Florencia: arte urbano vs. arte clásico 

Artículo publicado el 22 de Enero de 2015
Artículo publicado el 22 de Enero de 2015

La bellísima Florencia no es especialmente conocida por el arte contemporáneo o, para ser más exactos, por el arte urbano. El motivo reside, probablemente, en que es una ciudad mundialmente famosa por ser la “cuna del Renacimiento". En realidad, el movimiento underground es cada vez más visible, incluso en las viejas callejuelas florentinas. 

Los que conocen bien la ciudad saben perfectamente cuáles son los lugares emblemáticos del arte urbano florentino: el paso subterráneo de la Piazza delle Cure es el "museo" donde se pueden ver las obras maestras de los grafiteros de la ciudad que trabajan desde hace años sobre las paredes del subterráneo, garantizando así a los curiosos una muestra permanente y variada. El pasaje está dividido en ocho galerías, en las que -si tenemos suerte- podemos encontrar a los artistas trabajando en su última obra. Para crear una atmósfera aún más particular está SalvatoreTotò para los amigos, una verdadera leyenda urbana que se encarga de limpiar el paso subterráneo, dar consejos a los transeúntes y garantizar que siempre haya un poco de música de fondo. Y todo lo hace de forma voluntaria. 

Cuatro nombres para no olvidar

Entre los artistas más conocidos del arte urbano florentino destaca el francés Clet Abraham, cuyas obras no pasan desapercibidas. Al ir caminando por la calle o al intentar aparcar el coche en alguna de las callejuelas de la ciudad, seguramente nos encontraremos de frente con una de sus señales de tráfico "rediseñadas". Clet trabaja en Italia -habitualmente en Florencia- desde hace 18 años, pero también podemos encontrarnos su huella urbana en Bolonia, MilánRoma, Palermo y Londres

Sus obras, no exentas de polémica, están teniendo bastante éxito gracias a coleccionistas privados europeos y americanos. Hay que recordar el año 2010, cuando Clet inició su proyecto de rediseñar las señales de tráfico: un autorretrato del artista en el corazón del centro histórico florentino, en el Palazzo Vecchio, que dejó sin palabras al arte contemporáneo italiano. 

Las misteriosas obras de Blub (pseudónimo de un artista italiano que prefiere mantener su identidad en el anonimato), han aparecido en Florencia durante el 2014. A través de su obra, el artista trata de responder a una pregunta: "¿El arte sabe nadar?". Su mensaje, en un principio poco claro, ha cosechado un gran éxito entre los habitantes y turistas de la ciudad. Respecto a esto podemos responder: “¡Sí, el arte sabe nadar!”. Blub coloca una máscara de buceo, con un tubo para respirar, a las obras de arte más famosas, a los grandes personajes de la historia, así como a las celebridades más populares. Así, dando un paseo aldededor del Palazzo Vecchio, podemos encontrar a Los amantes de Magritte en versión subacuática, mientras que en la Piazza della Passera podemos ver el perfil submarino de Dante

Blub, al igual que Clet, no se limita a trabajar en el centro histórico de Florencia: su reciente fama le ha permitido dejar su huella en Roma y en España. Con sus máscaras, nos advierte contra la crisis histórico-política que estamos atravesando. El mensaje es claro: cuando todos nos encontremos con el agua al cuello, la solución (simbólica) será ponerse la máscara e intentar sobrevivir al momento. Detrás de esa máscara quizá se esconda una oportunidad para el cambio.

Otro artista urbano que vuelve loca a la ciudad de Florencia se llama Exit/Enter. Con su nombre, el artista florentino nos recuerda que todas las situaciones tienen siempre una entrada y una salida. 

Sus pequeños hombres negros estilizados, nacidos hace años en sus dibujos, huyeron del papel para terminar reencontrándose en las paredes de la ciudad. Los mensajes de las obras de Exit/Enter son críticos pero simples y, por tanto, fáciles de entender. Cada uno de nosotros, al observarlos, no puede por menos que quedarse con uno como su favorito, ya que abordan multitud de temas: exit, enter, love, lost, free, contact, entre otros. 

Iniciativas para refrescar la ciudad

Ventana con vistas                                                                          Hace tres meses que las paredes, ventanas y hornacinas de Florencia aparecieron decoradas con diversas pinturas y grafitis. Las obras del movimiento Ventana con vistas conquistaron la ciudad, brindando a los exploradores urbanos la oportunidad de descubrir nuevos secretos de nuestra realidad cotidiana. La idea es una iniciativa de Clet y Yan Blusseau, dos artistas franceses -representantes del Arte Mob- residentes en Florencia que la noche del 15 de septiembre reunieron a 39 personas entre artistas urbanos, dibujantes y pintores para dejar su huella artística en la ciudad y permitir así que habitantes y turistas puedan acercarse un poco más al arte contemporáneo de Florencia y puedan descubrir una faceta totalmente desconocida de la ciudad: Florencia no es ya únicamente la cuna del Renacimiento, es también un punto de referencia para la cultura del arte urbano. Por otro lado, los artistas crearon un plano de la ciudad en el que se indican las ubicaciones de sus obras, para que todo tipo de público pueda acceder a ellas. 

El movimiento "Creative waste"        Una de las iniciativas más interesantes de la  exposición “Comics in Context 2014” fue la de invitar a Florencia a jóvenes artistas locales para plasmar su creatividad sobre los contenedores de basura de la ciudad. Los contenedores "más contemporáneos de Italia" se pueden contemplar si se recorren via dei Magliabechi, via Forlanini, via Baccio da Montelupo o la Piazzale di Porta Romana, por ejemplo. Obviamente, no todos los habitantes de Florencia están contentos con el trabajo que han hecho estos "presuntos artistas": muchos consideran que el arte urbano causa un daño a la parte antigua de la ciudad, que -siempre según ellos- debería permanecer tal cual, sin mostrar ningún signo de que está viva ni a los turistas ni a los talentosos artistas urbanos italianos y extranjeros. A pesar de las precauciones que han tomado los artistas –los integrantes de la iniciativa Finestra con vista no trabajaron sobre los muros de edificios históricos y crearon obras que se pueden borrar o retirar fácilmente– no fue fácil convencer a la gente de que al arte urbano se le puede llamar arte sin comillas y sin ninguna vergüenza. Entre las obras más criticadas se encuentra una de las creaciones de Clet que utiliza una pared con hornacina y ventanas para representar un rostro que tiene la boca abierta, de la que dos siluetas negras tratan de salir corriendo. La boca, pintada sobre lo que en realidad es una puerta, está justo debajo de un tabernáculo que contiene una pintura al fresco de un Dios crucificado. Esta y otras obras se han considerado irrespetuosas desde un punto de vista religioso y espiritual.                                                                                  

Y mientras tanto, en Bélgica...                                            

La Galería Cappelleschi de Knokke-Heist, municipio de la provincia de Flandes Occidental, ha inaugurado hace poco una exposición muy interesante dedicada precisamente al arte urbano italiano. Las obras expuestas muestran el panorama artístico urbano italiano, y no son otras que de las que acabamos de hablar. Como la exposición no se clausura hasta el 4 de enero de 2015, todavía teneis tiempo de visitar la galería: al fin y al cabo... ¡no todos los días se pueden admirar estas preciosas obras en una exposición!

Para ver la galería fotográfica completa, visita Cafebabel Florencia y clica sobre Flickr.