Francia: la tragedia del pueblo romaní

Artículo publicado el 9 de Diciembre de 2013
Artículo publicado el 9 de Diciembre de 2013

El Mi­nis­tro del In­te­rior francés, Ma­nuel Valls, in­ten­ta sacar par­ti­do de la des­con­fian­za que el elec­to­ra­do tiene en el pueblo ro­ma­ní. Sus com­pa­ñe­ros del Par­ti­do So­cia­lis­ta re­cla­man que haga valer sus cre­den­cia­les en favor de la li­ber­tad.  Una es­tra­te­gia po­lí­ti­ca que nos aleja de la verdadera tra­ge­dia hu­ma­na que atraviesa esta comunidad.

Bajo la Torre Eif­fel, una mujer me pre­gun­ta si hablo in­glés. Le res­pon­do que sólo en­tien­do el fran­cés. Aque­llos que por error con­fie­san ha­blar su idio­ma na­ti­vo, son ro­dea­dos de in­me­dia­to por una mu­che­dum­bre. Les ha­blan de fa­mi­lia­res en­fer­mos, de un pro­yec­to es­tu­dian­til o de las ame­na­zas de los co­bra­do­res de deu­das. Tras el inocen­te dis­cur­so llega la pe­ti­ción: una mano ex­ten­di­da en busca de al­gu­nas mo­ne­das. Aun­que las his­to­rias que re­la­tan quizá sean fal­sas, la po­bre­za es real. Los niños están fa­mé­li­cos. Aún así, los tu­ris­tas aga­rran sus bi­lle­te­ras y mo­ne­de­ros con fir­me­za; la mul­ti­tud es ig­no­ra­da en gran me­di­da, y el re­sen­ti­mien­to entre ricos y ro­ma­níes crece cada vez más. 

Las ca­lles más ricas, los ha­bi­tan­tes más po­bres

La co­mu­ni­dad gi­tan­a de Fran­cia es eti­que­ta­da fre­cuen­te­men­te como “un pro­ble­ma”, sien­do las po­lí­ti­cas de mano dura la so­lu­ción más po­pu­lar al res­pec­to. El pa­sa­do 9 de oc­tu­bre, la es­co­lar ro­ma­ní Leo­nar­da Di­bra­ni fue arres­ta­da fren­te a sus com­pa­ñe­ros de clase, en­cen­dien­do pro­tes­tas es­tu­dian­ti­les por toda la ciu­dad de París. Pese haber re­ci­bi­do un in­dul­to pre­si­den­cial, Leo­nar­da to­da­vía per­ma­ne­ce en Ko­so­vo, donde su fa­mi­lia de­nun­cia haber sido ata­ca­da

Las mues­tras de ra­cis­mo son evi­den­tes. El Go­bierno ar­gu­men­ta de­fen­der los in­tere­ses de los fran­ce­ses, entre los cua­les hay no­ta­bles mues­tras de re­cha­zo hacia este pue­blo. No se les aso­cia úni­ca­men­te a las pe­que­ñas fe­cho­rías. Tam­bién hay quien re­la­ta asal­tos vio­len­tos y cada pa­ri­sino tiene al­gu­na his­to­ria que con­tar sobre el tema. El in­sul­to es un rito de paso, el abuso fí­si­co una mues­tra de or­gu­llo. “Un ro­ma­ní me pidió fuego una vez, es­cu­pién­do­me cuan­do me negué”, me cuen­ta un amigo.

La idea de que los ro­ma­níes son em­pu­ja­dos hacia la ac­ti­vi­dad cri­mi­nal por las cir­cuns­tan­cias en las que viven no ha re­ci­bi­do de­ma­sia­do res­pal­do. Pero la po­bre­za es ex­tre­ma, y las ca­lles más ricas de París aco­gen a los ha­bi­tan­tes más po­bres. En el Bou­le­vard Saint-Mi­chel, la mu­che­dum­bre se aglo­me­ra en torno a un niño. Malnu­tri­do y sucio, se le con­si­de­ra sos­pe­cho­so de hurto. Lejos de la Torre, una mujer pide junto a un ca­je­ro au­to­má­ti­co. Los in­ma­cu­la­dos pa­ri­si­nos pasan de largo, sien­do pocos los que tie­nen di­ne­ro o tiem­po que en­tre­gar.  En el Bou­le­vard Saint-Ger­main, niños de fa­mi­lias ro­ma­níes mean fren­te a las tien­das. En los Cam­pos Elí­seos, hom­bres rezan sobre el pa­vi­men­to. La ves­ti­men­ta de estos hom­bres está roída y un velo re­co­ge sus caras. Son tra­ta­dos con in­có­mo­do res­pe­to: con­si­de­ra­dos am­plia­men­te como “im­pre­de­ci­bles”, ofre­cen un cuen­co para de­po­si­tar mo­ne­das sin mirar nunca hacia arri­ba. 

PO­LÍ­TI­COS que ac­túan DE CARA A LA GA­LE­RÍA

No re­sul­ta in­ge­nuo es­pe­rar que un país que gasta 10.000 mi­llo­nes de euros en crea­ción de pues­tos de tra­ba­jo cen­tre sus es­fuer­zos en pro­por­cio­nar em­pleo a los menos afor­tu­na­dos. Tam­po­co re­sul­ta idea­lis­ta es­pe­rar que Fran­cia atien­da a sus re­si­den­tes, sin re­cu­rrir a cues­tio­nes de in­mi­gra­ción ile­gal. A pesar de esto, las de­ci­sio­nes gu­ber­na­men­ta­les si­guen in­fluen­cia­das por dé­ca­das de xe­no­fo­bia, sien­do ejem­plo de ello la ex­pul­sión de nu­me­ro­sas can­ti­da­des de gi­ta­nos por parte del an­ti­guo pre­si­den­te Ni­co­las Sar­kozy, en un mo­vi­mien­to til­da­do de “dis­cri­mi­na­to­rio” por la Corte Eu­ro­pea de De­re­chos Hu­ma­nos

El ac­tual Mi­nis­tro del In­te­rior del go­bierno so­cia­lis­ta, Ma­nuel Valls, ha sor­pren­di­do a pro­pios y ex­tra­ños per­pe­tuan­do el es­tric­to en­fo­que de Sar­kozy, de­cla­ran­do que “los ro­ma­níes deben vol­ver a su país”, con­ti­nuan­do con los pla­nes de ex­pul­sión.  Ade­más del UMP (Unión para el Mo­vi­mien­to Po­pu­lar, or­ga­ni­za­ción de cen­tro de­re­cha), el Fren­te Na­cio­nal trata a los gi­ta­nos con su ha­bi­tual in­to­le­ran­cia. Pocas veces se abor­da la po­bre­za como el pro­ble­ma de raíz, ya sea entre la opi­nión pú­bli­ca o entre po­lí­ti­cos – los so­cia­lis­tas abren su boca, y son los más si­len­cio­sos de todos.

Pa­sean­do por el Sena, un ro­ma­ní me pide cam­bio. He es­ta­do en París el tiem­po su­fi­cien­te como para tener que ne­gar­me. La calle ríe ton­ta­men­te cuan­do la mujer grita ofen­di­da. Aun­que no en­tien­do sus pa­la­bras, su in­ten­ción está bas­tan­te clara. Otra anéc­do­ta que con­tar.