Guía para principiantes: el referéndum húngaro sobre los refugiados

Artículo publicado el 1 de Octubre de 2016
Artículo publicado el 1 de Octubre de 2016

[OPINIÓN] Si no has seguido de cerca el referéndum sobre los refugiados que se va a celebrar en Hungría el próximo dos de octubre, te has perdido mucho. Mientras que el Gobierno húngaro ha estado preguntando a los ciudadanos si saben ciertas cosas, el ex primer ministro ha creado una lista de reproducción. Y el Partido del Perro de Dos Colas, ¿qué ha hecho en el entretanto?

El dos de octubre Hungría celebrará un referéndum con respecto al sistema de cuotas de reubicación de refugiados decidido por la Unión Europea. La votación responderá a la siguiente pregunta: "¿Quiere que Bruselas determine la política de inmigración para los ciudadanos no húngaros en Hungría sin tener en cuenta la opinión del Parlamento húngaro?".

Este artículo no pretende abrir un debate sobre qué decisión es la acertada o sobre si tiene sentido o no celebrar tal referéndum. El propósito es recoger los diferentes puntos de vista de los partidos políticos húngaros más importantes y el mensaje de sus campañas. Para ello, nos basaremos en sus carteles publicitarios y en sus declaraciones oficiales.

El partido en el poder, la Unión Cívica Húngara (FIDESZ por sus siglas en húngaro), empezó la campaña mucho antes que el resto de partidos. Algunos sostienen que los carteles publicitarios y los folletos no cuentan como material electoral, ya que simplemente "exponen los hechos" (o que son básicamente ilegales, puesto que el periodo de campaña no había comenzado cuando se publicaron). Su formato era el de pregunta-respuesta: "¿Sabía qué?", seguido de una afirmación (obviamente negativa) sobre la inmigración y sus consecuencias. Cuando la campaña empezó de manera oficial, el eslogan del FIDESZ cambió: "¡No arriesgue el futuro de Hungría!, ¡Vote no!". Según varias encuestas, ésta es la opinión más popular en todo el país. Si se debe o no a los carteles publicitarios del FIDESZ es otra cuestión.

Hay otro partido que también está animando a los húngaros a votar por el "no": el Movimiento por una Hungría Mejor, más conocido como Jobbik. Este infame partido de ultraderecha, que está intentando adentrarse más en el panorama político, está claramente en contra de la cuota actual. Su portavoz Ádám Mirkóczi opina que es "un precepto inútil de Bruselas". Además, hicieron un corto de un minuto en el que se alentaba a la gente para que votara por el "no" y se criticaban las "suaves" medidas que había tomado el Gobierno contra la inmigración. Mientras tanto, el partido instó al FIDESZ a que incluyera el rechazo a la cuota en la Constitución. Sin embargo, esto solo sería posible tras el referéndum. El líder del Jobbik, Gábor Vona, que ha establecido además un paralelismo entre este referéndum y el Brexit, ha sugerido que Viktor Orbán [actual primer ministro del país y miembro del FIDESZ, Ed] debería dimitir si el resultado de la votación es negativo.

La mayoría de los partidos de la oposición rechazan la cuota y piden que se boicotee el referéndum en lugar de votar por el "sí". El mayor partido de la oposición, el Partido Socialista Húngaro (MSZP por sus siglas en húngaro), que aún está intentando recuperar su antiguo prestigio y convertirse de nuevo en un verdadero contrincante, cortó el nudo gordiano de manera ejemplar: "No hay cuota obligatoria. El referéndum es inútil". Los demás carteles reflejan la confusión interna del partido: debajo de un "SÍ" gigante, se puede leer con letra pequeña el siguiente mensaje: "¡Este domingo quédense en casa!".

La Coalición Democrática (Demokratikus Koalíció en húngaro) dirigida por el ex primer ministro Ferenc Gyurcsány también insta a la desmovilización. Gyurcsány preparó una lista de reproducción para que la gente que se quedara en casa escuchara sus canciones preferidas. No obstante, también llevó a cabo iniciativas más serias. "Quédense en casa, quédense en Europa" es su eslogan principal, que claramente da a entender que el referéndum está directamente relacionado con la permanencia de Hungría en la UE.

El mensaje de otros tres pequeños partidos que han decidido hacer campaña juntos (MOMA, Együtt, PM) es el mismo. En sus carteles se lee: "Quien se quede en casa, vota por Europa". Si embargo, lo que más llama la atención es la imagen de dos personas que sacan el dedo a una versión borrosa del cartel de FIDESZ con un texto arriba que reza: "Esta es la respuesta a una pregunta tonta". Viktor Szigetvári (líder del Együtt) declaró: "Esta es nuestra respuesta a un referéndum falso, porque es la única respuesta que se le puede dar a una pregunta tonta".

El Partido Liberal Húngaro (Magyar Liberális Párt) es el único que alienta a la gente a votar por el "sí". Resulta interesante observar que, sin embargo, no hablan sobre la cuota. Su eslogan principal es: "Si se quedan en casa, Orbán también lo hará". Como pueden notar, no tiene mucho que ver con los refugiados, la UE o cualquier tipo de cuota.

Aunque quizá no sorprenda que, en una competición de tal calibre en cuestión de eslóganes, haya ganado el del Partido del Perro con Dos Colas (Kétfarkú Kutya Párt). Piden a los ciudadanos que voten a la vez por el "sí" y por el "no", es decir, que saboteen el voto. Este satírico partido recauda dinero a través de financiación colectiva e imita la estructura de pregunta-respuesta del FIDESZ en su campaña. Empieza de forma inocente con un "¿Sabía...?", seguido de un: "¿Qué?" para dejarnos con una verdad sin contestar: ("Si algo se repite mucho, parece cierto. Si algo se repite mucho, parece cierto. Si algo se repite mucho, parece cierto") o para iluminarnos sobre algo que desconocíamos previamente ("¿Sabía que el ciudadano húngaro promedio ve más ovnis en el curso de su vida que inmigrantes?"). Estas frases son claramente una parodia de la campaña electoral del Gobierno. Han sido el partido con mayor presupuesto para la campaña electoral de la oposición, demostrando así que la financiación colectiva es todo un éxito.

¿Sabía qué? La política húngara es increíble.