Fuego coreano en la boca

Artículo publicado el 18 de Diciembre de 2006
Artículo publicado el 18 de Diciembre de 2006

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Corea del Norte es un país hermético, pero los secretos de su cocina se esconden en la variedad de ingredientes y sabores con carácter, en vez de en la autarquía.

Los puestos de comida china van acaparando las calles con su típico plato de cerdo agridulce. La comida japonesa, entretanto, ha aparecido inesperadamente en los congeladores de los supermercados. Mientras el interés de los europeos hacia la cocina internacional parece aumentar con el descubrimiento de recetas de varias regiones del sureste asiático, la comida coreana sigue siendo una gran desconocida. La cocina de las Coreas se distingue por sus ricos platos y pasteles de arroz, manjares sazonados, sopas picantes y la característica intensidad de sus sabores.

Dduk Kuk (sopa de torta de arroz)

Dduk Kuk, un plato tradicional del Año Nuevo lunar, consiste en un cuenco lleno de trozos fibrosos y blandos de torta de arroz, tiras de huevo frito y, si se desea, albóndigas, todo ello cubierto de un caldo de carne. Lo acompañan unas gotas de salsa de soja sazonada que le da un delicioso sabor a ajo y aceite de sésamo.

Bibim Bab (arroz con verduras fritas, carne y salsa roja picante)

Bibim bab significa literalmente “arroz mezclado” y, en efecto, es una mezcla de lo más rica. Se puede servir tanto en un cuenco como en una cazuela caliente de piedra. Una selección de verduras variadas recubre el plato, junto con yema de huevo cruda y carne a la parilla a la coreana, sin olvidarnos de la picante salsa roja dulce y salada.

Kimchi (verduras en escabeche)

Alimento coreano cotidiano, el kimchi es el nombre genérico para la preparación de diferentes verduras fermentadas que varían desde algas en escabeche hasta el famosísimo repollo de color rojo vivo. Los chiles, el ajo, el jengibre, las cebollitas verdes y la salsa de pescado despliegan mejor sus sabores fuertes y salados como acompañantes de platos de arroz o en sopas.

Dwen jang (caldo de pasta de judías)

Aunque esta sopa pueda parecerse mucho a la sopa de miso japonesa –un caldo turbio a base de tofu que se suele sorber ruidosamente de cuencos pequeños- la versión coreana del caldo de pasta de judías tiene un sabor algo más fuerte. Se utiliza también en otros platos como los estofados a la coreana o las sopas de verdura.

Soju (licor para el espíritu)

Este alcohol puro, llamado soju, es el vodka coreano. Se comenta que su popularidad entre los coreanos es comparable con la del vodka entre los rusos. Con un contenido alcohólico entre 20 y 45% es una bebida bastante fuerte, pero su sabor dulce hace que esto no se note. Está elaborado de arroz y con frecuencia lleva ingredientes interesantes como tapioca, trigo, boniatos o cebada.

Ddeok (dulces de arroz)

Decir que a los coreanos les encanta el arroz es quedarse corto. No prescinden de él ni en los postres. Los dulces de arroz, llamados ddeok, son unas pequeñas bombas de azúcar de diferentes tamaños, colores y formas y cortados en bocados. Algunos se combinan con judías, castañas o dátiles mientras que otros se pueden comer solos.

Fotos: 1 & 2 cafebabel.com; 3 Preetamrai/Flickr; 4 monkeyjunkie/flikr