Hablar 32 idiomas, un acto de amor a Europa

Artículo publicado el 6 de Enero de 2014
Artículo publicado el 6 de Enero de 2014

Ioan­nis Iko­no­mou habla 32 idio­mas. Nos ex­pli­ca que los be­ne­fi­cios de apren­der idio­mas son mul­ti­fa­cé­ti­cos y que ha­blar otras len­guas trans­for­ma tu ex­pe­rien­cia de la vida.

El mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo nos hace más hu­ma­nos. Más eu­ro­peos. Cuan­do nos mos­tra­mos re­cep­ti­vos a los es­tí­mu­los ex­ter­nos de las dis­tin­tas len­guas y cul­tu­ras, no­so­tros mis­mos nos en­ri­que­ce­mos en todos los as­pec­tos. Esta afir­ma­ción tiene un peso con­si­de­ra­ble, vi­nien­do de al­guien que habla 32 idio­mas, tanto len­guas ac­ti­vas como “muer­tas”, que ha es­tu­dia­do la his­to­ria y los orí­ge­nes de la ma­yo­ría de len­guas y que ha via­ja­do por todo el mundo para ha­blar­los.

Ioan­nis Iko­no­mou es uno de los cien­tos de tra­duc­to­res que tra­ba­jan para la Co­mi­sión Eu­ro­pea. Sin em­bar­go, lo que le hace des­ta­car es su só­li­do co­no­ci­mien­to de do­ce­nas de len­guas y el en­tu­sias­mo con el que ex­pre­sa su pa­sión por el apren­di­za­je de idio­mas.

No apren­do idio­mas para te­ner­los en dic­cio­na­rios acu­mu­lan­do polvo”, ex­pli­ca. Los idio­mas se apren­den para vi­vir­los. Y la mejor parte de apren­der un idio­ma es que en­ri­que­ce tu vida, te per­mi­te via­jar a di­fe­ren­tes lu­ga­res y co­mu­ni­car­te con los lo­ca­les en su pro­pia len­gua, su­mer­gir­te en nue­vas cul­tu­ras, men­ta­li­da­des y en dis­tin­tos modos de vida.

El apren­di­za­je de idio­mas de­be­ría co­men­zar a una edad tem­pra­na, desde el mo­men­to en que la mente puede em­pe­zar a ab­sor­ber nue­vas pa­la­bras y nue­vos mun­dos y cuan­do el so­ni­do de di­fe­ren­tes len­guas sirve como es­tí­mu­lo para una vida de tro­ta­mun­dos. Esto es lo que le ha pa­sa­do a Iko­no­mou, quién se sin­tió ins­pi­ra­do por los so­ni­dos que emi­tían los tu­ris­tas ex­tran­je­ros en Creta, su isla natal. Efec­ti­va­men­te, apren­der a co­mu­ni­car­se en el idio­ma del otro abre más puer­tas que la len­gua común. El di­fun­to Nel­son Man­de­la dijo: “Si ha­blas con un hom­bre en un len­gua­je que en­tien­de, tus pa­la­bras irán a su ca­be­za. Si le ha­blas en su pro­pio idio­ma las pa­la­bras irán a su co­ra­zón”.

Iko­no­mou me cuen­ta cómo su co­no­ci­mien­to de otras len­guas le ha ayu­da­do a leer li­te­ra­tu­ra que nunca ha­bría po­di­do des­cu­brir de no haber sa­bi­do el idio­ma per­ti­nen­te. Dice que mu­chos gran­des es­cri­to­res hún­ga­ros, tur­cos, po­la­cos, ru­ma­nos, entre otros, no están tra­du­ci­dos al in­glés. Cuan­do in­vier­tes tiem­po en apren­der un idio­ma, es­pe­ras co­se­char los fru­tos de tu tra­ba­jo y, al igual que el di­ne­ro en­gen­dra en­vi­dia, el apren­di­za­je de idio­mas hace cre­cer en tu in­te­rior un ar­dien­te deseo de ex­pe­rien­cias vi­ta­les, re­cuer­dos y amis­ta­des. Esto es lo que real­men­te sig­ni­fi­ca ser eu­ro­peo. Rom­per las ba­rre­ras del mo­no­lingüismo y aden­trar­se en el reino del “otro”, de eso se trata. Al apren­der idio­mas, pue­des en­ta­blar una re­la­ción e in­ter­ac­tuar con dis­tin­tas cul­tu­ras, tra­di­cio­nes y va­lo­res.

Cada idio­ma es un mundo, un modo de vida dis­tin­to, una men­ta­li­dad única y, como tal, in­clu­so las pa­la­bras más sim­ples (por ejem­plo “pan”) ten­drán dis­tin­tas con­no­ta­cio­nes en cada len­gua. El tra­ba­jo de los tra­duc­to­res e in­tér­pre­tes es di­fí­cil. Iko­no­mou lo sabe bien, pues ha tra­ba­ja­do en ambos pues­tos. Pero a la vez sa­bo­rea el reto men­tal que le ofre­ce su tra­ba­jo, ya que para él, sal­tar de un idio­ma a otro es un ejer­ci­cio fan­tás­ti­co. Es como estar en equi­li­brio entre dos mun­dos.

Iko­no­mou ha es­tu­dia­do lingüís­ti­ca, por lo que sabe que es­tu­diar la his­to­ria y los orí­ge­nes de las len­guas te ayuda a com­pren­der mejor la tuya. Como dijo Johann Wolf­gang von Goet­he, “quien no co­no­ce las len­guas ex­tran­je­ras nada sabe de la suya pro­pia”.

El mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo y el mul­ti­lingüismo im­pli­can aper­tu­ra. Su­gie­ren que eres capaz de es­ca­par de las fo­bias de in­tro­ver­sión que pre­va­le­cen en Eu­ro­pa con el alza de la ex­tre­ma de­re­cha, y que pue­des vivir con los “otros” y apren­der de ellos. Uli­ses se vio en­ri­que­ci­do por las ciu­da­des que se en­con­tró a su paso y las per­so­nas que co­no­ció, dice Iko­no­mou mien­tras re­ci­ta un poema de Ho­me­ro en grie­go an­ti­guo. Uli­ses fue mucho más prós­pe­ro que su hijo Te­lé­ma­co, quién per­ma­ne­ció toda su vida en Ítaca, por lo que Iko­no­mou de­cla­ra: “Quie­ro ser como Uli­ses” y vivir en una so­cie­dad abier­ta. Sueña con una so­cie­dad así, re­cep­ti­va a los es­tí­mu­los y las di­fe­ren­tes per­so­nas de todo el mundo, por­que solo cuan­do po­da­mos abra­zar las cul­tu­ras y len­guas de los demás se­re­mos real­men­te ca­pa­ces de vivir en ar­mo­nía con los demás.

Iko­no­mou dic que no quie­re pasar la vida atra­pa­do en una ru­ti­na dia­ria. ¿Y qué mejor forma de li­be­rar­se de ho­ra­rios que su­mer­gir­se en un mundo, una cul­tu­ra y una forma de vida di­fe­ren­te? Apren­dien­do lo que de ver­dad sig­ni­fi­ca “uni­dos en la di­ver­si­dad” y sien­do capaz de com­pren­der mejor las cos­tum­bres y la vida de nues­tros ve­ci­nos eu­ro­peos.