Felipe González: “Si no respetan nuestra independencia me voy”

Artículo publicado el 7 de Diciembre de 2008
Artículo publicado el 7 de Diciembre de 2008
“Soy un jubilado con júbilo y tengo un ataque delorsiano que no me va a permitir aguantar interferencias”, subrayaba hace unos días Felipe González acerca de las condiciones que quiere defender ante el Consejo europeo para que los 12 sabios que preside puedan emitir en 2010 un informe sobre el futuro de la Unión en el horizonte de 2020 ó 2030.

El ex mandatario socialista español preside el grupo de reflexión sobre Europa constituido la semana pasada junto con personalidades como Rem Koolhas, Lech Walesa o Mario Monti. Tiene ya claras cuáles son las prioridades de Europa.

4 crisis superpuestas y un grupo de reflexión

La trampa del crédito

“Si sólo hubiera crisis institucional bastaría con aplicar el Tratado de Lisboa y no haría falta grupo de reflexión.” González Sabe que hay muchos temas que de entrada no le dejan tocar: como la reforma institucional que ya trata de resolver el Tratado de Lisboa, o el presupuesto europeo. Sin embargo, ya ha anunciado que no tendrán más remedio que abordar la crisis económica y el papel de la UE en el mundo tras el conflicto en Georgia el verano pasado. “A la crisis institucional se han superpuesto 3 crisis más, la de seguridad, la económica y la del clima y el abastecimiento de energía”, aclaraba en Madrid hace una semana en el cónclave de los socialistas europeos. Para él, hay que reflexionar acerca de la viabilidad del modelo social europeo y para ello es imprescindible no ir “a la defensiva”, sino explicar a los ciudadanos las reformas necesarias para la UE. “Cuando se anunció la creación de este grupo de reflexión tras la firma del Tratado de Lisboa, se pensaba en el horizonte de Lisboa un poco por la sensación de que la Estrategia de Lisboa no había tenido todo el éxito deseado”, explica quien trabajará codo con codo con el arquitecto holandés Rem Koolhas, con el líder de la Polonia anticomunista Lech Walesa, la ex presidenta letona Vaira Vike-Freiberga o el ex presidente de Nokia, Jorma Ollila.

La hora de los políticos

“Nosotros, los políticos, producimos muchos papeles que luego leemos poco y aplicamos menos todavía”, avanza el político español anunciando su intención de que el informe de su equipo de sabios sea tenido en cuenta en un momento de crisis superpuestas que a su entender es una “oportunidad para que la UE piense sobre lo que quiere ser en el futuro”. Sin embargo González aclara que el grupo no perderá un solo minuto en debatir sobre las fronteras de la UE, contrariamente a la voluntad inicial del mandatario francés Nicolas Sarkozy. “Europa será el conjunto de países que quieran y puedan tener un destino común con estrategias, objetivos y sentimientos de pertenencia comunes sin excluir sentimientos de pertenencia locales. Esto me interesa más que pensar en el rapto de Europa en las costas fenicias hace 3000 años. Una no europea fue la madre de este invento en el que todos creemos”, avanzaba irónico.

Elecciones sin reforma ni candidatos

Se acercan las elecciones europeas de junio de 2009 y todos los partidos europeos tendrán por vez primera un presupuesto para hacer campaña a escala europea. Casi todos, salvo el partido Popular Europeo, han celebrado ya sus cónclaves para decidir sobre su estrategia. Sin embargo, ninguno avanza el nombramiento de un candidato propio a presidir la Comisión europea tras las elecciones. Y es que sin Tratado de Lisboa en vigor, el Parlamento europeo tiene pocas posibilidades de imponer por sí mismo a un candidato a suceder al conservador portugués Durão barroso. “Dudo que haya cambios institucionales antes de las elecciones para que los manifiestos electorales puedan operar” como programas electorales en toda regla, explica González ante los militantes socialistas europeos, mientras confía en que el Consejo europeo de diciembre en Bruselas destile una solución definitiva para el Tratado de Lisboa e Irlanda.

La política está muy desentrenada

El clima está loco

González está convencido de que todas las crisis del presente están relacionadas y que es el momento de que la política entre en juego para “arreglar los problemas creados por la mano invisible”, pero es consciente de las dificultades debido y de la tendencia a quedarse en lo intergubernamental así como a actuar cada cual por su lado: “Lo que pasa es que la política puede estar muy desentrenada para resolver los problemas, por haberse quedado fuera del campo mucho tiempo. Los políticos han ido cediendo terreno las instituciones, que al final deben hacerse cargo de recomponer todo el desastre de la economía financiera”, explica, convencido de que “la crisis va a durar a pesar de que el plan de la zona euro y Reino Unido es 2,5 veces mayor que el de los Estados Unidos”. Su preocupación por el futuro europeo toca temas muy variados. Por un lado considera que la supervivencia del modelo social europeo por ahora ha venido de los inmigrantes. Por otro, se pregunta “de qué nos defiende el millón y medio de solados en Europa cuando lo que necesitamos son 150.000 efectivos listos para partir en misión de interposición o de paz”. (Fotos: Felipe González / Partido Socialista europeo; Clima loco / http://www.flickr.com/photos/onfocus/; la trampa del crédito / http://www.flickr.com/photos/bitzcelt/)