Grexit: política en el fondo de una botella

Artículo publicado el 10 de Septiembre de 2015
Artículo publicado el 10 de Septiembre de 2015

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

50 céntimos de euro. Ese es el precio de una botella de 20 ml de Grexit: vodka con limón. Uwe Dahlhoff, empresario de Westfalia, registró la marca en la Oficina Alemana de Patentes y Marcas. En la prensa europea, mientras tanto, el término 'Grexit' se ha convertido en sinónimo de "posible salida de Grecia de la eurozona".

Los días en que los griegos y los alemanes mantenían relaciones cordiales y celebraban acontecimientos juntos, por ejemplo la legendaria victoria de Grecia en el campeonato de Europa de fútbol 2004, parece desgraciadamente cosa del pasado. No obstante, el hombre de negocios Dahlhoff está seguro de que las críticas a propósito del producto que ha elaborado serán positivas en los dos países y que la gente se lo tomará con humor a pesar de sus tensas relaciones. El periodista griego Aggelos Andreou, por citar a alguien, está de acuerdo con la idea y la considera "divertida y creativa". Según él, algunos griegos se ofenderán pero "se trata de personas que carecen de humor". El empresario alemán piensa que su producto servirá también de "cambio de chip para los alemanes", que podrán así reflexionar un poco más sobre la difícil situación que atraviesa Grecia.

La bebida a base de vodka y limón, con una graduación alcohólica del 16 %, no es la primera bebida espiritosa potencialmente ofensiva que saca al mercado: anteriormente era posible encontrar en los supermercados productos como el Helmuts Birne, un aguardiente de pera que hace referencia al antiguo canciller Helmut Kohl, o incluso el Erichs Rache, un licor de hierbas cuyo nombre apunta a Erichs Honecker y algunos alemanes del este nostálgicos de la extinguida República Democrática Alemana (RDA).

Dado que el ouzo, el licor más tradicional y conocido de Grecia, solo puede elaborarse actualmente en ese país, Uwe Dahlhoff eligió para su bebida el equivalente ruso: el vodka. ¿El hecho de que el vodka no sea un aguardiente de anís, le ha supuesto un problema? Al respecto, Uwe Dahlhoff responde: "Desde luego lo ideal habría sido elaborar la bebida con ouzo pero, en el fondo, el ouzo es una bebida nacional griega y tiene que seguir siéndolo".

Uwe Dahlhoff optó por el equivalente ruso del ouzo pero, tras esto, se imponía hacerle una pregunta: ¿no tuvo nunca ocasión de promover un producto que hiciese referencia al presidente ruso Vladimir Putin? Dahlhoff señala que no es tan fácil poner en el mercado tal producto. "Tendría que ocurrir alguna cosa extraordinaria". 

El lunes 13 de julio, los países de la eurozona decidieron ayudar a Grecia de una u otra manera: es posible que la marca Grexit pueda perdurar. Aunque la idea de un Grexit -basado en la salida de la zona euro- parece haberse abandonado, el inventor de la bebida tiene ya otros proyectos: en caso de una salida real del país de la zona del euro, quiere lanzar al mercado una bebida energética con la misma marca y cuyo eslogan sería una metáfora: "después de beber Grexit es totalmente posible tener fuerza para sobreponerse. Pues, personalmente, estoy convencido de que los griegos están siendo realmente maltratados. No se merecen para nada lo que les está ocurriendo actualmente". 

Este hombre de negocios explica también que no tenía totalmente previsto lanzar su marca antes de que la revista económica Wirtschaftswoche investigase, a sus espaldas, sobre el producto. Con anterioridad había patentado la marca: "Por lo tanto, seguramente, no tenía la posibilidad de actuar de otro modo. Ellos, de todas maneras, habrían publicado sus informaciones. Por lo tanto, yo también tenía la 'obligación' de fabricar productos".

Una cosa parece cierta: la mente empresarial de Uwe Dahlhoffs y su creatividad están muy lejos de estar agotadas. Actualmente, según ha dicho, no tiene ningún proyecto en marcha, pues " eso depende siempre de lo que ocurra actualmente en el mundo en el terreno de la política". 

En Alemania, la venta online está en su apogeo. No obstante, queda una pregunta por responder: exactamente, ¿cuántos griegos comprarán el cóctel de Uwe? ¡Prost! y ¡Jamas! ['¡Salud!',  en alemán y en griego, respectivamente].