Eutanasia: la prensa europea habla sobre el caso de Eluana

Artículo publicado el 10 de Febrero de 2009
Artículo publicado el 10 de Febrero de 2009
Los médicos de la clínica La Quiete de Udine, al norte de Italia, suspendieron la alimentación artificial de Eluana Englaro, de 38 años, quien se había encontrado más de 16 años en estado vegetativo. La prensa europea discute acerca de las intrigas políticas en torno a su muerte

El País - España

Tras la muerte de la paciente Eluana Englaro, el periódico El País critica la actuación del jefe de Gobierno italiano Silvio Berlusconi: "La voluntad de Eluana sobre su forma de vivir y morir es diáfana. También lo es su adecuación a la ley. El deber de un gobernante democrático era respetar esa voluntad y la ley que la amparaba. Pero Berlusconi reaccionó sin importarle el monumental estropicio institucional que ha provocado: ha intentado forzar al jefe del Estado para que firmara un decreto ley inconstitucional; ha desafiado y deslegitimado al Tribunal Supremo; y ha forzado al Parlamento para que promulgara en unas horas una ley que respondía solo a su particular interés: satisfacer sus ambiciones políticas, coincidentes con los deseos de dominación moral del Vaticano".

Dnevnik - Eslovenia

Tanja Lesničar-Pučko critica en el diario Dnevnik que el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, intentara mantener en vida a la paciente Eluana Englaro: "El autócrata que se apropia del derecho a decidir sobre todas las cosas; el que transforma el Estado en una caricatura donde la mafia asesina como nunca; el que enaltece el fascismo, [...] se convierte de repente en una sensible mimosa. Sin duda está claro de dónde proviene esta sensibilidad, qué Estado se esconde detrás del Estado y por qué este asunto se ha convertido en una farsa política: por el desacato de la resolución judicial, por el pulso con el presidente [Giogio] Napolitano y por la amenaza de cesarlo. En la batalla política y en la exigencia de una enmienda constitucional y plenos poderes dictatoriales está permitido cualquier tipo de perversión. [...] Era evidente que la familia de Eluana no podía más, y al afirmar Berlusconi que [Eluana] todavía podría tener hijos, ignora por completo el aspecto de una persona que ha estado 17 años en coma y también ignora lo que los padres han tenido que sufrir en todos esos años".

Tanja Lesnicar-Pucko

The Times - Gran Bretaña

El periódico The Times ve tres puntos de discusión en el caso de la paciente  en coma Eluana Englaro: "La primera pregunta es la de la eutanasia. En Italia, como en toda Europa, la eutanasia es ilegal a pesar de que los pacientes tienen el derecho de negarse a recibir el cuidado. [...] La segunda cuestión correspondía al balance constitucional del poder. Es extremadamente raro que un jefe de Estado rehúse firmar un decreto. [...] El tercer tema era la influencia apropiada de la Iglesia Católica Apostólica Romana. La intervención del cardenal Tarcisio Bertone, un clérigo de alto rango del Vaticano, y su crítica al presidente [Girogio] Napolitano encontraron un extendido apoyo entre los católicos italianos. Pero causaron también una furiosa reacción que amenaza con minar la base del Concordato de 1929 bajo el cual el Vaticano es un país independiente sin poder político en Italia. [...] Sin embargo, [Berlusconi] puede llegar a la conclusión de que la intervención política [...] en materia de vida o muerte termina de manera generalmente triste y, al final, con todas las partes descontentas".

Die tageszeitung - Alemania

(Janusz Stachoń/ Szamil/ szczepanow.pl)Los tribunales italianos habían decidido hace pocos días que Eluana Englaro podía morir tras encontrarse 17 años en coma. Sin embargo, el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, y el papa Benedicto XVI se negaban a aceptar la resolución, critica el diario de izquierda Die tageszeitung: "Lejos de las cuestiones éticas, Berlusconi siempre ha demostrado que las leyes sirven a sus ojos sobre todo para una cosa: para 'adaptarlas'. [...] Ahora se encarga de esta tarea como si fuera un encargo ajeno proveniente de la Iglesia Católica. Puede darse por satisfecho de encontrar en el Gobierno italiano una herramienta obediente que ensalza en un abrir y cerrar de ojos como norma única la 'ley natural' del Vaticano –es decir, la oposición a cualquier forma de suicidio asistido. Dos hombres demuestran de este modo, a espaldas de la familia Englaro, la gran dimensión de su poder. [...] Todo esto no tiene nada que ver con un debate ético sobre el suicidio asistido. Más bien con una Iglesia repleta de una pretensión de absolutismo predemocrático y con un Estado que actúa como cómplice suyo. Más sacrílega no podría ser esta alianza romana".

Michael Braun

La Repubblica - Italia

Según el redactor jefe del diario liberal de izquierda La Repubblica, Ezio Mauro, con la muerte de la paciente Eluana Englaro ha comenzado el calvario de Italia. El blanco de sus críticas es el primer ministro Silvio Berlusconi, quien ha socavado la constitución al querer intervenir: "Es miserable abusar de una muerte para sacar una ventaja política. Es vergonzoso arrastrar al presidente de la República [Giorgio Napolitano] al terreno de la vida y la muerte por haber cumplido sus deberes de custodia de la Constitución. Es humillante asistir a esta degradación de la política. Es preocupante descubrir la verdadera alma de la derecha italiana, feroz y cruel en su codicia de poder absoluto, menospreciadora de todo sentido del Estado, falta de respeto para con las instituciones y el espíritu republicano, con la excepción [...] más fuerte y más clara del presidente del Parlamento, [Gianfranco] Fini. Con la instrumentalización de una tragedia nacional y familiar y con el lúgubre eco de quien pretende transformar la muerte en política, se inició ayer por la tarde la fase más peligrosa de nuestra Historia reciente para el destino de la República".

Ezio Mauro

Corriere della Sera - Italia

Acerca de la muerte de Eluana Englaro escribe Claudio Magris en el diario liberal conservador Corriere della Sera: "Queda por solucionar el problema de la última voluntad, del llamado testamento biológico, de la disposición de los pacientes. En el caso de Eluana Englaro, la familia ha decidido con sentido común. [...] Es este sentido común el que permanece como única línea precaria por la que uno se puede mover. De otro modo, se cae en abstracciones ideológicas o en un concepto universal de suicidio asistido que aspira a la pretensión de prescribir los criterios de la calidad de vida y del derecho a la vida y a la muerte. Quedan por sanar las heridas que su muerte ha abierto en los que la querían, y las heridas que han abierto en todo el país y en la calidad de vida de todos los indignos ataques asestados en su nombre contra los principios básicos del Estado. Un país también puede estar obligado a dejar un testamento por escrito".

Claudio Magris