Fútbol y política: centro de Balotelli, gol de Bersluconi

Artículo publicado el 5 de Febrero de 2013
Artículo publicado el 5 de Febrero de 2013
¿Un Balotelli hace verano? El fichaje del enfant terrible del fútbol italiano por el Milan ha sido una de las bombas del mercado invernal, cuyas consecuencias se espera que vayan más allá de los rectángulos de juego de la Serie A y lleguen hasta el terreno político.

Junto con la llegada de David Beckham al Paris Saint-Germain, el Milan del expresidente Silvio Berlusconi protagonizó el miércoles 30 de enero una de las bombas del mercado de invierno al hacer oficial el fichaje de Mario Balotelli. El traspaso del polémico internacional italiano se estima en 23 millones de euros y viene acompañado de un salario anual de 4,5 millones. Lo que no se sabe aún es si Balotelli ofrecerá parte del mismo a obras benéficas como así va a hacer la estrella inglesa en la capital de Francia.

Balotelli, ¿el mejor aliado político?

En el Manchester City, no fueron sus dos temporadas irregulares por lo que destacó el futbolista, sino por sus extravagancias fuera del terreno de juego: desde prender fuego en su domicilio a entrar ilegalmente y de noche en una escuela pública para utilizar los lavabos. Su ya célebre frase “Why always me?” estampada en la camiseta arrasó en internet y suscitó un buen número de parodias. Ya como jugador del Inter de Milán, el enfant terrible del fútbol italiano había sido protagonista de varios escándalos como cuando se puso la camiseta del equipo rival de la ciudad en un programa de televisión.

“Si el traspaso de Balotelli puede determinar el voto, estamos perdidos como país”

Sería injusto asociar a Balotelli solo con sus extravagancias extradeportivas: sus actuaciones en el terreno de juego le han valido llegar a ser internacional por Italia de manera indiscutible, sobre todo después su doblete en la semifinal contra Alemania y que le convirtió en héroe nacional. El nuevo delantero rossonero no tardó en llamar la atención: en su primer partido marcó dos goles. Un soplo de aire fresco en un Milan en apuros que se encuentra lejos de la Juventus de Turín en la lucha por el campeonato italiano. Así y todo, la llegada del prodigio se hizo notar, una vez más, fuera del rectángulo de juego, donde partidarios y detractores milaneses del jugador se enfrentaron.

Sin embargo, la llegada de Super Mario salta a los titulares por su aspecto extradeportivo. Muchas son las voces que, por toda la península italiana, señalan irónicamente la coincidencia entre el traspaso y la enésima campaña presidencial de Berlusconi. Así, tras la victoria del Milan, el periodista Wolf Piccoli tuiteaba con malicia: “Ballotelli marca por primera vez con el Milan. Una asistencia de gol para Berlusconi, aunque Bersani (candidato del centro-izquierda italiano) reclama fuera de juego”. En Facebook, Roberto Saviano —autor del superventas Gomorra— se negaba a creer que el fichaje de Balotelli pueda desembocar en un trasvase de votos: ”Si el traspaso de Balotelli puede determinar el voto, estamos perdidos como país”.

Mientras que las críticas arreciaban en las redes sociales, los periódicos tradicionales cubrían la noticia de manera parcial e incondicional. Así, el día después de la magnífica actuación de la selección italiana de rugby ante Francia, La Gazzetta dello Sport no hablaba de otra cosa que de Balotelli. Los periódicos nacionales destacaban igualmente la actuación del futbolista. ¿Sorprendente? No si tenemos en cuenta que la familia Berlusconi controla una parte importante de la prensa y de los medios italianos a través de Mediaset, quien impone las prioridades de la actualidad al conjunto del panorama periodístico. Y con un porcentaje de popularidad en las cotas más bajas desde su dimisión, todos los medios son buenos para hacer subir a Il Cavaliere en las encuestas.

Super Mario e Il Cavaliere

¿Todos los medios? Esto ya no sorprende a los italianos, que están acostumbrados a ver como sus elecciones toman carices de programa de telerrealidad en los que Berlusconi participa personalmente. Desde ¿Quién quiere bajar los impuestos? (el candidato ha prometido recientemente revertir el IMU, un impuesto sobre el patrimonio que la presión de la UE en 2011 le obligó a imponer) a Viva mi vida de presidente delAC Milan a través del fichaje de Balotelli que el mismo calificó, hace dos semanas, de “manzana podrida” que podría afectar al resto del equipo. Una vez más, un giro de 180 grados del Cavaliere.

Coincidencia o no, Super Mario no es solo el mote de Balotelli, sino también el de Mario Monti, el sucesor y ahora oponente de Berlusconi en las próximas elecciones. ¿Podría ser la señal de un enésimo giro de la situación? El periodo de traspasos ha llegado a su fin, aunque no se puede descartar un acuerdo tácito…

Foto: portada, © cortesía de la página oficial en Facebook de Balotelli. Vídeos: dado98suv/YouTube y AndreaTucci1/YouTube.