“Europe Écologie” abre el baile

Artículo publicado el 21 de Abril de 2009
Artículo publicado el 21 de Abril de 2009
Estrasburgo, 14 de enero de 2009 Por Vicent Lebrou y Lena Morel Traducido por Rebeca Santamarta 14 de enero de 2009: la campaña para las elecciones europeas del 7 de junio empezaba en la región del Gran Este con la salida a la escena política de Sandrine Bélier para la unión de Europe Écologie.

Conocida en el ambiente asociativo (presidió durante 10 años la asociación Alsace Natura, participó en el Grenelle del medio ambiente) aquella tarde “tour de chauffe” marcaba para ella la entrada en liza en este ejercicio de acrobacia que supone una campaña política. Es también para ella el primer encuentro de este tipo con el público alsaciano en el cual tendrá que dar a conocer y que tendrá que aprender a seducir.

Pero centrémonos sobre todo en que la reunión de Europe Écologie ha dado sus primeros pasos en la campaña para las elecciones europeas

¿Hablas de Europa Ecología?

Es difícil de saber, en un primer momento, qué se esconde tras este nombre. Se sabe seguro que se trata de Europa y de la ecología. Es por otra parte, con la voluntad de introducir la ecología en el centro de los debates, que la unión se lanzó en París el pasado 20 de octubre con un gran apoyo por parte de personalidades de la vida política y social. Pero el origen así como sus iniciadores y actores de esa unión no son realmente identificables: solo los problemas del tema ecológico salta a escena para responder a una inquietud planetaria en un contexto de crisis.

Más que una lista política, Europe Écologie es la reagrupación entre la esfera política, militante y asociativa en el seno de la que se unen entre otros Greenpeace y Los Verdes. Definiéndose como una red social, Europe Écologie se dirige a “permitir a que la gente se apropie de la temática de Europa y de la Ecología” (Jacques Fernique, Consejero regional de Alsacia, Los Verdes). Encontramos, por otra parte, una voluntad de modernizar la campaña electoral inspirándola en el modelo de red social adoptado por algunos grandes partidos políticos estadounidenses durante las últimas elecciones presidenciales: Europe Écologie se apoya en un perfil y en un grupo de Facebook así como en un sitio interactivo.

Si los NTIC aportan un toque digital refrescante, la unión desea ante todo basarse en la multiplicación de iniciativas locales especialmente con dos tipos de grupos locales: regionales (ciudad, departamento…) o temáticos. Por todo el territorio nacional francés han surgido más de un centenar de grupos, de los que una quincena tienen vocación temática.

Europe Écologie es “la ocasión de traspasar nuestras rutinas y nuestros límites militantes: es necesario apostar por ecologistas capaces de emanciparse de marco estricto”, reunidos para que la lista de Sandrine Bélier “pueda cambiar la política” y dar “fondo al proyecto europeo” de esta unión.

Pero la originalidad de esta unión reside ante todo en el posible adelantamiento de una lógica partitiva que se inscribiría en un debate nacional para dar su plena significación a “una reflexión europea. Más allá de la reproducción del paisaje político nacional, Europa Ecología intenta federar alrededor de una serie de problemáticas del medio ambiente y ecológicas que son susceptibles de superar las discrepancias izquierda-derecha. La Unión Europea se presenta como el único entorno de discusión y de acción posible para un problema transnacional. Sin embargo, lo que podría dar fuerza a este reagrupamiento podría ser también su talón de Aquiles si recordamos los desengaños sufridos por los ecologistas en la víspera de la elección presidencial francesa de 2007. La reunión del pasado 14 de enero traicionó las dificultades que podría encontrar Europe Écologie como estructura federada: entre estas disensiones unos claman que la ecología solo puede ser de izquierdas mientras que otros prefieren situarse más allá de un esquema político nacional tradicional. Grandes desacuerdos que podrían silenciar la voz de la unión ante el gran público.

