Europol cumple 10 años

Artículo publicado el 14 de Julio de 2009
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 14 de Julio de 2009
Europol, el organismo creado para ayudar a los Estados miembros a luchar contra el crimen organizado, cumple diez años este mes de julio. Fue el entonces canciller alemán Helmut Kohl quien en 1991 propuso la creación de una agencia policial al estilo FBI.
Contemplada en 1992 por el Tratado de Maastricht fue el de Amsterdam (1997) el que le dio un impulso convirtiéndola en actor central para la coordinación y cooperación policial. Con sede en La Haya, una ciudad profundamente comprometida con la justicia internacional, Europol comenzó su andadura en 1999.

Desde entonces ha visto ampliarse su radio de acción desde una inicial colaboración en lucha contra el narcotráfico a terrenos el tráfico de inmigrantes, o la falsificación de moneda, asumiendo el reto que suponía la adopción de nuevas fronteras tras las ampliaciones de 2004 y 2007. Europol colabora además con terceros países y diferentes organizaciones internacionales. Una plantilla superior a los 600 trabajadores revisa unos 10.000 casos por año.

Se trata de un centro de intercambio de información, lo que significa que los arrestos pertinentes en la resolución de cada caso los realizan los cuerpos de policía de los Estados miembros. De sus actuaciones salen diversos informes anuales; uno de ellos, centrado en el terrorismo, se publica desde los atentados del once de septiembre de 2001.

Europol llega a los 10 años con un gran número de éxitos a sus espaldas y con el reto de convertirse en 2010 en agencia oficial de la Unión Europea. Esto significa que se financiará a cargo del presupuesto comunitario y que los Estados miembros ya no tendrán que ratificar sus decisiones. El organismo espera entonces poder acceder a un mayor volúmen de información, incluyendo la del sector privado. El director de Europol, Rob Wainwright, pone como ejemplo la información de la banca, de suma importancia en investgiaciones de blanqueo de dinero o financiación terrorista.

Texto: Mónica M.