¿HABEMUS INDEPENDENCIA? El nuevo gobierno catalán dice sí.

Artículo publicado el 2 de Abril de 2011
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 2 de Abril de 2011
Una iniciativa popular a favor de la independencia de Catalunya del Estado español, convoca un referéndum no vinculante en la ciudad de Barcelona para el próximo 10 de abril.

Artur Mas, flamante Presidente de la Generalitat de Cataluña, -tras la victoria electoral en las últimas elecciones regionales de su partido, Convergència i Unió (CiU), de corte nacionalista, liberal y democristiano-, por fin se ha postulado a favor de la independencia de Cataluña después de muchos años con una actitud demasiado ambigua según amplios sectores del partido y de su electorado.

Si bien es cierto que Mas ha expresado su voto a título personal y no como líder del partido, ha sido muy prudente y durante algunas semanas ha dado la callada como respuesta, tiempo suficiente para que otros líderes se pronunciaran a favor y en contra de la iniciativa. Así pues el líder histórico de CiU y ex presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, anunció que su voto iba a ser favorable a la independencia. Otra visión muy distinta es la que estos últimos días ha expresado el portavoz del partido en el Congreso de los Diputados, Josep Antoni Durán i Lleida, que se opone a esta iniciativa, que además, no es vinculante.

La organizadora de la consulta es la plataforma Barcelona Decideix, quien fue también la responsable de la primera consulta independentista que tuvo lugar hace más de un año en la localidad barcelonesa de Arenys de Munt, que se saldó con un amplísimo respaldo a la iniciativa. La participación por primera vez de responsables políticos de primera línea, ha sido calificada por la plataforma como el “respaldo institucional” que necesitaba el proyecto.

Hacía mucho tiempo que la ciudad de Barcelona ponía sobre la mesa la cuestión de la independencia de Cataluña. Debemos ir más allá que la simple anécdota, que al fin y al cabo, no modificará jurídicamente el status de Cataluña, ni logrará la independencia.

Debemos ir más allá. La consulta es una reivindicación histórica de los partidos nacionalistas, que han dominado la escena política catalana en los últimos años, y esta iniciativa es una forma de reafirmar su posición. Pero, ¿si los ciudadanos rechazan esta iniciativa, qué sentido cobrarían entonces los partidos nacionalistas?

Dudo que esta situación se haga realidad, puesto que estas iniciativas van dirigidas a su propio electorado. Adivino que el porcentaje a favor de la independencia será considerablemente alto, al igual que la abstención.

Lo que está claro es que seguiremos hablando del 10-A y las iniciativas independentistas, que al fin y al cabo, es el principal propósito de esta propuesta, que no tiene capacidad para ir más allá.