Guía práctica del viajero europeo

Artículo publicado el 13 de Agosto de 2008
Artículo publicado el 13 de Agosto de 2008
Antes de emprender el viaje y hacer las maletas para salir hacia nuevos horizontes, es mejor saber a qué atenerse. Todo lo que debemos saber para viajar por Europa

Viajar ligero

(Nick Disponible/flickr)La apertura de las fronteras tiene sus cosas buenas: Se terminó la necesidad de llevar un pasaporte para viajar por Europa. Aunque los países están autorizados a tomar medidas especiales en caso de algún evento excepcional, como la organización de una Copa del Mundo, los ciudadanos europeos pueden circular libremente en todos los países de la Unión, así como en Noruega e Islandia. Suiza se unirá al espacio Schengen antes de finales de 2008. Las excepciones serán Reino Unido, Irlanda, Chipre, Bulgaria y Rumanía, donde será necesario proveerse del preciado documento identificativo para cruzar la frontera. No hay que olvidar que desde 2005, la posesión de un pasaporte dotado con un microprocesador, o pasaporte biométrico, es obligatoria para entrar en los Estados Unidos.

En avión, el equipaje pasa por un minucioso repaso 

(Ms. Tibbetts/flickr)Antes de embarcarse hacia las playas españolas, es mejor tener cuidado con la manera en que hacemos nuestras maletas, si queremos evitar tener que dejarlas en el aeropuerto. Los equipajes se dividen en dos categorías: los que irán en la bodega del avión y los equipajes de mano. Los que irán en bodega deberán obligatoriamente facturarse y deben pesar entre 12 y 40 kilos (observar el peso indicado en el billete de avión). 

Por lo que se refiere a los equipajes de mano, es decir, los que podremos llevar con nosotros en la cabina del avión, la legislación europea es muy estricta: podremos llevar únicamente pequeñas cantidades de líquidos, que deberán transportarse en pequeños frascos embalados en bolsas de plástico transparentes...

Estas normas son válidas para todos los vuelos salientes de un país de la Unión Europea (UE), incluso los vuelos interiores, así como para los vuelos desde Noruega, Islandia y Suiza. 

En carretera: accesorios obligatorios 

Si optamos por el coche en vez del avión, deberemos llevar algunos accesorios obligatorios para circular por algunos países europeos. Los franceses ya saben que desde principios del mes de julio de 2008 el uso de un chaleco de seguridad y de un triángulo de indicación, a utilizar en caso de accidente o avería, es obligatorio por ley. En España, es necesario disponer de un chaleco reflectante y de dos triángulos. En Italia, un chaleco y un triángulo bastarán, al igual que en Polonia, Austria o Portugal.

Y si la aventura nos lleva a cruzar Alemania, Reino Unido o Bélgica, deberemos proveernos de un triángulo de seguridad; el chaleco fluorescente no es obligatorio. Últimas precisiones: deberemos también llevar en el coche un botiquín para circular por Bélgica, Alemania y Reino Unido, además de un extintor en Bélgica.

Para fumar en la legalidad

Con respecto al extintor, lo necesitaremos quizá para apagar el cigarrillo. En efecto, cada vez más países recurren a la prohibición total de cigarrillos en los lugares públicos. 

Está prohibido fumar en los bares, restaurantes y discotecas en los siguientes países: Bulgaria, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia (aunque la ley no es aplicada), Hungría, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Malta, Países Bajos, Polonia, Eslovaquia y Eslovenia.

Pero la mayoría de estos países tolera el consumo de tabaco en zonas de fumadores aisladas y ventiladas, excepto en Lituania y Suecia, donde la ley es muy estricta en este aspecto. La prohibición es parcial en Portugal, la República Checa y Rumanía. En Alemania, la prohibición de fumar se declaró anticonstitucional recientemente, por considerar que atentaba contra "el libre ejercicio del oficio de los dueños de cafeterías".

Países como Luxemburgo o España establecieron legislaciones adaptadas al horario, el tipo de café o la superficie del establecimiento. Y si lo que queremos es beber una Guiness en un bar británico, con el pitillo en la boca, olvídenlo: está prohibido desde 2007.

Regreso a casa 

(organicc/flickr)Volviendo a casa de madrugada, próxima estación, ¡la prueba de alcoholemia. La dosis de alcohol al volante tolerada por la Ley varía enormemente de un país a otro. Si las islas parecen más tolerantes con la bebida (Chipre, Malta, Reino Unido, Irlanda), con límites incluidos entre 0,8 y 0.9 Mg/ml, los continentales son más severos: no más de 0,5 Mg/ml en Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Grecia, Italia, los Países Bajos, Portugal, y Eslovenia. La tasa permitida es de 0,4 en Lituania y de 0,2 en Suecia. 

Atención a quienes viajen a Estonia, Hungría, Letonia, la República Checa, Rumanía y Eslovaquia, porque no autorizan ninguna presencia de alcohol en la sangre, al volante de un vehículo.

Llamadas al extranjero: no acaban de bajar 

Llamar al extranjero cuesta caro, no solamente para el que llama, sino también para la persona a quien se llama. La UE hace lo posible por reducir las tarifas de telefonía y a partir de este año, el precio de una llamada realizada desde el extranjero pasa a 0,46 euros, mientras que costará 0,22 euros para quien recibe la llamada telefónica. Los límites máximos a los que deberían reducirse son 0,43 euros y 0,19 euros en 2009. 

¡Garantizado, incluso en el extranjero! 

Si abusamos de la sangría o si, simplemente, padecemos el calor, no hay que preocuparse. Una tarjeta de seguro europea hizo su aparición hace cuatro años. Es gratuita si tenemos acceso a la seguridad social en nuestro país de origen, y son válidas en los 27 países miembros de la UE, así como en Suiza, Noruega, Islandia y en Liechtenstein. Infórmense en su oficina de la seguridad social antes de salir. 

Alcohol y cigarrillos: lo que es necesario saber antes de pasar la frontera 

(bella lando*/flickr)Para los viajes intraeuropeos, no hay duty free. Pero nos será posible, a pesar de todo, traer cigarrillos y bebidas alcohólicas más baratas durante nuestras escapadas europeas. El límite fijado por las aduanas es de 800 cigarrillos, un kilo de tabaco, 10 litros de alcohol fuerte, 90 litros de vino, 110 litros de cerveza, y así sucesivamente... Pero si queremos importar cigarrillos desde algunos países de Europa del este (Polonia, Estonia, Letonia, Hungría, etc.) hacia la mayoría de los países de la Europa occidental (Alemania, Francia, Austria, Gran Bretaña, Dinamarca, etc.), el límite se reduce a 200 cigarrillos. Es mejor, por tanto, hacer nuestras compras en España, donde el paquete de cigarrillos cuesta entre 2,50 y 3 euros, o en Italia, donde el paquete cuesta entre 3,50 y 4 euros.