Hacer que Europa funcione

Artículo publicado el 14 de Abril de 2004
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 14 de Abril de 2004

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Las negociaciones sobre la Constitución se han paralizado pero algunos estudiantes polacos puede que tengan la respuesta.

El colapso en la cumbre de la UE sobre la Constitución europea es el único síntoma de un juego político aún más complicado y arriesgado, que nosotros, los ciudadanos europeos, no podemos permitirnos perder. Lamentamos la extensión de esta crisis que ha puesto en peligro la Constitución y el futuro de Europa, y por tanto, nosotros, un grupo de estudiantes internacionales de la Universidad de Europa de Varsovia, hemos decidido proponer un sistema que, con precisión matemática, se sitúe en el punto medio entre los bandos opuestos. Por un lado, el “grupo de Niza” defiende un sistema de triple mayoría, mientras por el otro lado, el “grupo de la Convención” defiende una mayoría doble simplificada. En medio de todo esto, las posiciones nacionales, ni pro-Niza ni pro-Convención, parecen haberse afianzado, alimentado el resentimiento entre algunos de los actores europeos más importantes. Polonia ansía un compromiso basado en Niza y Alemania basado en la Constitución. Francia está más preocupada con su posición relativa hacia Alemania.

La idea

Ya se han presentado muchas propuestas. De hecho, después de mucho indagar, hemos desenterrado la fórmula que el profesor Penrose creó en 1946: una forma óptima para expresar el poder del voto ponderado de cada estado miembro realizando la raíz cuadrada () de la población total. Está comprobado matemáticamente que es eficaz en la misma medida que las soluciones de la Convención. Mantiene proporciones adecuadas entre estados miembro grandes, medianos y pequeños y no permite que Europa sea dominada por un motor, un directiva o un tren. Además, estas razones matemáticas suponen la flexibilidad para las futuras ampliaciones de la Unión, porque se basa una simple ecuación de raíz cuadrada y no es objeto de juegos de poder político. Por tanto, además del número de estados y votos, subrayamos la necesidad de introducir un sistema electoral ponderado basado en los criterios de la población. En otras palabras, apoyamos una votación de mayoría cualificada basada en el 50% de los estados, 60% de los votos al igual que el 50% de la población europea. Esto desemboca en un sistema que es mucho más eficaz que el sistema de Niza ya que uno calcula la probabilidad matemática de una decisión que se haga llegar al Consejo. Según Niza, más del 2% de todas las decisiones obtendrían luz verde, según la Constitución sería un poco más del 20%. Nuestro sistema consigue mantener justo un porcentaje por debajo del 20%.

El futuro

Nuestro grupo, que aboga por la mayoría cualificada, cree que la diversidad es un valor más que un reto. La propuesta que hemos realizado ha nacido de esta convicción. Sin embargo, también somos conscientes de que con la ampliación, la cohesión de la Unión amenaza con diluirse, con dificultar la efectividad de una Europa que tiene que asegurar nuestra paz y prosperidad. Por tanto, el hecho de que los estudiantes se preocupen por una Europa que funcione yace en el corazón de nuestro empeño.