Freeday: Todos los viernes, los ciclistas toman Atenas

Artículo publicado el 25 de Agosto de 2011
Artículo publicado el 25 de Agosto de 2011
Todos los viernes, en la plaza de Asomaton, en el corazón de Atenas, no demasiado lejos de la Acrópolis, se reúnen de doscientos a trescientos ciclistas para realizar un arduo trayecto desde las 22 horas  hasta, normalmente, las 3h de la mañana. Esta noche el destino es la ciudad de Hasia, a 25 km del norte de Atenas, en la montaña de Parnith.

Suenan sirenas de policía falsas. Las personas ríen y hay ciclistas por todas partes. Cientos de atenienses en sus bicicletas ignoran los autobuses, taxis, coches, motocicletas e incluso los peatones que les rodean. Es viernes y el pelotón del Freeday se está paseando por toda la ciudad. Algunos conductores y, especialmente los atenienses  mayores, gritan, pitan o tratan de meter sus coches a presión entre las masas. Pero la cadena no puede romperse; los ciclistas cortan el paso con fuertes silbidos y miradas imponentes que indican que esa noche ellos tienen prioridad. El “Freeday” es más que un acontecimiento ecologista en la capital griega y es más que una provocación sin causa.

De ruta con Thanos

“Todavía podemos divertirnos aunque las cosas no vayan demasiado bien en Grecia”

Siendo extranjero, algunas veces yo mismo me siento incómodo en este caos y parece que estamos actuando de un modo poco respetuoso ante los coches. “Una de las cosas que más me gusta del Freeday es el demostrar que todavía podemos divertirnos aunque las cosas no vayan demasiado bien en Grecia”, dice Thanos Andypas, un estudiante de 26 años y entusiastas de las bicicletas de Pireo, una ciudad portuaria del área metropolitana más grande de Atenas, Ática.Se encuentra con cuatro amigos que comparten su pasión. Thanos se siente cómodo en su bicicleta de montaña y pedalea alegremente conforme nos dirigimos hacia nuestro destino a 390 metros por encima del nivel del mar, en una ladera al norte de Atenas.

Una vez que nos encontramos lo suficiente lejos del centro y llegamos a los silenciosos suburbios, a cierta distancia del agresivo tráfico ateniense, resulta más fácil diferenciar a los ciclistas. Existen muchos grupos de amigos (y se observa una ligera mayoría de hombres jóvenes de veinte o treinta años), pero también muchas parejas y todo tipo de grupos generacionales, desde niños hasta personas que aparentan más de 70 años. Incluso un grupo de 19 hombres holandeses de unos veinte años se han unido a la ruta con sus polos azules, amarillos y blancos. Antes de venir a Atenas para pasar una semana como turistas una tía que vive en Atenas les habló sobre el Freeday. “También he participado solo un par de veces y todavía estoy en contacto con algunas de las personas que he conocido en ruta. Quedamos para otros eventos de ciclismo o simplemente nos vemos”, explica Thanos.  

“Esto es Grecia”

En un principio, se planea ampliar la infraestructura para los ciclistas en Atenas (se han asignado 250 kilómetros de vía para bicicletas), pero Thanos no cree que esto vaya a ocurrir. “Esto es Grecia”, se ríe brevemente, haciendo una pausa para ver si captamos su mensaje. Aunque los cambios aquí ocurran lentamente, Thanos está orgulloso de ser parte de la cultura y la historia griega. “Se dice que Grecia es el último lugar donde todavía se nos inculca el cuidado de nuestra familia, nuestro país y nuestra religión. Quizás también porque es una de las pocas cosas a las que tenemos derecho hoy por hoy”, aclara Thanos de mala gana. Yannis Parasuivopoulos, del partido político de los Verdes Ecologistas, dice que el Freeday es el tipo de movimiento social que tiene el potencial de construir la tan esperada solidaridad en Grecia, que tradicionalmente reside en su familia y quizás en su profesión.

Aunque los organizadores no quieren atribuirle un propósito político al evento, algunos ciclistas utilizan una iniciativa como la del Freeday para demostrar su independencia frente a las estructuras sociales establecidas, tales como los coches, y mostrar que como un grupo podemos levantarnos contra ellos. Parasuivopoulos defiende que en la lucha por buscar modos para resolver la crisis financiera, con el precio del gas en aumento, los griegos se están preparando para realizar “un cambio de dirección sostenible” en el cual, sustituir los coches por las bicicletas se considera como una parte de la solución. El Freeday también da lugar a un nuevo modo de socializar. “Últimamente, mis amigos y yo no podemos permitirnos salir a los bares todas las noches, así que en lugar de esto algunas veces compramos cervezas y nos sentamos en una plaza para conocer a personas nuevas. Durante el Freeday, aunque algunas veces puede resultar algo excesivo para mí, no tengo que gastarme dinero en bebida, hago ejercicio y conozco a gente nueva que comparte mi afición por las bicis”, concluye Thanos.

Leer el blog oficial de cafebabel Atenas

Este artículo forma parte de Green Europe on the Ground 2010-2011, una serie de reportajes realizados por cafebabel.com sobre el desarrollo sostenible. Para conocer mejor el proyecto, Green Europe on the Ground.

Fotos: portada, ciclistas © Página oficial de Facebook de Freeday ;texto: © Ulrik Borch