Sandrine Bélier: “el sol se levanta por el este”

sandrine belierEmocionada por este gran salto en el juego político, Bélier se ve como la portavoz de un mensaje unificador en un a región en la que la población es más que nunca sensible a los temas ecológicos y europeos.

¿Por qué adherirse a esta unificación? ¿Por qué pasar del campo asociativo al político? Son preguntas a las que Sandrine debe responder desde su entrada en la escena política pública. La motivación profunda de la candidata tiene sus raíces en el contexto y las dificultades actuales y este “rechazo al fatalismo” que motiva una unión de diferentes actores. En este entorno, el nivel europeo es el más pertinente para actuar y llenar los objetivos de la unión para proponer un futuro viable, duradero, solidario y abierto al mundo.

Daniel Cohn Bendit: “Miramos la crisis con nuestros grandes ojos, pero, ¿tenemos la respuesta?

cohn_bendit¿El colofón de la tarde? la intervención del eurodiputado Daniel Cohn-Bendit, presidente del grupo de los verdes en el Parlamento Europeo y futura cabeza de lista de Europe Écologie en Ile de France. El eurodiputado, con su expresión habitual, hizo remontar las raíces de esta unión al periodo precedente a la elección presidencial del 2007.

Para el diputado, la campaña se desarrollará en un contexto de crisis justificando la creación de una unión para la respuesta ecológica. Cohn-Bendit había declarado en París el pasado 8 de diciembre: “debemos demostrar que la respuesta a la crisis económica solo puede ser una respuesta que incluya un relanzamiento ecológico y no sólo del modo tradicional en el que se trataría, como prioridad, arreglar el contexto económico y el aumento del paro, abordando en último lugar el tema de la degradación ecológica”. La proposición del eurodiputado se define por el deseo de que” esta unión tenga la voluntad de estar vanguardia de estas proposiciones en la situación de crisis.

Y justamente porque estas organizaciones federadas se unen sobre este principio, Europe Écologie debe constituir la prueba de que al revés que en 2007 los ecologistas pueden avanzar juntos.

¿Pero qué sucede con la dimensión europea?

El objetivo de la unión subraya “la necesidad de reforzar la reflexión ecológica en la sociedad francesa”. Una lógica en la que el giro podría decepcionar por una ambición demasiado poco europea por un movimiento sin embargo prometedor por su ambición. Si la unión se presenta en el Congreso de los Verdes de marzo y que los futuros elegidos estarán en el seno de este mismo grupo en el Parlamento Europeo, podría rechazar un discurso que bajo el confort de Europa se une a veces demasiado a un discurso francés. Pese a al presencia de la diputada europea italiana Mónica Frasssoni, ella misma partidaria de la unión, surge la pregunta de en qué medida esta iniciativa no habría tenido más sentido y amplitud si hubiera traspasado las fronteras políticas y nacionales.

¿Prolongación de la elección presidencial de 2007? ¿Pretexto europeo para una estrategia nacional o Verdadero lanzamiento de la campaña europea de 2009?

La campaña de Europe Écologie y el futuro de la unión nos aclararán sobre la fuerza y la capacidad unificadora de llevar un problema transnacional al ámbito europeo. A primera vista, parecería bien que, a pesar de las dudas creadas, sea una tentativa de metamorfosis del paisaje político europeo para la creación de un agrupamiento por y para la Unión y la elección de sus representantes.

De esta tarde recordaremos, con la crisis como tela de fondo, a Conh-Bendit haciendo de sí mismo y a Sandrine Bélier que ha dado el gran salto. Después Nantes y Toulouse, esta reunión debía hacer las veces de un “tour de chauffe” para esta unión heteróclita en la que ella tomará el timón en el Gran Este.

La campaña de Europe Écologie, comenzó muy pronto pero no tendrá más que un pequeño margen de error y no se va a poder permitir caer en la trampa del ahogamiento. Llevará el proyecto de la voluntad de un nuevo modelo de elección que se desmarque de la lógica nacional: elecciones europeas con su propio mensaje y su propia problemática.