"Girlfriend in a coma": Llega a Berlín la película censurada en Italia

Artículo publicado el 22 de Abril de 2013
Artículo publicado el 22 de Abril de 2013
"Girlfriend in a Coma" ha llegado a Berlin. La directora, Annalisa Piras, la presentó el domingo por la tarde en el Babylon Kino Mitte. La reacción del público, compuesto en su mayoría por italianos residentes en el exterior, ha sido crítica y muy participe. Alguno incluso admite haberse conmovido en algunos momentos de la proyección.
Génesis y historia de un documental que quiere despertar Italia de un coma que ha durado ya bastante.

"Girlfriend in a coma" cuenta del colapso moral y económico experimentado por Italia en las últimas décadas, en busca de los responsables a campo abierto entre políticos, emprendedores, sociedad civil y Iglesia Católica, hurgando no sólo en los laberintos oscuros del país, sino también aventurándose en el descubrimiento de sus potencialidades, de sus ideas de éxito y redención. La narración está acompañada por animaciones y pasajes de la Divina Comedia y, así como entonces Dante dividió sus contemporáneos entre Infierno y Paraíso, los personajes del presente italiano están divididos entre la mala Italia y la buena Italia sobre la base de sus culpas o de sus virtudes. Los autores son la periodista italiana y residente en LondresAnnalisa Piras y Bill Emmott, ex director de la revista económica inglesa The Economist, de cuyo libro "Good Italy, Bad Italy" toma origen este documental, de historia no poco tormentosa.

"Girlfriend in a Coma": lucha contra la censura

Como cuenta la directora de la película después de la proyección, el documental ha, de hecho, encontrado una fuerte resistencia a la programación, enfrentándose con prohibiciones, censuras y la búsqueda de canales de distribución alternativos. La primera proyección italiana, prevista para el 13 de febrero en el MAXXI de Roma, en plena campaña electoral, ha incluso oficialmente cancelada. Desde entonces ningún gran circuito de distribución ha querido proyectar la película en las salas. Llegados a este punto, se ha movilizado la sociedad civil, que ha organizado proyecciones en todas las principales ciudades italianas también con el apoyo de las universidades. En la televisión no le fue mejor. La7 y Sky han proyectado la película, pero se introdujo en el calendario pocos días antes de la trasmisión y con la menor publicidad posible, casi como para no molestar demasiado.

El telón se abre sobre el lado oscuro de Italia, narrada en su ilegalidad a través de las palabras de Marco Travaglio, vicedirector del Fatto Quotidiano, del periodista Roberto Saviano y del fiscal antimafia Nicola Grattieri, mientras en la segunda parte la buena Italia se presenta con sus múltiples voces, a partir de la de Emma Leone, cofundadora del Proyecto Sur de Lamezia Terme, que trabaja para crear un espacio de legalidad en la Calabria oprimida por la criminalidad organizada. También en Calabria habla Vincenzo Linarello, presidente del consorcio GOEL, cuyo objetivo es el de crear un sistema financiero legal, contrario al de la precariedad estructural. Al contarlo, están también emprendedores de fama internacional como Giovanni Ferrero y Carlos Pietrini, fundador de Slow Food, que habla del derecho a la igualdad de los productos alimenticios para todos vinculado a la agricultura y a la justa remuneración de sus empleados.

El recorte económico de Bill Emmott es evidente sobretodo en la segunda parte, que pone acento sobre las fuerzas dinámicas de la industria italiana, dando voz en particular a los sectores del diseño, de la producción de calidad y responsable, esa Italia que influye el mundo con su soft power basado en el gusto, en el estilo, en la cultura. Pero no sólo. Los autores cuentan de los proyectos sociales contra las mafias, como el del Padre Giacomo Panizza de Proyecto Sur. Entran en el mundo de la cultura, que aún se resiste a la debacle, narrando la historia del Teatro Valle en Roma. Destacan el rol central de las mujeres, retratadas como la gran fuerza todavía tácita, cuando incluso no sometida del país, dejando la palabra a Cristina Comencini del movimiento Si no es ahora cuando.

Los vicios y las virtudes de un documental

"¿Como poner a laFiatentre los buenos, representada en la película porLapo ElkannySergio Marchionne, o laFerrero?", preguntó a la directora más de uno entre el publico al final de la proyección, alimentando un animado debate. "Estas realidades industriales son percebidas en Inglaterra, y más en general en el extranjero, como grandes clásicos italianos", responde Annalisa Piras, que debe defenderse ante el público también por el juicio sumamente positivo dado en la película a la figura de Mario Monti, percibido en cambio en muchas partes del público como una expresión de inmovilismo y de pereza."La película ha sido realizada en el 2011", se defiende, "cuando aún no se albergaban esperanzas positivas de renovación en la acción del gobierno".

En toda Europa, el documental ha sido elogiado por el esfuerzo en la búsqueda de las causas de los males de la sociedad y de las esperanzas de redención presentes aún en el país, y sobretodo, por el filo crítico. Sin embargo, con la proyección ya concluida, resulta evidente como la película, pensada por un target extranjero, resulte redundante para un público italiano, que siente escuchar por la enésima vez los defectos de un Bel Paese que conoce demasiado bien, con un punto de vista en el cual no logra identificarse hasta el fondo.

"¿Cómo alcanzar la parte del país que esta película no mirará y que pasará por alto este debate?", se pregunta uno de los puestos. En otros términos, ¿cómo recuperar aquella parte del país que se ha divorciado del bien común y si ha enrocado en la ilegalidad, en el corporativismo, en la evasión fiscal, en el trabajo negro y que tiene en ciertas personalidades la garantía política de este (des)orden de las cosas? El debate está abierto. Y, después de la proyección, continúa en la web, pensado como un proyecto de participación social, donde los ciudadanos pueden pronunciarse sobre la buena y la mala Italia, para que finalmente se les tome en consideración.

Foto: portada © pagina facebook oficial "Girlfriend in a Coma"; video: trailer © micoluccid/YouTube.