Gaza: Calendario de retirada cargado

Artículo publicado el 18 de Agosto de 2005
Artículo publicado el 18 de Agosto de 2005

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

La retirada israelí de Gaza podría ser la oportunidad perfecta para que el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas, reforzara su condición de 'número uno' palestino. ¿Logrará reunir la autoridad suficiente como para lograr un acuerdo de paz con el Estado de Israel?

La oposicion de los colonos no frenará la intención del primer ministro, Ariel Sharon, de completar su plan de retirada unilateral de Gaza: quienes no se marcharan antes del 17 de agosto, serám expulsados por la fuerza. ¿Qué ocurrirá ahora que Gaza va a quedar libre?

Conflicto interno

Mantener libre de tensión la Franja de Gaza es uno de los mayores retos que deberá enfrentar el recién elegido presidente palestino, Mahmud Abbas (Abú Mazen). Mientras 8.000 israelíes se preparan para abandonar la Franja de Gaza junto a soldados israelíes, cabe preguntarse cómo se mantendrán la paz y el orden en la zona. Junto a las fuerzas policiales de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) fuerzas de paz egipcias han comenzado a relevar a las israelíes. En cuanto a los hogares e infraestructuras abandonadas por los residentes israelíes, han sido destruidas para evitar que los palestinos las posean. Las autoridades israelís pretenden destruir las casas que queden en pie.

Después, seguro que Gaza disfrutará de su nuevo estatus con un buen número de celebraciones que seguirán a la retirada. Pero las celebraciones no durarán mucho tiempo, pues Abbas deberá comenzar a trabajar en la organización de las elecciones generales palestinas que se celebrarán el próximo invierno. Mientras la ANP se centra en las elecciones, los corruptos políticos locales, con poco crédito ante los habitantes de Gaza, dejan a la organización terrorista Hamás con altos porcentajes de popularidad ente los palestinos. Hamás ha ganado terreno desde el comienzo de la Intifada creando sus programas propios de bienestar como en los terrenos de la salud o la educación, que la OLP siempre ha fallado en arbitrar.

La cuestión de Hamás

Las elecciones, inicialmente convocadas el pasado mes de julio, se celebrarán en enero de 2006 para asegurarse de que el plan de retirada de Gaza se desarrolla según lo previsto. El motivo principal de este retraso es que Al Fatah, el partido liderado por Mahmud Abbas, teme perder frente a Hamás, comprometiendo así el proceso de paz de la región y la retirada israelí. La organización terrorista, cuya ambición inicial sigue siendo erradicar el Estado de Israel, ha reivindicado numerosos ataques que han acabado con la vida de cientos de inocentes. Su victoria en las elecciones comprometería cualquier oportunidad para la paz, dejando a Abbas con la única opción de llevar a cabo reformas institucionales que incrementen sus poderes todo lo posible. De este modo, un Abbas poderoso podría sofocar cualquier intento de Hamás de jugar un papel político significativo en política local y exterior, pues con Hamás entre los negociadores de la ANP serían imposibles las conversaciones con Israel.

Quizá entonces las negociaciones entre ambas partes podrían tener lugar. Sin embargo, Hamás es una más de las muchas organizaciones terroristas de la región. Abbas se enfrenta ahora al complicado reto de convercerlas para que reconozcan la existencia y la legitmidad del Estado de Israel. Así podría retomarse la 'Hoja de Ruta', aunque aún tendría que fijarse un calendario. Mahmud Abbas aún tiene mucho trabajo que hacer. Deseémosle buena suerte.