Gunther von Hagens: "Jamás he utilizado una vejiga humana como florero"

Artículo publicado el 15 de Mayo de 2009
Artículo publicado el 15 de Mayo de 2009
El polémico 'plastificador' está acostumbrado a los titulares europeos con su exposición "anatómica" de cuerpos humanos disecados. El suyo, también será plastificado, dice en la entrevista

Describe su trabajo como “anatomía estética”. ¿Cómo define usted su estética?

Mi obra se dirige a los profanos. Yo trabajo para ellos, no para los expertos. En este sentido, mi definición de 'estética' tiene una orientación profana, según la cual lo 'estético' significa algo bello, agradable. 'Estético' como antónimo de 'feo'.

¿Hasta qué punto aliena usted a sus figuras?

Se alienan durante el proceso de preparación. Se retira la piel, se retira la grasa y el tejido conjuntivo. La cara adquiere un aspecto nuevo, en ocasiones incluso carismático.

Sus esculturas escenifican jugadores de ajedrez o deportistas. Muchas veces se le acusa de presentarlas como objetos artísticos

Soy un inventor y científico interesado en el arte, no un artista con ambiciones científicas. De hecho, hay características comunes: obras de arte como las figuras antropomórficas pueden interpretarse de varias formas.

Si se consagra a la ciencia, ¿por qué sus esculturas aparecen en el último James Bond?

Un buen profesor de anatomía siempre es un buen actor, un showman. La anatomía dirigida al público profano siempre debe ser entretenida. En el último James Bond, las esculturas de jugadores de póquer servían para llamar la atención sobre las posibilidades de la exhibición de anatomías y levantar interés por la exposición. La exposición de anatomía sin publicidad es como un teatro sin programa.

¿Por qué se le puede describir como un 'rompefronteras' creativo?

Mi vida se ha caracterizado por encontrarme siempre entre los extremos. Soy el hijo mediano de cinco hermanos y crecí en el equilibrio de fuerzas entre capitalismo y comunismo. Profesionalmente, me encuentro entre la química y la medicina, anatómicamente estoy en el suspense entre la anatomía y la medicina.

Su exposición Körperwelten ('Cuerpos entrañables', en España) ha sido criticada en todo el mundo por provocativa y efectista. ¿Qué límites cree haber traspasado?

Ninguno. Jamás he deshumanizado una sola de las figuras, por ejemplo utilizando una vejiga como florero. Soy un anatomista didáctico y presento las preparaciones anatómicas como tales.

¿Quiere usted permitir que plastifiquen su propio cuerpo?

¡Por supuesto! ¿Qué podría ser mejor que permitir que mi cuerpo continúe después de mi muerte con lo que he estado haciendo toda mi vida, es decir, enseñar anatomía?