GUÍA DE LA LITERATURA SEXUAL EUROPEA: CINCO LECCIONES DE LOS CLÁSICOS

Artículo publicado el 26 de Septiembre de 2013
Artículo publicado el 26 de Septiembre de 2013

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

A mediados de mes, el defensor del menor en Rusia, Pavel Astakhov, afirmó que para proteger a los niños de la corrupción, los jóvenes deben leer clásicos con el fin de recibir una buena educación sexual y aprender lo que necesitan saber sobre amor, relaciones, castidad y valores familiares. De la Francia sádica a la gótica Irlanda, la literatura clásica europea da ejemplos moralizadores  dudosos.

RUSIA: ANNA KARENINA, DE LEÓN TOLSTÓI (1877)

Creo que si es verdad eso de que hay tantas mentes como cabezas, entonces debe haber tantos amores como corazones”.                                    

En  Anna Karenina, de Tolstói, el amor está enlazado con la tristeza, la lujuria se ve ensombrecida por presagios y el sexo acaba siendo la perdición de los personajes. La bella aristócrata Anna Karenina, aburrida e insatisfecha por la falta de pasión en su matrimonio con un ministro del gobierno, encuentra el amor en los brazos de un cortés oficial militar, el Conde Vronski. Su matrimonio se termina, su affaire se convierte en un asunto público y Anna se ve rechazada por la sociedad y por sus amigos. Su relación con Vronski empieza a desmoronarse, ayudada por la hipocresía de una sociedad que permite que él siga con su vida de forma normal mientras que ella permanece sola y excluida. Celosa, paranoica y posesiva, Anna teme que Vronski la deje, y tras una pelea especialmente acalorada, se lanza a las vías del tren.

Lección nº1: Desamor, desesperación y suicidio.

ITALia: El decamerón, de Giovanni Boccaccio (1353)

“Boca besada no pierde fortuna, es más renueva como la luna”

El escritor renacentista Giovanni Boccaccio tenía unas ideas poco convencionales para su época, incluida la excéntrica idea de que las mujeres eran, de hecho, humanas, y lo que es incluso más asombroso, que podían ser iguales a los hombres en algunos aspectos. En Decamerone (“El Decamerón”), un texto que se suele considerar precursor de Los Cuentos de Canterbury de Geoffrey Chaucer, Boccaccio reúne a sus diez jóvenes personajes en una casa de campo aislada y les hace contar cuentos sobre la vida, el pecado, el amor y la lujuria.

Hay gran un gran contenido sexual en estas historias: desde un convento en el que unas monjas contratan a un jardinero para que cubra todas sus necesidades sexuales, a un ermitaño que desflora a una joven solo para descubrir que el apetito sexual de la chica es mucho mayor que el suyo propio, pasando por relaciones extramatrimoniales y multitud de juegos escandalosos. Boccaccio evita ser moralizador sobre estos temas, y considera que las leyes de la naturaleza so mucho más persuasivas que la simple moralidad social.

Lección nº 2: El amor y el sexo son unas fuerzas de la naturaleza irresistibles.

irlanda: Drácula, de Bram Stoker (1897)

Había en ella una voluptuosidad deliberada que era a la vez excitante y repulsiva, y al arquear el cuello llegó a lamerse los labios como un animal… Su cabeza descendía cada vez más… cerré los ojos en un lánguido éxtasis y esperé”.

En esta novela epistolar del siglo XIX todo está rodeado por el sexo. Mucho antes de Crepúsculo  ya había chicas extasiadas por los vampiros, el Conde Drácula seducía a las mujeres para que abrieran sus alcobas. Y él no brillaba. En lugar de eso, el sanguinario aristócrata corrompía a las castas chicas inglesas con la penetración, un método que lo convertía, en cierto modo, en su padre y su compañero sexual.

La cosa se pone incluso peor. Una dicotomía entre la virgen y la puta, que pocas veces ha sido tan escalofriante, está presente en un texto que muestra el terror Victoriano de la sexualidad femenina. El Conde Drácula transforma a la dulce Lucy con un mordisco que la convierte en una sanguinaria depredadora sexual. Sus anteriores pretendientes, horrorizados por el deseo que la no-muerta Lucy despierta en ellos, se reúnen para clavar una estaca en su corazón. Una estaca grande, de madera. No hace falta ser Freud para adivinar el significado.

Lección nº3: Necrofilia, incesto y sexo en grupo.

españa: Don Quijote, de Miguel de Cervantes (1605)

“No se abrazaron unos a otros porque donde suele haber mucho amor, no suele haber demasiada desenvoltura”

Don Quijote es básicamente una gran parodia del género romántico medieval. El protagonista, mentalmente inestable, bajo la influencia de demasiados libros de caballerías, escoge nuevos nombres para él y su caballo, y parte en una misión. Su gran pasión es imaginaria, este caballero de mediana edad designa a una chica que vive en una granja cercana, Dulcinea del Toboso, para defender su honor ante cualquier oportunidad, batallando con molinos y abordando a extraños en el nombre de la caballerosidad y en el de su amada. Cuando, al final, Don Quijote recobra la cordura, lega su fortuna a su sobrina, con la condición de que no se case con un hombre que lea libros de caballerías. La moraleja de la historia es que la fantasía está a  la altura de la realidad, y que no se debería creer todo lo que se lee en los libros.

Lección nº 4: Tranquilízate, mi agitado corazón… el romanticismo  es casto cuando es imaginario.

FRANCia: la filosofía en el tocador, del Marqués de Sade (1795)

“¿Qué quiere un hombre cuándo realiza el acto sexual? Que todo lo que te rodea te dedica su total atención, que piense solo en ti, se preocupe solo por ti… cada hombre quiere ser un tirano cuando fornica.”

¿Pensar en Francia equivale a pensar en romanticismo? Piensa otra vez. El Marqués de Sade, el aristócrata libertino cuyo comportamiento dio origen a la palabra “sadismo”, escribió tratados eróticos en los que glorificaba la tortura, la violación y, por encima de cualquier otra cosa, la búsqueda del placer sexual. En Philosophie dans le boudoir (La filosofía en el tocador), la virginal Eugénie es entregada a Madame Saint-Ange y sus compatriotas para recibir educación sexual.

El libro rompió todos los tabúes sociales de la época, y algunos que ni siquiera se les habían ocurrido aún. Se da un golpe a la moralidad, que no es más que un concepto social, ya que los personajes en el libro corrompen y están corrompidos en todos los sentidos.

Lección nº5: Encuentros heterosexuales y homosexuales gráficos, violación, tortura, violencia e incesto.