Francia un « alternativa moral » a la politica exterior de EEUU o GB ?

Artículo publicado el 31 de Marzo de 2003
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 31 de Marzo de 2003

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

La antigua oposicion franco-britanica no parece detenerse y nos mantiene entretenidos incluso frente a problematicas mas recientes como el post y neo-colonialismo

“Neo-colonialismo” es un termino de moda por estos dias. Se encuentra en la mayor parte de textos sobre las relaciones internacionales contemporaneas y surge de la boca de casi cualquiera con una módica desaprobacion de cualquiera de las politicas de Occidente hacia el Sur subdesarrollado. De hecho, la palabra puede, y es frecuentemente utilizada para, caracterizar cualquier tipo de relacion o intercambio entre el Occidente y el « Tercer Mundo ». Neo-colonialismo, el nuevo insidioso imperialismo, es sinónimo de explotación, dependencia generada deliberadamente, derechos desiguales, interferencia auto-buscada en los asuntos de (evidentemente) naciones soberanas, y la incontrolable proyeccion de la fuerza.

En efecto. Es sólo la politica exterior contemporanea americana, ayudada y apoyada por esos « dobles » anglo-sajones, los britanicos, y ciertas grandes corporaciones multinacionales. Sin duda, ésta es sólo una caricatura pero es claramente cercano a lo que se encontraron los delegados de la cumbre Franco-africana de la semana pasada. 50 naciones africanas prometieron su apoyo a la politica de Jacques Chirac respecto a Irak, desafiando los deseos de Estados Unidos de una nueva resolucion de la ONU autorizando la guerra, y un compromiso « por la lucha por el respeto mutuo, la ley y la moralidad ».

El ultimo bastion contra el imperialismo

Mi intencion con este articulo, sin embargo, no es la de añadir mi voz al coro del sentimiento anti-americano que se ha generado sobre las cuestiones de Irak, Palestina y, generalmente, asuntos de justicia global y libre comercio. Lo que más me sorprende acerca de estos debates – y lo que quiero ilustrar en este articulo – es la forma como Francia ha buscado alinearse como el ultimo bastión de proteccion contra esta nueva y perfida forma de imperialismo. En un mundo de desarmonia, Chirac ha identificado una brecha en el mercado. La estrategia de Chirac en las ultimas semanas, culminando la cumbre Franco-africana, ha sido un intento de colocar a Francia en situación de ventaja desde la que intenta montar un robusto caso intelectual contra la sobre-protectora, injusta y acultural hegemonía americana. Pareceria una tarea particularmente fácil considerando la actual actitud/aproximación americana beligerante, coercitiva y unilateral en todas las materias desde Kyoto a Medio Oriente, del Consejo de Seguridad de la ONU a la OTAN. Y se ha hecho especialmente fácil dados los paises con los que cuenta EEUU como sus mejores amigos – Arabia Saudita, Pakistan, e Israel especialmente.

Sin embargo, la politica de Chirac (y del Sr. Villepin) esta repleta de paradojas y contradicciones. Chirac puede lograr posicionarse como vanguardia de una coalicion contra el ‘estilo’ de la politica exterior americana pero, como lo demuestran las particularidades de la reciente conferencia Franco-africana, corre el riesgo de ser traicionado como un hipócrita en la sustancia de su propia política exterior. Se puede tomar por ejemplo los invitados de Chirac a la cumbre. Mucho se ha comentado en particular sobre una “sacudida de manos” pero también debería notarse que el Quai d’Orsay fue el anfitrión de 23 dictadores africanos, y entre ellos Chirac intercambió saludos cordiales con el autocrata de Togo, Gnassingbye Eyadema, quien acaba de modificar la Constitución a fin de permanecer en el poder más allá de sus 38 años, Omar Bongo de Gabon a quien su desfachatez le ha mantenido en el poder por tres decadas, y Sam Nujoma quien, como Mugabe, desea también implementar su politica de retomar las fincas de propietarios blancos por la fuerza. Y también Robert Mugabe, presidente no electo, quien después de una corta sacudida de manos con Chirac, tal vez al reconocer el disgusto que produjo su recepción en el Commonwealth y la Union Europea, anuncio que “Francia está uniendo al mundo”.

Las “reglas” de la era post-colonial

Por el contrario, la política de París, y sin duda sus intenciones, se interesan por todo excepto por la unidad mundial. La facilidad/tranquilidad con la cual los comentarios de Donald Rumsfeld sobre la ‘Vieja’ y la ‘Nueva’ Europa desataron controversia respecto a la actitud de Chirac frente a una Europa en expansión y su intento simultaneo de presentar a Francia como una alternativa para naciones anglófonas demuestran la division. Chirac aparentemente cree en la integración politica de la UE pero su conducta la semana pasada sirve para demostrar que ha olvidado “las reglas” de la era post-colonial.

