“Gürtelgate”: El caso policial ¿nace o se hace?

Artículo publicado el 1 de Febrero de 2012
Artículo publicado el 1 de Febrero de 2012
En España, los tribunales están que arden con el caso Gürtel, una trama de corrupción política que ahora se sienta en el banquillo tras tres años de investigación. Pero, ¿por qué si se produce en España tiene un nombre alemán? Clase de etimología en cafebabel.com.

Hay tres maneras de decidir un nombre de investigación policial: la inglesa, tradicional y diplomática; la francesa, polaca, y alemana, aburrida; y la española, que demuestra que la corrupción también pueden ser divertida. 

Los ingleses, muy de seguir eso de “para qué cambiar lo que funciona”, heredaron el sufijo –gate (nacido con el “Watergate”), que lo mismo sirve para nombrar investigaciones que escándalos mediáticos: boobgate(cuando Justin Timberlake destapó un pecho de Janet Jackson), Camillagate (descubrimiento del romance Príncipe Carlos-Camilla), cablegate(Wikileaks), aunque a veces comparten con los alemanes, polacos y franceses el aburrido pero efectivo método del affair(Profumo Affair, escándalo sexual que implicaba al secretario de estado para la guerra, Profumo). ¿Y ya está? Sí, porque siguen el ejemplo francés de las fórmulas matemáticas: affaire du/de+ nombre de persona o institución implicada. El resultado, Affaire ELF, Affaire Grégory (desaparición de un menor así llamado) y un caso en los que estuvieron especialmente inspirados: Affaire Va-OM (ocurrido en el Olympique de Marseille, su nombre nace tras un partido de fútbol contra el Valenciennes).Y de affaires también saben mucho los alemanes, que no dicen affaire sino affäre. Spiegel-Affare, Guillaume Affäre (en el que sale perjudicado el espía Günter Guillaume) o Amigo Affäire (una nota de exotismo lingüístico), que en polaco pasa a ser Afera, como el Afera Riwina, cuyo principal imputado es el productor cinematográfico Lew Rywim. 

Y el premio al ingenio se lo llevan en España, donde los policías son poetas. Uno de ellos, ducho de alemán (sí, los hay que hablan alemán) tradujo el apellido del principal acusado en una causa, Correa, dando como resultado Gürtel. Otros nombres apasionantes son los de la Operación Sudoku (chinos que hacían copias de DVD´s), Operación Gorila (por la corpulencia y fuerza de uno de los acusados)-que no el código Gorilla, sobre la corrupción en Eslovaquia- y Operación Pitufo, red de ladrones arqueológicos cuyo cabecilla era más bien bajito. Porque tanta corrupción no solo agudiza el olfato investigador, sino también el ingenio. Todo es cuestión (¿o debería decir affaire?) de imaginación.

Fotos: portada, (cc) caliorg/flickr; vídeo (cc) efe/youtube