Galería: La oposición en Moldavia vuelve a salir a las calles

Artículo publicado el 29 de Enero de 2016
Artículo publicado el 29 de Enero de 2016

Desde noviembre de 2014, Moldavia ha vivido la serie de protestas más multitudinarias desde los años 90. Manifestaciones en la ex república soviética tanto por parte del sector pro-europeo y la oposición pro-rusa en contra de la oligarquía política en el poder. La más reciente ola de protestas contra el nuevo gobierno de Pavel Filip es la tercera en menos de un año.

Los manifestantes han vuelto a las calles en Moldavia. En la plaza principal de la capital del país, Chisinau, las personas se reúnen, resistiendo las gélidas temperaturas de -10 grados o más, para escuchar a los líderes de la oposición anunciar la fecha límite que han dado al gobierno recién elegido de Pavel Filip para dimitir y llamar a nuevas elecciones. El ultimátum fue fijado para ayer por la tarde, pero finalmente no fue tomado en consideración. Parece que los manifestantes moldavos están preparados para otra ronda.

Se estima que el pasado domingo cerca de 20.000 moldavos salieron a las calles. Después de caminar desde la plaza principal que atraviesa el barrio de Buiucani, la multitud bloqueó una de las principales vías de acceso a la ciudad de Chisinau. Las autoridades están revisando las ramificaciones legales de la protesta, pues los organizadores no habían recibido autorización para la marcha o la interrupción del tráfico.

El tráfico estuvo parado durante el largo tiempo en el que la multitud se dirigió desde la plaza principal a través de las áreas de Buiucani y Sculeanca y viceversa, a la vez que llamaban a la gente que observaba desde las ventanas para que se unieran a ellos con gritos de "¡No te quedes en casa!".

En enero, los organizadores de las dos ciudades de tiendas de campaña (uno frente del edificio del Parlamento y otro en la plaza principal Piata Marii Adunari Nationale) unieron sus fuerzas. Con motivo de la gran protesta del domingo 24 de enero, el gran escenario y la pantalla grande fueron trasladados desde el campamento del Parlamento a la plaza principal.

Los líderes de ambos movimientos de protesta se esperan en el escenario principal para el inicio de la jornada. Están presentes tanto Andrei Năstase, líder de la Plataforma Cívica "Demnitate şi Adevăr" (Dignidad y Justicia) como Igor Dodon, líder del Partido Socialista (PSRM) y Renato Usatîi, el líder de "Nuestro Partido" -una extraña coalición creada para la ocasión.

Después de que algunos manifestantes atacaran a la entrada trasera del edificio del Parlamento, se encienderon fuegos para calentar la multitud reunida frente al  "Campamento de la Victoria". Socialistas y miembros de "Nasha Partiya" (Nuestro Partido) han sobrevivido al duro invierno en tiendas de campaña con calefacción y cabañas hechas de planchas de poliestireno.

El número de tiendas de campaña ha ido aumentando constantemente desde que tuvo lugar la principal protesta el 6 de septiembre de 2015. La gente despierta en la plaza principal y se reúnen para charlar y tomar el desayuno. Se han recibido gran cantidad de donaciones desde todas partes del país, y también desde el extranjero, incluyendo comida y dinero.