Fiamma Luzzati: las aventuras de una italiana en París

Artículo publicado el 6 de Septiembre de 2012
Artículo publicado el 6 de Septiembre de 2012
Fiamma Luzzati llegó a París hace aproximadamente 5 años para “encontrar su camino”. Hoy, integrada en la ciudad, nos cuenta su pasión por el cómic, la cual puede compartir gracias a sus dos blogs: L'avventura, donde se relata la vida de una italiana en París, e Il Premier, tira que cuenta la vida de un primer ministro que curiosamente recuerda a Silvio Berlusconi.

Fiamma Luzzati es una mujer con pelo rizado y naricilla puntiaguda. Su personaje, presente en los dos blogs, va evolucionando en diferentes historias, pero es el mismo. Curiosa y observadora, Fiamma se cuestiona diferentes tipos de situaciones. En L’avventura, la seguimos en escenas de la vida diaria o charlando con sus amigos. Mientras que en Il Premier, su segundo blog, Fiamma se pone en la piel de una periodista que acaba de ser contratada por una gaceta cuyo nuevo accionista mayoritario es el grupo del primer ministro italiano, un tal Tassoni. Rápidamente pasa a trabajar en el Gynéthéon, una especie de Panteón destinado a “adorar a la mujer”. Una idea bastante curiosa, tanto como el hombre que origina este proyecto, el mismo Tassoni, cuyos rasgos recuerdan a los de Silvio Berlusconi.

A Fiamma (se trata de un pseudónimo) le gusta la cháchara. Muchísimo. Afirma que solo quiere “expresarse libremente”. De hecho, lo que le gusta de sus historias es que se encuentran “tra finzione e realtá” (“entre la ficción y la realidad”), lo cual desea seguir protegiendo. Sin tener que hacerle ninguna pregunta, nos va contando poco a poco sus inicios y cómo llegó a publicar viñetas de cómic para un blog del periódico francés Libération. En realidad, no todo ha sido siempre fácil para ella. Cuando todavía estaba en Italia, Fiamma probó suerte escribiendo libros para niños, de los que se publicaron algunos, así como también para adultos. Intentaba buscarse a sí misma, pero al no llegar a encontrar del todo su camino —y al estar también un poco “nauseata del paese” (“asqueada de la situación en Italia”)—, decidió irse a Francia donde espera encontrar más oportunidades. “Me parece que es más fácil publicar aquí. En mi país, el mercado está un poco obstruido, sobre todo, para el cómic. A los italianos no les gusta demasiado este género”.

A través de estas viñetas, Fiamma intenta convencer al lector de que la Bretaña francesa es mejor que Sicilia para irse de vacaciones.A su llegada a París, Fiamma primero propuso algunas viñetas: “Empecé por proponer un libro entero sobre Berlusconi, satírico y divertido. Después, tuve la idea de contar 'mi llegada a París', que no era más que un pretexto para relatar las aventuras, impresiones y sensaciones de una mujer dividida entre Italia y Francia, y el comienzo de su inmersión en la vida parisina”. Parece ser que su integración tuvo cierta influencia sobre su trabajo: “París no es una ciudad donde sea fácil integrarse, a diferencia de Barcelona o Roma, por ejemplo. Al principio me encontraba entre París y Roma, yendo y viniendo con frecuencia. Y, paralelamente a mi progresiva integración en la capital, hice un doble esfuerzo para escribir en francés. Habiendo llegado hasta aquí no tiene sentido para mí abandonar esta ciudad”.

Hoy parece haber encontrado su ritmo y cierta estabilidad. Sin embargo, no todo es de color de rosa: “Me encantaría vivir únicamente del cómic, pero por el momento no es posible”. Por eso, hace algunas traducciones como trabajo complementario. Sin embargo, todavía las cosas pueden cambiar —y la idea le gusta—. Mezclarlo todo y hacer un cómic en papel o en digital: “¿Por qué no?”. Tampoco le parece mala idea hacer una versión italiana de sus cómics: “Curiosamente hay bastantes italianos que leen el periódico Libération y van a dar con mi blog. Sobre todo en París, donde existe una comunidad italiana importante”.

Lo que cuenta hoy en día es que sus blogs tengan éxito: “Estoy sorprendida de ver cuánta gente me sigue”, admite Fiamma. Y no se trata solo de una cuestión de seguidores: “Muchos dejan comentarios, ¡sobre todo, hombres!”. Por supuesto, también hay algunos comentarios negativos: “A veces se critica que exista un cierto ambiente burgués en mis viñetas. Y es verdad, pero lo utilizo para burlarme de él”. Fiamma no se ofende por las críticas. Forma parte del juego.

Imágenes: portada y texto, © Fiamma Luzzati.