Fondos europeos: la felicidad está en el trigo

Artículo publicado el 6 de Octubre de 2014
Artículo publicado el 6 de Octubre de 2014

En Europa, interrogarse sobre la manera en que los fondos la UE se utilizan equivale a poner en cuestión 138,6 millones de euros, es decir, el presupuesto total que se destina a los estados miembros. En los seis países que nos concierten, el sector agrícola es el gran beneficiado por Bruselas. En esta infografía, os damos la clave para entender qué campos son más fértiles. 

Francia 

Habría más de 600.000 plantaciones agrícolas en Francia. Medio millón de personas se emplean a fondo en el Hexágono para producir cereales, azúcar, vino o trigo. La maestría de los franceses en la agricultura sitúa al país en el primer rango de la producción agrícola europea (19%). La Unión Europea le recompensa bien con sus 9'3 millones de euros. No busquéis más el verdadero made in France, está bajo vuestros pies. 

Italia

La agricultura en la Bota representa el 3% del PIB y el 5% del total de los empleados de la población activa. Los italianos reciben alrededor de 6 millones de euros de la UE para cuidar su agricultura, que se consagra principalmente a la viticultura. Nos cuesta reconocerlo pero Italia es el primer productor de vinos del mundo. Otra peculiaridad, el país es también el primer productor europeo de arroz. Y chimpún. 

Alemania

Contando la ganadería, las tierras utilizadas para la agricultura representan más de la mitad del territorio alemán. Desde los años 2000, los alemanes han reflexionado mucho sobre cómo utilizar los 6,8 millones de euros que les destina Europa. La idea emergió de la tierra gracias a los ecologistas: centrarse en los biocarburantes, limitando la utilización de fertilizantes y preparando la tierra para que sea cultivable. Resultado: desde 2007, las exportaciones agrícolas alemanas han superado a las de Francia. Deutschland über alles.

España

Ya sea o no por la dictadura de Franco, España vivió un verdadero éxodo rural durante los años 60. Tras la desaparición de medio millón de explotaciones agrícolas en 20 años, los españoles intentan recuperar su retraso gracias a la ingeniería genética. Así, en 2013, el país del tomate gigante consiguió batir el récord de superficie agrícola OGM, con un total de 186.962'25 hectáreas. Un verdadero territorio de batalla para José Bové.

Reino Unido

Los británicos se benefician de una rebaja que se corresponde, a grandes rasgos, con un descuento sobre la contribución del Reino Unido en el presupuesto europeo. ¿Por qué? Porque el gobierno se ha dado cuenta de que el país se beneficia en menor medida de la política agrícola común en comparación con los otros países. En efecto, la agricultura no es verdaderamente el deporte nacional de la isla. 0,6% es a la vez la parte de la población activa empleada en el sector y su contribución en el PIB del país. God (doesn't) save the fields.

Polonia

Cabe decir, para empezar, que si Polonia fue el segundo país de la OCDE que más creció entre 2006 y 2007 no fue gracias a sus agricultores. Desde 1990, el país prefiere trabajar en las grandes aglomeraciones que en las zonas rurales. El crecimiento económico ha provocado disparidades territoriales: una brecha entre el este y el oeste, una gran diferencia entre la capital, Varsovia, y el resto del país... En resumen, suficientes preocupaciones como para llevar al país a buscar ayuda en los fondos estructurales de la UE. Bingo: en el periodo 2007-2013, Europa ha dado 67 millones a los polacos. Lo que ha llevado al campo al centro del pueblo.