Halloween: El arte de tallar calabazas

Artículo publicado el 31 de Octubre de 2011
Artículo publicado el 31 de Octubre de 2011

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Cada festival tiene sus propios rituales culinarios o, al menos, así es en casa de mis padres en Escocia. La Navidad cuenta con sus casas de pan de jengibre; mientras que Pascua es algo más fácil, con sus nidos de chocolate a la orden del día. Halloween, sin embargo anuncia la llegada de ese huésped iluminado por velas conocido como Jack-o-Lantern.

Cuando tenía diez años, mi tía y su familia se mudaron a Estados Unidos. Lo que para mí significó, en términos prácticos, que mi familia recibiese regularmente extraños pero asombrosamente prácticos utensilios de cocina. Desde máquinas de cortar pan hasta peladores de ajo, piense en algún utensilio y probablemente lo podrá encontrar en nuestra cocina. Sin embargo, ninguno de estos utensilios se agradeció y recibió con tanto entusiasmo como el kit para tallar calabazas, que incluía una serie de cuchillos con formas extrañas así como una colección de patrones para tallar la parte exterior de la calabaza. Por ello, cada año hacia finales de octubre nuestra cocina siempre estaba llena de una pulpa anaranjada y pegajosa, ya que mi hermana y yo nos sentábamos con arrugas de concentración en la frente a cortar ojos fantasmales y bocas burlonas en nuestras Jack-o-Lanterns. Brujas, gatos, ataúdes, banshees, palos de escoba: durante mi adolescencia las escaleras que llevaban a nuestra puerta principal eran hogar de todos ellos.

Leer "dar calabazas en Halloween" en cafebabel.com

Extrañamente, no recuerdo comer calabaza, aunque sé que lo hicimos. Halloween, para mí, no sabe a tarta de calabaza sino a manzanas o clementinas del caramelo, conseguidas mediante “guising” (el “Guising” es la versión escocesa del truco o trato. Los estadounidenses hacen una jugarreta a quienes no les dan golosinas mientras que los niños escoceses tienen que actuar para conseguir algo. Esto podría explicarlo todo). No obstante, Halloween huele y se siente como esa maravillosa sustancia pegajosa que mi hermana y yo sacábamos de su cáscara anaranjada, mientras los gatos merodeaban y los palos de escoba danzaban ante nuestros ojos.

Cómo tallar una calabaza

Advertencia: no haga esto vestido con su traje de Halloween, a menos que estar pegajoso sea parte del efecto deseado.

1. Dibuje un círculo alrededor del tallo de la calabaza para crear la tapa. Merece la pena hacer una pequeña muesca en el círculo para facilitar alinear la tapa correctamente cuando vuelva a cerrarla.

2. Corte a lo largo de la línea. Dirija la punta del cuchillo hacia el centro de la calabaza aproximadamente en un ángulo de 45 grados. Esto evitará que la tapa caiga dentro de la calabaza.

3. Retire todas las semillas y la pulpa del interior de la calabaza y de la tapa. Raspe las paredes con una cuchara.

4. Dibuje la cara que prefiera.

5. Corte siguiendo las líneas. Utilice los dedos para quitar los pedazos recortados de la calabaza.

¡Hurra! Listo. Colóquela en el umbral de su casa y siéntase orgulloso.

Foto: (cc) meaganmakes/ Flickr