Fanny de Keyser: qué bonito es cooperar

Artículo publicado el 1 de Diciembre de 2015
Artículo publicado el 1 de Diciembre de 2015

Cada vez son más las iniciativas ciudadanas a favor del medio ambiente en Bruselas. Desde hace varios meses, un grupo compuesto por 50 miembros desarrolla Bees Coop, un "supermercado" alternativo a los circuitos de gran distribución. Conocemos a Fanny de Keyser, una de las instigadoras de este proyecto colectivo y autogestionado, el primero de este tipo en Bélgica. 

Basándose en el un modelo de supermercado que vio la luz en Nueva York en los años 60 (el Park Slope Food Coop) y en París (La Louve), y puesto en marcha en enero de 2014 por jóvenes activistas provenientes de la red ciudadana ADES, el Bees Coop es un supermercado cooperativo, participativo y solidario sin ánimo de lucro.

Esta cooperativa no sólo propone una solución para reducir la cantidad de residuos generados por la industria alimentaria, sino que también permite que la población bruselense vuelva a controlar lo que come. Fruto del hartazgo de Fanny y de un grupo de amigos acerca de los circuitos clásicos de gran distribución alimentaria, Bees Coop ha triunfado en la capital belga: En tres semanas, este proyecto innovador ha recaudado 18.000 euros gracias a una financiación participativa puesta en marcha en Kisskissbankbank. Debería ver la luz de aquí a septiembre de 2016, tiempo suficiente para organizarse y construir la tienda con materiales reciclados. 

Para Fanny, todo comenzó después de recibir unos cursos de cocina de alimentación viva. "Gracias a esos cursos, comprendí rápidamente que el hecho de comer productos biológicos tenía efectos sobre nuestra salud. Y por tanto, inevitablemente, también los tiene la ecología, ya que de ello depende la manera en la que cultivamos lo que comemos", recuerda. 

Tomar de nuevo las riendas de nuestra alimentación

Fanny viajará a París el 29 de noviembre con un grupo de amigos para manifestarse durante la COP21. ¿Expectativas? No muchas... "No conozco las especificidades de la conferencia. Todo lo que sé es que los políticos siempre hacen muchas promesas a favor del medio ambiente y al final nunca las cumplen. O terminan por tomar medidas sin sentido interesándose únicamente por los beneficios. Esto tiene que cambiar".

Las iniciativas a favor del medio ambiente suelen ser ciudadanas y no gubernamentales. "Nos hemos dado cuenta de que son los ciudadanos quienes toman la sartén por el mango. Van en bicicleta, prestan más atención a lo que comen, etc. Hay una nueva demanda, una nueva necesidad, que va de la mano de una nueva preocupación general", comenta. 

Con Bees Coop, Fanny desea reforzar ese aumento del interés ciudadano por el medio ambiente. La tienda trabaja con varios locales de alimentación alternativa en Bruselas, con el objetivo de conseguir el bienestar de los consumidores y no buscar la competencia. El coletivo también está en contacto con el gabinete de la ministra bruselense de Calidad de Vida, Medio Ambiente y Energía (cdH), otros poderes locales de la zona de Schaerbeek y prevee realizar un coloquio con la coalición PS-cdH-Ecolo

Para Fanny, Bees Coop es un medio para cambiar la situación, para implicarse en un combate muy importante para ella. El sector ecológico también ocupará un lugar importante. Entre los objetivos propuestos por Bees Coop está el de favorcer la alimentación sostenible, la economía local, el comercio justo, los productos cultivados de forma ecológica y productos de temporada, la lucha contra el desperdicio de alimentos y la reducción de los envases. 

Por último, Bees Coop tiene como último objetivo un tema candente: La sensibilización de los consumidores acerca de sus hábitos alimenticios y sus consecuencias a nivel no sólo de salud, sino también a nivel ecológico y económico. 

Este artículo forma parte del proyecto denominado #21faces, que propone realizar un retrato de 21 jóvenes ecológicos innovadores en Europa debido a la COP21, la gran conferencia mundial sobre el clima organizada en París. 

-

Este artículo ha sido redactado por cafébabel Bruxelles.