Halloween, ¿trato o truco?

Artículo publicado el 31 de Octubre de 2007
Artículo publicado el 31 de Octubre de 2007

Brujas, fantasmas, vampiros, calabazas. Todo está preparado para la noche de Halloween. Sin embargo, no todos saben que su origen no es “made in Usa”, sino que se remonta nada menos que a la época pre-cristiana cuando los celtas celebraban la nochevieja pagana y la Samhain, que en gaélico significa “el final del verano”. Una “noche fuera del tiempo” que marcaba la transición entre el viejo y el nuevo año y en el cual los muertos podían acceder al mundo terrenal. Según la leyenda, en la noche entre el 31 de octubre y el 1 de noviembre, además de los muertos, elfos y hadas entraban en contacto con el mundo de los seres humanos y solían gastar bromas. Tradición que se ha transmitido hasta hoy. No más duendes y gnomos, sino grupitos de niños disfrazados de monstruos de cualquier tipo que llaman a las puertas del barrio recitando en coro: “¿Trato o truco?”.

Tradición retomada también en el Reino Unido donde los niños, ataviados con todo tipo de adornos, hacen la misma pregunta: trick or treat?, así como los españoles con “¿trato o truco?”. En Alemania, por el contrario, cambia todo, incluido el día de la fiesta que se pospone casi un mes (el 30 de noviembre) y está relacionada con la fiesta del Apóstol Andrés. En la noche de Andreastag (el día de San Andrés) los pequeños alemanes llaman de casa en casa pidiendo caramelos y fruta.

En Cataluña, la tradición no habla de duendes ni gnomos, sino de una vieja señora que baja de la montaña y trae castañas asadas para los niños. Una leyenda que evoca la de las masche (“brujas”), presentes sobre todo en los valles valdostanos (de la región de Valle de Aosta) y piamonteses, en el norte de Italia, que justo en la noche del 21 de octubre celebran uno de los 8 aquelarres del año: las reuniones entre diablo y brujas.