Finlandia y los samis: Derechos culturales, pero sin territorio

Artículo publicado el 20 de Abril de 2011
Artículo publicado el 20 de Abril de 2011
Tras años de prohibición de su lengua y su cultura, el pueblo Sami ha avanzado en su reconocimiento en Finlandia. Prueba de ello es la inauguración en 2012 de un Centro Cultural Sami en Inarit. Sin embargo, cuando se trata de derechos territoriales, aún cuesta que la voz de esta minoría se escuche.
En estas fechas en las que el debate se ha visto muy influenciado por las elecciones legislativas del país, hablamos con Tanja Joona, investigadora del Instituto Nórdico de Leyes Medioambientales y Minorías, sobre esta historia de amor-odio que amenaza con perdurar en el tiempo.

Cafebabel.com: ¿Quiénes eran los samis? ¿Se puede definir hoy en día a un sami en una sociedad tan mixta como la nuestra?

Tanja Joona: El pueblo Sami procede de Rusia y Fenoscandia (la península que conforman Noruega, Suecia, Finlandia y Laponia). La legislación finlandesa definde qué es un sami y esto se utiliza además en el Parlamento Sami (su órgano representativo) para que aquellos que se identifiquen como tales puedan votar en este organismo. Así, es posible censar con regularidad a la población sami, que en la actualidad es de unas 9200 personas. No obstante, el problema radica en saber si mediante este procedimiento se han censado efectivamente todos. En Suecia y en Noruega, por ejemplo, se estima que el número total de samis es superior a los inscritos en las listas electorales. Además, cabe señalar que la propia definición de sami plantea un problema complejo sobre el que ya se ha debatido mucho.

Cafebabel.com: La historia entre las comunidades finlandesa y sami es dolorosa y compleja. ¿Cuál es su situación actual  en la sociedad finlandesa?

Tanja Joona: En la actualidad, el nivel de vida de los Sami ya no difiere demasiado del alcanzado por el conjunto de la sociedad. En el norte de Finlandia las condiciones laborales y sociales son idénticas para todos los habitantes. Algunos samis conservan todavía un modo de vida tradicional basado en la cría de renos, la pesca y la caza, al igual que muchos habitantes de Laponia. Más de la mitad de ellos vive fuera del territorio sami, un territorio en el que la legislación les garantiza la autonomía cultural. En las ciudades del sur de Finlandia, como Rovaniemi, Oulu o Helsinki, se pueden encontrarse importantes comunidades. En estos lugares, los samis siguen el mismo modo de vida que los finlandeses, tanto en el plano social como en el laboral. Los niños pueden aprender la lengua sami en las guarderías y en los colegios.

Cafebabel.com: Finlandia ha firmado un gran número de convenios que reconocen los derechos fundamentales de los samis. Sin embargo, el Convenio Nº169 parece plantear algún problema. El uno de enero de 2011, los dirigentes finlandeses volvieron a votar en contra de su ratificación. ¿A qué se debe este bloqueo?

Tanja Joona: Esta Convención de la OIT (Organización Internacional del Trabajo sobre pueblos indígenas y tribales) estipula, en el artículo 14, la obligación del Estado de reconocer "a los pueblos afectados el derecho de propiedad y posesión de los territorios que tradicionalmente han ocupado". La polémica finlandesa pretende llegar a esclarecer si este artículo realmente establece el derecho de propiedad o si se trata solo de su administración, o incluso del usufructo, que se considera aún más importante para los ganaderos de renos. La propiedad es un derecho de gran relevancia para el Estado y, por lo tanto, será muy difícil que conceda una parte tan grande de sus ingresos económicos a una minoría de la población.

Cafebabel.com: La imagen de Finlandia es la de un país liberal, moderno y demócrata. ¿Cómo se explica que Noruega ratificara en 1990 este convenio que favorece a la minoría sami, mientras que Finlandia y Suecia aún no se han decidido a hacerlo?

Ya se respeta su autonomía cultural pero, ¿conseguirán más derechos económicos?Tanja Joona: Noruega se caracteriza, en este sentido, por actuar de una manera algo diferente a Finlandia. En efecto, ellos pueden haber ratificado con mayor rapidez el Convenio de la OIT, pero posteriormente su aplicación constituyó todo un reto. En Finlandia ocurre de otra forma porque nosotros intentamos cambiar nuestra legislación para adaptarla de antemano a las exigencias del Convenio. Tras este paso, la ratificación y su posterior aplicación serán más fáciles. Eso sí, lo cierto es que sabemos muy poco sobre las verdaderas repercusiones prácticas de estos convenios internacionales de derechos fundamentales, tanto a nivel político como legal.

 Cafebabel.com: Según los medios de comunicación, el Partido Centrista de Finlandia es el responsable de este fracaso al no admitir a trámite los estudios preliminares del ministerio de Justicia. ¿Cree que estamos ante un problema político?

Tanja Joona: No cabe duda de que la ratificación de este tipo de convenios posee un componente político. Pero en el caso que nos ocupa es necesario que intervengan también los expertos, dado que implica cambios profundos en la ley. La mayoría de los principales partidos políticos está en contra de la ratificación de este convenio e, incluso, se pueden encontrar discrepancias en el seno de las propias formaciones. El partido ecologista, la Alianza Verde, se muestra a favor de la ratificación porque el ministro de Justicia está inmerso en estos asuntos. Muchos partidos apoyan el fortalecimiento de la lengua y cultura samis, pero cuando se trata de derechos territoriales nadie asume su responsabilidad.

Cafebabel.com: Por último, ¿podría decirse que tan solo es una cuestión económica relacionada con el uso de las tierras del norte de Fenoscandia?

Tanja Joona: Si estamos hablando del territorio que representa un tercio de la superficie total de Finlandia, cuyo derecho de propiedad se reconoce presuntamente a los samis, entonces sí, realmente es una cuestión económica. Esta zona pertenece históricamente a los samis. Y no solo hablamos del norte de Finlandia, la llamada 'patria sami', ya que en Suecia la proporción de territorio sami es prácticamente la misma.

Tanja Joona es investigadora del Instituto Nórdico de Leyes Medioambientales y Minorías

Foto portada: (cc) youngrobv (Rob&Ale)/flickr; Territorio finlandés: (cc) Jacopo O./flickr; Bandera: (cc) christopher.forster/flickr