Harisma, el antihéroe como galán

Artículo publicado el 9 de Noviembre de 2010
Artículo publicado el 9 de Noviembre de 2010
Haris es grosero, violento, descarado y testarudo. No baila bien, pero no le da vergüenza hacerlo. No come educadamente, pero sí con ganas. Y no tiene ninguna oportunidad con la bella Ismini, pero sencillamente se niega a aceptar un no por respuesta.

Totalmente incompatibles entre sí y totalmente perdidos en sus respectivas vidas, Haris e Ismini no cruzarían más de dos palabras si no fuera por el empeño y la cabezonería de Haris y porque si hay algo que tienen en común es que ambos están hartos de estar solos.

Harisma es la ópera prima de Christina IoaKeimidi y se presenta en la sección First Film First del festival, dedicada a los directores noveles. El humor griego salpica de color esta comedia romántica con diálogos simpáticos pero a veces demasiado premeditados. Se le puede reprochar a esta cinta que peca de predecible y además en algunos momentos la evolución de los personajes resulta poco creíble y demasiado forzada y repentina. Pasa de puntillas por las historias secundarias, que se quedan colgando como hilos sueltos, y los personajes secundarios se ven por tanto desdibujados y sin desarrollar.

No obstante, los protagonistas, sobre los que recae todo el peso, saben conquistar al público y ser a la vez imperfectos y entrañables. Los actores Vasso Kavalieratou (Ismini) y Makis Papadimitriou (Haris) hacen un buen trabajo dándoles vida y la música, la fotografía y el optimismo de la cinta salvan esta película sin más pretensiones que defender el amor frente a la soledad y la espontaneidad frente a los miedos que nos frenan en la vida.

Ester Araúzo