Ghaleb Jaber Martínez: “Debemos hablar con el mundo árabe, no del mundo árabe”

Artículo publicado el 12 de Noviembre de 2012
Artículo publicado el 12 de Noviembre de 2012
Se trata de uno de los mayores defensores del cine árabe en España, además de ser el director del festival Amal, celebrado anualmente en Santiago de Compostela. Es precisamente en esta ciudad donde hemos podido compartir reflexiones y puntos de vista en un largo brunch con tintes cinematográficos y el aroma de la gastronomía bereber.
Una cita con el progreso audiovisual y el descubrimiento de las técnicas de rodaje de los vecinos de Europa.

Un café con leche y un refresco con escaso gas ceden el paso a la conversación. La capital gallega como testigo del encuentro. Ghaleb Jaber Martínez es de esas personas que aman su trabajo y en su mirada se percibe el amplio conocimiento y la seguridad a la hora de hablar de la esfera audiovisual: son ya diez años los que ha estado al frente del Festival Internacional de Cine Euroárabe Amal, desde el inicio de su andadura. Y espera continuar muchos más porque el germen de esta celebración es precisamente eso: iniciar la curiosidad del público y lanzarse a hablar con el mundo árabe para borrar estereotipos que lo único que aportan es miedo, alimentado por la persistencia del desconocimiento.

“Creo que hemos cumplido parte de nuestro objetivo, que era mostrar a la sociedad española la realidad del cine árabe. Hemos sobrepasado la frontera de Galicia y nos hemos convertido en un festival para toda España. El futuro nos depara incertidumbre por la situación que vivimos en nuestro país, donde parece que la cultura es un bien de lujo”. Viste con colores oscuros y sus argumentos cinematográficos, de gran peso, ganan aún más fuerza según avanza la charla. Fiel defensor del desarrollo cultural y de los sentimientos como unión entre pueblos: “Todo lo que es cultura rompe fronteras porque se trata de emociones humanas que sobrevuelan las barreras geográficas para encontrar otros seres humanos. Al final, lo que hace que se unan las personas son las emociones, no las relaciones diplomáticas ni los acuerdos comerciales”.

Heterogeneidad audiovisual

“No estoy en contra del cine de Hollywood, pero tampoco estoy a favor de lo monotemático, de que solo tengamos una oferta fílmica. El cine educa y transmite valores y cuanto más diversa sea la cultura audiovisual que tengamos, más variada será nuestra mente”. El cine árabe se encuentra plenamente preparado para llegar a Europa a través de iniciativas como este festival, siempre y cuando se muestre un interés por parte de las administraciones públicas y privadas. En la teoría se cumple, en la práctica cada vez menos: “Es un cine más necesario de lo que estamos acostumbrados a encontrar en las salas, fuera de lo habitual”.

En la imagen, el director de Amal con el colaborador de “El País” y experto en Relaciones Internacionales, quien ofreció una charla acerca de Siria durante esta edición del festival.

El Teatro Principal de Santiago de Compostela pone en marcha su antiguo proyector para mostrar el mensaje de lucha y esperanza de los directores árabes. Ghaleb mantiene firmemente su idea de que todos los relatos que componen esta cita están dotados de una gran pureza, alejados de objetivos propagandísticos. Es un cine muy social, que trata de reflexionar sobre la propia sociedad. Una lucha constante entre los estereotipos transmitidos por los medios de comunicación y la verdadera experiencia del pueblo, reflejada en las propias películas.

Los temas que en ellas se tratan ya son motivo de otro debate. Para unos demasiados constantes, para otros excesivamente innovadores. “El cine árabe aborda la temática de la guerra y la defensa de la mujer porque es la realidad que viven y no pueden escapar de ello. Es algo que no puede ser ignorado. La diversidad del cine árabe responde a la diversidad cultural de este pueblo. Muchas veces encasillamos lo árabe como una unidad, como algo homogéneo y para nada tiene que ver el cine de unos países con otros”.

Valiente, original, de calidad

“La actitud inicial que debe tener el espectador ante este cine es la misma que se tiene cuando se espera ver una buena película, porque al hablar de cine árabe no estamos hablando de un cine de peor calidad, sino todo lo contrario. El público no debe anclarse en los modelos que han marcado los medios de comunicación, sobre todo después del 11 de septiembre. Debemos hablar con el mundo árabe, no del mundo árabe”.

Son diez años los que Ghaleb Jaber Martínez ha estado al frente de este evento, cuyo objetivo es mostrar la realidad árabe a través del celuloide.

Es precisamente una cuestión de actitud lo que enfrenta al público europeo con las películas que se alejan del entorno comercial de las grandes distribuidoras. Crítico una vez más con los estereotipos y las imágenes preconcebidas, Martínez comenta: “Me sorprendió el año pasado, cuando cayó el régimen de Túnez, que mucha gente cuando salía del cine comentaba que había estado en ese país de vacaciones y no sabían que allí había una dictadura. El cine ayuda a abrir mentes, fronteras y por eso quizá no interesa a la comunidad europea conocer la auténtica realidad de lo que está sucediendo en estos países”.

El camino de Santiago: puente de culturas

No hay lugar a dudas: el cine que acude peregrinando hasta Santiago completa la multiculturalidad de la ciudad. Un casco histórico cosmopolita, el final de un camino que se concibe como columna vertebral de Europa. “El hecho de irnos a otra ciudad siempre lo tenemos presente. Si tuviésemos que mover el festival de ciudad, tendría que ser precisamente por la falta de apoyo de las instituciones locales. Aun así, no dejaremos de hacer de la cultura nuestra bandera y demostrarle a la ciudadanía que progresaremos a través de ella, porque es la única riqueza que nadie puede embargar ni recortar”. Rotundo y conciso. ¿El futuro? No puede estar más claro. Larga andadura del cine árabe en España y Europa mientras el tesón y la constancia de figuras como Ghaleb Jaber Martínez permanezcan intactos.

Fotos: portada y texto, © Festival Internacional de Cine Euroárabe Amal.