorce corazones... abiertos?

El retraso europeo es mucho más profundo que el de unas meras estadísticas. Si Internet fuera un aparato circulatorio, tendría 14 corazones que lo harían funcionar, bombeando la información hasta el módem más alejado. Pues bien, de esos 14 corazones o Root Servers 10 están en los EEUU, y tan sólo 3 en Europa (Reino Unido, Suecia y España). Toda la Información que circula por la Red pasa por alguno de estos servidores primarios, lo que significa que la gran mayoría pasa por EEUU. ¿Es esto un inconveniente? Claramente lo es. Y no por el mero hecho de que estén en EEUU, sino por la existencia de unos programas llamados Carnivore y Echelon, desarrollados por el FBI y la NSA estadounidenses. En un principio, ambos proyectos nacieron con “buenas intenciones”, uno para luchar contra el terrorismo internacional, y el otro como consecuencia de la guerra fría; muy pronto ambos se empezaron a usar con otros fines. Estos programas son capaces de interceptar millones de comunicaciones por segundo, ya sea vía Internet, teléfono o incluso radio. A pesar de que su existencia no es reconocida por el gobierno de los EEUU, el Parlamento Europeo ha considerado probada su presencia a raíz de algunos casos de espionaje industrial, en el que empresas de la UE estaban siendo “asaltadas” para adelantarle sus ideas a otras empresas como Boeing o Lockheed, y en general para las grandes firmas de los países fundadores del sistema, que además de EEUU, son el Reino Unido (¡¡¡!!!), Canadá, Australia y Nueva Zelanda... A partir de entonces la UE se dio cuenta de la necesidad de adoptar medidas para acortar las diferencias con EEUU, y entre una de las primeras que se han adoptado está la creación de un nuevo sistema de criptografía “hiperseguro” como respuesta a Echelon. La cuestión es: ¿nos debemos conformar con adoptar contramedidas defensivas, o por el contrario tenemos que adoptar un papel más activo y ser nosotros quienes demos los golpes y no quien se proteja la cara? El debate esta abierto, la UE debe decidir si crea su propio Echelon. Ya se están barajando algunos proyectos, pero tampoco debemos olvidar que este tipo de sistemas suelen violar nuestras libertades civiles con cierta facilidad. Las asociaciones de Internautas ya se han posicionado en contra de cualquier “EuroEchelon” y no les falta parte de razón. Lo cierto es que es el momento de actuar, debemos encontrar la forma de conjugar nuestro propio sistema espía sin convertirnos en los peones de un Gran Hermano. Debemos contraatacar a los que nos atacan con sus propios medios pero sin renunciar a nuestros principios, ese es el punto más difícil de cumplir pero en el que no podemos fallar, si no, estaríamos demasiado cerca de introducir en nuestra sociedad los defectos estadounidenses que tanto criticamos desde este lado del Charco.