Feria del Libro de Fráncfort 2008: Turquía y Alemania mezcladas

Artículo publicado el 15 de Octubre de 2008
Artículo publicado el 15 de Octubre de 2008
Turquía es la invitada de honor de la Feria del Libro de Fráncfort de este año. El autor berlinés Björn Kuhligk ha pasado un mes en la ciudad turca de Eskişehirn escribiendo sobre este país

Yakin Bakış (Impresiones) se llama el proyecto de intercambio literario del Goethe-Institut, las Casas de la Literatura alemanas y el Ministerio de Cultura turco. Ocho autores de lengua alemana han vivido en distintas ciudades de Turquía en primavera, han escrito diarios y los han publicado en Internet. En una segunda fase del proyecto ocho autores turcos visitaron, entre otras ciudades, Berlín, Leipzig y Múnich para escribir acerca de ellas. Estos 16 escritores hablarán sobre sus experiencias durante la Feria del Libro de Fráncfort, que tiene lugar del 15 al 19 de octubre.

©Yakın Bakış/goethe.de

Señor Kuhligk, usted ha pasado un mes escribiendo en Turquía. ¿Cómo ha vivido el cambio del barrio berlinés de Kreuzberg a la pequeña ciudad turca Eskişehir?

Kreuzberg tiene un gran número de habitantes de origen turco. Por ello tenía ciertas expectativas, porque en Kreuzberg ya me sentía en parte como en una pequeña ciudad turca. Pensaba que al menos ya conocía la cocina turca o las tiendas de música turcas. En Turquía, por supuesto, no se confirmaron mis expectativas. Por ejemplo no he visto tantas mujeres con pañuelo como en Alemania. Encontré una amabilidad y franqueza que no se ven tan a menudo en Kreuzberg. 

¿Cómo se ha manifestado esta amabilidad?

Por ejemplo he recibido al menos 20 números de teléfono de gente con la que he hablado media hora al máximo. Me decían: “Si tienes un problema, me llamas”. Además la gente es muy cariñosa con los niños. Cuando mi familia me visitó, fue imposible andar por la calle sin que la gente hiciera mimos a nuestro hijo. En los pueblos tenían un bonito gesto: se tocaban el pecho con la mano para mostrar la alegría de verte. En cualquier caso, las mujeres siempre permanecían en un segundo plano y mi mujer tampoco ‘existía’ por ejemplo a la hora de despedirse.

¿Cómo te trata la gente como alemán? 

Un viejo conocido con el que me encontré en Estambul me dijo algo que se me ha quedado grabado en la mente: “Como alemán eres considerado en Turquía como un pequeño rey. Todo el mundo te recibe amistosamente porque todo el mundo tiene familia en Alemania y porque Alemania es el gran modelo a seguir”.

¿Hay alguna situación que le haya impactado especialmente? 

©Feria del Libro de Fráncfort/HirthTuve un encuentro que me conmovió. Conocí a una artista de unos 70 años que permaneció en Alemania como trabajador extranjero durante 30 años. Esto le destrozó emocionalmente. Después comenzó a dibujar caricaturas. Siempre trataba el tema de los trabajadores extranjeros y de la explotación de estos como mano de obra en los 60, 70 y 80. Aunque vivo en Kreuzberg, nunca se me ha ocurrido que pudiera encontrar a alguien que hubiera sufrido de esa forma. Un sentimiento extraño fue la necesidad de pedir perdón que experimenté mientras me contaba, por algo con lo que en realidad no tenía nada que ver. 

¿Cuál es su impresión de la escena literaria turca? 

La escena no la conozco. En Eskişehir hay algunos autores, pero no están tan conectados como en las ciudades alemanas. Cada uno va por su cuenta. 

¿Hasta qué punto escriben de otra forma los autores turcos? ¿Más sobre política o más ficción?

Sobre todo he leído poesía, también durante la preparación a mi estancia. Llama la atención que la poesía escrita hace entre 50 y 100 años tiene una tradición muy distinta, que parece prisionera de la canción. Se basa sobre todo en mitos y cuentos, en anécdotas. Esto al principio me resultaba muy extraño. Cuando me familiaricé más me pareció muy apasionante. Sobre todo en la literatura más reciente se pueden descubrir muchos autores apasionantes. Sigo esperando a que por fin la poesía contemporánea turca sea traducida al alemán. A mi conocer tampoco se pueden encontrar publicaciones en esta Feria del Libro.

¿Mirando atrás, que le ha aportado su participación en el intercambio? 

En estos momentos trabajo en una nueva recopilación de poesías. Hasta ahora he escrito cuatro poesías que tratan sobre mi estancia allí. Quizás haga algo con el diario que he mantenido en Turquía, pero esto no está claro aún. Es muy interesante sumergirse en un entorno totalmente diferente. He podido conocer otro país, otra cultura. He dejado atrás muchos prejuicios y me he liberado de muchos resentimientos. Es abrir la mente, esta pequeña cabeza que también tiene sus contradicciones y que lleva consigo prejuicios, lo quiera o no.