Fórmula 1: la ecología en la parrilla de salida

Artículo publicado el 18 de Diciembre de 2008
Artículo publicado el 18 de Diciembre de 2008

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Los constructores tienen ideas nuevas para construir el mejor coche de todos. Pero primero las ponen a prueba durante las carreras de Fórmula 1. Motores híbridos en la Fórmula 1 como primer paso para salvar el medioambiente y, de paso, ganar algunos clientes más

wineboar / FlickrRugido ensordecedor de los motores, los monoplazas pintorescos, los conductores más rápidos del mundo, las mujeres hermosas y el champán son los atributos indispensables de la competición automobilística de Fórmula 1, que siempre atrae montones de entusiastas. Es también una competición entre los constructores de coches. Ellos, gracias a los presupuestos enormes, prueban nuevas soluciones técnicas para aplicarlas en los coches de serie. “Mi equipo gasta millones de dólares en construir estos juguetes increíbles y después me paga para conducirlos”, dijo, entre bromas, el piloto brasileño Nelson Piquet.

Una de las pruebas más difíciles y un desafío extremo para el hombre y su máquina es la carrera 24 horas de Le Mans donde gana aquel vehículo que cubra la mayor distancia en 24 horas de carrera continua. Triunfar en esta competición de prestigio es una oportunidad perfecta para los fabricantes de elogiar las tecnologías utilizadas, que se aplicarán después a los coches de serie.

La sorpresa de esta temporada fue el Peugeot 908, impulsado por un motor diésel gracias a la tecnología Hdi FAP. Es un regreso triunfal del constructor francés con los ojos puestos en la ecología. El equipo Peugeot ha puesto de relieve su regreso en el circuito de la Sarthe gracias a la vuelta más rápida jamás conseguida en estas 24 horas, obra de Stéphane Sarrazin en su vuelta 102, aunque al final no pudiera ganar la competición.

Motores eléctricos en la F1

TGIGreeny / FlickrEn la ronda final de la serie Le Mans 2008, Peugeot presentó su nuevo bólido 908 Hdi FAP Hybrid equipado con un sistema KERS, que recupera la propia energía cinética del coche. La existencia de estos dos sistemas –uno tradicional y otro eléctrico- permite la combinación de ambos para una mayor eficiencia. Por ejemplo, cuando el coche se encuentra en boxes, donde la velocidad del vehículo está limitada por razones de seguridad, se puede aplicar solo el modo eléctrico, gracias a la energía almacenada en las baterías. Una vez en la carrera, entra en juego el KERS cuyo funcionamiento (aproximadamente 20-30 segundos por cada vuelta al circuito) permite suministrar energía adicional. El piloto puede utilizar esa energía de dos maneras: para suministrar potencia de 80 CV durante 20 segundos, o para reducir el consumo de combustible entre un 3% y un 5%. Con seguridad, este sistema ayudará a aumentar la emoción de la competición.

El sistema de motor híbrido ayudará a dar más emoción a la competición en la F1

Según Michel Barge, ex director de Peugeot Sport, “la presentación del 908 HDi FAP HY responde al doble objetivo de nuestro programa de resistencia. Por un lado, como es obvio, está el reto deportivo y por otro, teniendo en cuenta nuestra condición de fabricante de automóviles, el uso de la competición como un banco de pruebas para los modelos de Peugeot. La utilización de bólidos híbridos en las carreras de resistencia nos daría la oportunidad de acumular una gran experiencia de cara al desarrollo de vehículos de serie con esta tecnología. Ahora, su puesta en marcha en los circuitos dependerá del nuevo reglamento que debe publicar el Automobile Club de l’Ouest (ACO), responsable tanto de las Le Mans Series como de las 24 Horas de Le Mans”. Ahora podemos esperar las reacciones de otros constructores. La rivalidad continúa fuera de los circuitos, también en una carrera tecnológica para atraer más clientes, que son cada vez más exigentes en cuanto a la técnica, pero también valoran el respeto de la naturaleza.