La finalización de la descolonización por Gran Bretana y Francia se basó en dos vacíos esenciales de sus respectivas politicas exteriores. El primer aspecto –que revela en realidad todo el debate sobre el neocolonialismo– fue entregar el control del tercer mundo y del orden global a la única superpotencia democrática, los EEUU. El segundo fue repatriar la diplomacia y la integración a la escena europea. El mercado europeo fue diseñado para ofrecer a una comunidad politica seria el sustituto del imperio ya insostenible por los costos de la guerra y de la sublevación local.

El comportamiento de Chirac esta semana, invitando a Robert Mugabe deja a un lado todo prospecto de una rigurosa política exterior europea basada en nuestros mejores valores –la democracia, la autoridad de la ley, la tolerancia étnica, la solidaridad. En cambio Chirac ha reinstalado una política exterior retrógrada basada en muy antiguos prejuicios nacionalistas y en una noción miope de los interes propios.

Después de las penosas elecciones en Zimbabwe, Gran Bretana insto por establecer sanciones diplomáticas y económicas fuertes a Mugabe y sus colegas y lo logró tanto en el Consejo Europeo como en el Commonwealth. La cínica manipulación francesa de la fecha de expiración y de las negociaciones para el establecimiento de nuevas sanciones fueron un golpe bajo deliberado al gobierno británico, tras el logro de Francia en el CAP en otoño del año pasado.

Es una vieja animosidad que Mugabe ha aprovechado. Las últimas semanas, los medios de comunicación estatales han transmitido el apoyo de Chirac a la toma de tierras de Mugabe en contraste con el antiguo poder colonial. Una sacudida de manos después y tras un cumpleaños celebrado en el Plaza Athénée el día en que los controles de visados de la UE finalizaron, necesita más pruebas la población subyugada de Africa?

La vieja contradiccion Franco-Britanica

Los esfuerzos de Chirac por aislar a los británicos y frustar a los americanos deben, sin embargo, ser vistos en términos mas globales que de conflicto sobre política y visión. El modelo anglosajón es, comprensiblemente, poco actractivo para los franceses - su énfasis en contrataciones y despidos baratos, mínimo apoyo del gobierno y falta de deber civico es bastante desagradable para muchos de nosotros también – pero la alternativa ‘civilizada’ de Chirac tampoco es mucho mejor.

Tal como el asalto a Irak puede ser explicado con el petroleo y la ubicación estratégica de fuerzas, la conferencia africano-francesa fue un medio para ganar influencia en áreas donde los mercados y las materias primas baratas podrían estimular la economia francesa estructuralmente esclerotica.

La recepción de Mugabe es un paso más hacia los intereses franceses dentro y fuera del Africa francófona. Mugabe ha ubicado tropas en varios países africanos para beneficio financiero privado donde pueden extraer y controlar sus recursos naturales preciosos, incluida la Republica Democratica del Congo. La RDC posee las mayores concentraciones del mundo de cobre, cobalto, diamantes, tantalum y tantalite. Estas dos últimas son vitales para la industria moderna – equipando la era de la comunicación con teléfonos móbiles y PCs y produciendo vidrio y acero de alto rendimiento. Chirac fue notablemente atento con los líderes de los vecinos de la RDC.

Siguiendo el éxito britanico (BAe Systems) en asegurar un trato controvertido para abastecer Tanzania con un sistema de control de tráfico aereo militar/civil, Francia ha emprendido una politica comercial mas agresiva en Africa. Dentro de sus exitos CTA apoyan ahora la línea aerea nacional de Zimbabwe. Pero porqué apoyar la línea aerea nacional de un Estado despótico?

“Immoral, moi?”

Chirac habla de un mundo en el cual “los días de impunidad o cuando la gente podía justificar el uso de la fuerza han finalizado”, pero mirando su audiencia y considerando sus propias acusaciones de corrupción (como alcalde de Paris) y militarismo (pruebas nucleares y la misión en Costa de Marfil), simplemente parece un hombre que busca amigos en el lugar equivocado.

Si Francia realmente buscaba facilitar una alternativa moral a la dominación EEUU/RU y su neo-colonialismo de marcada defensa de intereses propios y militarista, ha perdido grandes oportunidades. El podría haber liberado CAP para dar mercados a la población agrícola de Africa por la que dice preocuparse tanto, y negarse a vender armas a sus dictadores. Sobre todo, la semana pasada fue la oportunidad perfecta para reunir algunos de los tiranos más sangrientos del mundo y llevarlos a juicio a la Milosevic.

Por el contrario, fue otra limpieza infantil ante los britanicos y americanos (y Atlantistas tan lejos al Este como en Letonia!), disfrazándolo de reto ético al neo-colonialismo. Fue de hecho otro round en Francia versus los anglosajones y en eso no hay nada nuevo.