Foursquare: ¿Cuánto vale mi libertad?

Artículo publicado el 9 de Diciembre de 2010
Artículo publicado el 9 de Diciembre de 2010
En el mundo de las redes sociales, no todo gira en torno a Facebook. Desde Diáspora, nacida de las cenizas del "Día sin Facebook", a Path, donde no puedes tener más de 50 amigos, la lista de alternativas es interminable. ¿Cuál es su esencia? Promover una mayor atención a la privacidad.
Pero éste no es el caso de Foursquare, preparado para catalogar tus gustos, localizarte en todo momento y dar a cambio alguna ventaja comercial: ¿Por qué no sacrificar un poco la propia privacidad para conseguir un descuento?

En un momento de fuerte crisis ecónomica donde hasta obtener un helado gratis resulta importante, novedades de este tipo pueden cambiar la vida. ¿Quieres saber cómo obtener productos gratis, descuentos excepcionales, salir y ser insertado en la lista VIP de los locales de moda sin necesidad de ser un futbolista o un personaje televisivo? ¡Fácil! Compráte un télefono smartphone, pero ¡ojo! que tenga GPS, y comienza a usar Foursquare, la nueva aplicación que en los últimos meses se ha convertido en todo un fenómeno de estudio para sociólogos y expertos en marketing.

Red social móvil e instantánea

La nueva inspiración para los jóvenes menores de 35 años está a cargo de Dennis Crowley (estadounidense) y Naveen Selvadura (inglés), y está ya cambiando los hábitos de sus 2 millones de usuarios de todo el mundo. Foursquare se propone como una novedad que podrá cambiar el modo de planificar campañas publicitarias basadas en el viejo método del "boca a boca".

Y más enfocado, quizás, a personalizar la publicidad

Como una mezcla de Facebook y Twitter, Foursquare se basa en el más amplio fenómeno de la geolocalización (o geo-tagging) que hace que, cualquiera que tenga una cuenta y un teléfono de última generación, pueda dejar un mensaje, público o privado, en el mundo virtual, de modo que todos puedan saber dónde se encuentra en un preciso momento. La utilidad de este servicio, que habría hecho que George Orwell se removiera en su tumba, está en el hecho de que:

a) Se pueden tener noticias en tiempo real con respecto al lugar al que, eventualmente, se va a ir (por ejemplo: "La Place de la Concorde está bloqueada por una huelga de estudiantes", o también: "El metro de la línea A ha bloqueado la Estación XY por un problema eléctrico", etc...).

b) Si se decide ir por primera vez a un restaurante en particular, y quizás se quiere dar una buena imagen con la conocida opción Facebook de  "me gusta", bueno, pues se puede buscar si alguien ha dejado algún comentario sobre ese mismo local y decidir si se afronta o no el riesgo. 

La publicidad, más rápida y precisa

Al menos para sus 2 millones de usuariosPero ¡atención! Es está ultima particularidad lo que hace a Foursquare diferente a todas las demás redes sociales o aplicaciones similares. Entrando en locales, negocios, oficios y dejando un comentario personal en el mundo virtual, los usuarios no solo crean una especie de mapa con sus lugares frecuentados, si no que coleccionan ingresos en cierto lugar y tienen el derecho de recibir un distintivo, que aparece en el mismo Foursquare. Colosos mundiales como Starbucks o HBO han ya olfateado la oportunidad y las nuevas posibilidades de marketing, y así se han firmado acuerdos multimillonarios. Las grandes compañias, de hecho, apuntan mucho a la fidelidad del cliente, que no se obtiene sólo transmitiendo un mensaje publicitario radiofónico o televisivo. Gracias a Foursquare, como ya ha hecho Facebook, no se crean solo clientes fieles si no verdaderos y propios fans del local, restaurante, etc... Que se identifican con la marca. A cambio de esta fidelidad, que con Foursquare se puede medir fácilmente con el número de señalizaciones dejadas, los sponsor condecen privilegios (ofertas, descuentos, regalos) según la cantidad de distintivos acumulados.

Una bomba de efectos retardados

Albert Einstein decía: "La energía nuclear es buena y segura, pero depende del uso que se le haga". Así, una novedad como ésta puede favorecer un proceso de localización desenfrenada que, si se usa mal, puede instaurar una dictadura silenciosa y provocar implicaciones cómicas e incontroladas. Usando esta aplicación, se nos bombardea de publicidad con mayor rapidez y precisión hasta el punto de que nuestra vida y hábitos se verán inevitablemente influenciados. ¿Por qué entrar en un negocio si mi teléfono me aconseja dar dos pasos más y usar una de mis ofertas?

Uno se pregunta, además, qué sucedería si esta tecnología se usara también para promover actividades comerciales consideradas "no muy aceptables para la moral" sex-shops, tiendas de armas de fuego, coffee shops y un sin fin de ejemplos. Siguiendo la lógica que está en la base de esta red social, ¿también en este caso los usuarios que hayan acumulado un cierto número de entradas y distintivos tendrán el derecho a gadgets, ofertas especiales y descuentos como todos los demás usuarios?

Foto: (cc)schatz/flickr