Gediminas Urbonas: Nunca existieron ideas Comunistas reales en la Lituania ocupada

Artículo publicado el 11 de Junio de 2007
Artículo publicado el 11 de Junio de 2007
Este ex soldado Soviético de 40 años, ha dedicado la mayor parte de su vida a esculpir en los espacios públicos de Lituania, instando a Occidente a comprender qué es el Comunismo y luchando contra las privatizaciones.

A Gediminas Urbonas le come el papeleo de su mesa de desayuno de una cafetería no muy lejos del parlamento lituano en Vilnius. Viste ropa de camuflaje, reminiscencias del antiguo soldado soviético que fue. Este alumno de la Academia de Arte de Vilnius se graduó en 1994, diez años después de comenzar sus estudios, después de haber sido “forzado a abandonar la universidad’ para servir al ejército.

Con el período de transformación de la sociedad lituana y la independencia en 1991, Urbonas “se rehabilitó a sí mismo” convirtiéndose en uno de los escultores de arte contemporáneo más importantes del país. A su vuelta, el antiguo soldado creó una red de artistas de todo el mundo. Poco después de la caída del muro de Berlín, comenzó a explorar la transformación post-soviética de la sociedad lituana junto a su mujer Nomeda.

Vilnius ha sido el campamento base de Urbonas durante más de una década. Reconocido entre los profesionales de arte contemporáneo del mundo entero, su obra moderna y ecléctica se exhibe en toda Europa.

Soldado del arte

“Mi conciencia como ciudadano y como artista coincide con los acontecimientos políticos”, dice Urbonas, llevándose sus papeles a su desgastada chaqueta de cuero apoyada junto a él. “Y mi arte está inevitablemente tintado de contenido político. Las autoridades estaban frustradas durante la perestroika (el líder soviético Gorbachov planeaba la reestructuración de la economía soviética en 1987). Hasta la independencia en 1991, todo el mundo temía al monstruo de la KGB (La policía secreta rusa entre 1954 y 1991)”.

“Mientras sucedía todo esto, yo estaba creando diversas organizaciones de arte y otras plataformas públicas –¡el gobierno por entonces era bastante permisivo!-”, exclama Urbonas. “Nadie se hubiera imaginado que el ‘sistema’ se encontraba tan débil. De hecho, hoy en día existen más obstáculos para diseñar plataformas públicas con contenidos artísticos que antes.”

Esculpiendo el espacio público

Urbonas pronto descubrió que su categoría de arte hardware, con edificios para luchar contra la privatización económica, fue recibida con menos entusiasmo de lo esperado tanto por las autoridades como por los hombres de negocios. “No estaban interesados en lo que significaban las viviendas que estaban construyendo.” El ayuntamiento de Vilnius se opuso a su particular espacio de arte en la primavera de 2005, el Pro-test Lab.

Al final se montó en un cine privatizado llamado Lituania, después de que Urbonas usara Pro-test Lab como foro para animar a 7.000 ciudadanos a firmar una petición para evitar la demolición del las últimas salas de cine independiente. “Para mí fue la mejor representación del interés social de los cinéfilos de Vilnius. Sin embargo, el Ayuntamiento no lo consideró importante y me acusó de ‘falsear’ la orientación de la opinión pública para salvar el edificio.”

Otra plataforma pública creada por el escultor en 1995 fue la Geležinis Kablys (‘Garfio de hierro, como punto de encuentro alternativo para la gente joven. Pero su enfoque artístico se movió en una línea menos agresiva. “Estudiar el contenido de los espacios públicos y el cruce de intereses pasó a ser al final más importante para mí que trabajar con edificios.”

Palomas lituanas

“Nunca he sido uno de esos solitarios genios del modernismo, encerrado en su casa y ocupado en crear algo que posiblemente nunca verá la luz. Como escultor y ciudadano, estoy muy contento de seguir retando a las constructoras. Y siempre he trabajado en equipo.” Por el momento, el equipo de los Urbonas está organizando un vuelo de palomas blancas desde Venecia a Roma, con el “International Pigeon Race. “Queríamos reconducir la percepción que Occidente tiene sobre el Comunismo en los países post-soviéticos.”

“Re-moldeamos el Comunismo con el objetivo de conseguir poder, infraestructuras y dinero. La mayoría de nosotros fue Comunista para poder ayudar a Lituania en su día.” La finalidad de la exhibición de la Bienal de Arte Contemporáneo de Venecia, es solicitar de forma pacífica que se devuelva la “Villa Lituania” (embajada Lituana anterior a la II Guerra Mundial) a su dueño. Al mismo tiempo, le diremos al mundo que no hubo ideas Comunistas reales en Lituania durante su ocupación.”

Urbonas ya está en pie. “Nuestro proyecto quizás cambie la actitud de Occidente con los países post-soviéticos”, dice poniéndose la chaqueta. “Los Lituanos también pueden llegar a educar a Europa sobre su Historia, en especial a través de la cultura.”