Generación ni-ni

Artículo publicado el 29 de Enero de 2010
Artículo publicado el 29 de Enero de 2010

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Duermen en la misma cama desde hace 30 años y no corren el peligro de salir de su habitación de adolescente. Los ‘bamboccioni’ dan de qué hablar en Italia

Italia ha batido un nuevo récord: es el país europeo con los jóvenes más viejos. Pues sí, porque según unas despiadadas estadísticas, son casi cinco millones y medio los italianos entre los 18 y los 34 años que todavía viven con sus padres (el 69,7% del total en esta franja de edad). Ya en el lejano 2007, el entonces ministro de Economía Tommaso Padoa Schioppa tronaba: “¡Los hijos de mamá fuera de casa!”, sin ser escuchado del todo. Hoy es otro ministro el que abre de nuevo el debate: “¡el dinero de las pensiones para los ‘bamboccioni’!” ha propuesto el titular de la Función Pública, Renato Brunetta, afirmando que él mismo, en su tierna edad, formó parte de ellos.

Esas historias de ‘generación cero’ (cero empleo, cero expectativas) son historias de una realidad ordinaria, de jóvenes que, por razones económicas, prefieren quedarse con sus padres porque no se pueden permitir alquilar un piso. El término ‘bamboccione’, que en español significa ‘inocentón’, se considera un neologismo del idioma italiano: viene de ‘bamboccio’, que no es otra cosa que un hombre torpe, tonto, inmaduro. Otro término utilizado para definir la misma categoría de personas es ‘fannulloni’: ‘ocioso’ o 'que no hace nada'.

¿Y qué pasa en el resto de Europa? ¿Existe un término para calificar a estos eternos adolescentes? Pues sí, lo que prueba que el problema no solamente se encuentra en Italia. En Francia se les llama ‘tanguy’ a raíz de la película con el ese título que en el año 2001 contaba la historia de un joven, Tanguy precisamente, que aún vive con sus padres a sus 28 años… y con un título universitario en el bolsillo.

En Alemania se les llama ‘nesthocker’ o ‘aves que se resisten a dejar el nido’ y también ‘muttersöhnchen’, es decir, ‘niño de mamá’. Los polacos tienen varios términos para definirlos. Uno de los más originales es, seguramente, ‘na garnuszku rodziców’, lo que viene a decir ‘en el bolsillo de los padres’, porque aún no han salido del paraguas económico paterno. En España, donde el grupo es numeroso, cobra fuerza un nuevo término: ‘Generación ni-ni’ que resume bastante bien la situación de los jóvenes que ni estudian ni trabajan. Y claro, con estas condiciones, siguen viviendo con sus padres.

Aunque toda Europa se burla de estos eternos adolescentes, ellos parecen no ver el problema y viven apaciblemente con sus padres. Así que, ¡viva el ‘bamboccione’! El nuevo estatus del siglo XXI en crisis.