¿Hasta dónde hemos llegado en la lucha contra la corrupción?

Artículo publicado el 20 de Mayo de 2016
Artículo publicado el 20 de Mayo de 2016

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

El primer ministro británico David Cameron ha celebrado este año la primera cumbre Anti-Corrupción en Londres – una ciudad que funciona como "el corazón latiente" de muchos paraísos fiscales. ¿Quién pidió qué en esta cumbre? ¿Y qué han tenido de positivo estas conversaciones?

El verano pasado, en un discurso en la Escuela de Política Pública Lee Kuan Yew de Singapur, David Cameron invitó a los líderes de empresas, gobiernos y de la propia sociedad civil de 41 países a "abordar juntos el problema de la corrupción". Cameron afirmó que "la corrupción es uno de los mayores enemigos del progreso en la actualidad" – ya que afecta a todo, desde la educación hasta el fútbol.

Según el gobierno de Reino Unido, esta cumbre (la primera de este tipo) pretende castigar a los responsables de la corrupción, apoyar a los afectados y expulsar la "cultura de la corrupción" de allá donde exista. A la vista de unos objetivos tan generales, varios agentes de la sociedad civil tienen demandas más concretas.

¿Qué es lo que pide la gente?

Tras la filtración de los papeles de Panamá, la atención pública se ha centrado más que nunca en la evasión fiscal. Aunque Mossack Fonseca es solamente la punta del iceberg (ni siquiera este despacho de abogados es el mayor proveedor de servicios offshore), su nombre se ha convertido en sinónimo de una internacional falta de transparencia en el sector financiero.

¿Cuál es el problema? Que este tipo de acciones son legales. Una de las demandas más populares en la cumbre fue la abolición de los paraísos fiscales. Oxfam publicó una carta abierta, firmada por 300 economistas internacionales famosos, que pedía una regulación fiscal más rigurosa, con el argumento de que el sistema actual hace que crezca la brecha entre ricos y pobres.

Además, la organización ONE exigió la creación de un registro de la propiedad de empresas público. De momento, esa información solamente está disponible para los bancos y la policía previa petición, no para el ciudadano común. "La transparencia es el mejor antídoto," afirma Tobias Kahler, el director de ONE.

Varios actores pidieron también que la cumbre se centrara en las propias políticas de evasión fiscal de Gran Bretaña en sus territorios de ultramar. El mes pasado, el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) publicó su "Base de datos de filtraciones offshore", que situó a las Islas Vírgenes británicas en el primer puesto de la lista de jurisdicciones favoritas de las entidades offshore.

El Reino Unido ya ha comenzado a ponerse en marcha, siendo el primer miembro del G20 en establecer dicho registro público – saldrá a la luz en junio de 2016. El gobierno británico está animando a hacer lo mismo a sus socios del G7 y del G20.

Expectativas y preocupaciones antes de la cumbre

Los críticos eran conscientes de lo que suponía dejar que las élites hablaran de delitos que conciernen principalmente a su propio rango; la experiencia pasada ha demostrado que las élites políticas y empresarias suelen estar en el centro de los sistemas de evasión fiscal. Los esfuerzos previos para señalar la evasión fiscal global, como el caso LuxLeaks con el soplón Antoine Deltour como protagonista, han resultado tener muy poco éxito.

Más de 60 jurisdicciones de la OCDE firmaron una declaración a favor del intercambio automático de la información fiscal de los países en mayo de 2014 – con la intención de poner fin al uso de la confidencialidad bancaria para fines fiscales. Sin embargo, el secretario general de la OCDE, Angel Gurría señaló que Panamá no conseguiría cumplir con estos estándares internacionales de transparencia fiscal.

David Cameron parecía ser consciente de estos problemas durante su discurso en Singapur: "La acción es lo que gana la guerra – y estoy decidido a hacer justo eso [...] No debe haber lugar para el dinero negro, en ninguna parte." Esta cumbre fue su oportunidad (y la de muchos otros) para demostrar que hablaba en serio.

Reacciones y resultados: ¿#DaveWasNotSerious?

Las reacciones al resultado de la cumbre fueron variadas. La Red para la Justicia Fiscal (que acuñó el hashtag #DaveWasNotSerious) criticó el fallo de Cameron de no mencionar la evasión fiscal en los territorios de ultramar "a pesar de haber hablado de ello durante más de un año". La experta en fiscalidad de Oxfam Susana Ruiz comentó: "Los evasores de impuestos pueden dormir tranquilos todavía."

Sin embargo, Sam Power, investigador en el Centro Sussex para el Estudio de la Corrupción, creyó que la cumbre fue "un buen día en la lucha contra la corrupción" y que "el papel de David Cameron merece elogios". Entre otras cosas, el Comité Olímpico Internacional (IOC) ha anunciado, respaldado por la Asociación Mundial de Atletas Olímpicos (WOA), que luchará por la integridad en el deporte.

La prensa valoró el acuerdo entre seis países para crear un registro de la propiedad de empresas público y transparente como un logro, aunque lamentó que no hubiera más países dispuestos a "poner las cosas sobre la mesa" – como guiño a EEUU.

12 países establecerán también mecanismos para evitar que los licitadores corruptos consigan contratos públicos. Se fundará un Centro Internacional de Anti-Corrupción con base en Londres, junto con un Eje Anti-Corrupción para animar a la sociedad civil y al periodismo de investigación a combatir la corrupción. En 2017 se celebrará un Foro Global de Recuperación de Activos para apoyar a los países que han padecido ya la corrupción. Además, el Reino Unido "se compromete a ofrecer una protección efectiva a los delatores".

Quizá David Cameron no haya tenido éxito atendiendo a las demandas de la sociedad civil en cuanto a los paraísos fiscales, pero la frase de Oxfam de que las conversaciones fueron "decepcionantes" es quizá una exageración. El futuro decidirá la duración del legado de esta cumbre, aunque es necesario que haya medidas próximas si se pretende combatir la corrupción de forma efectiva. Como dijo Sam Power: "Un buen día no es suficiente."

---

Este artículo fue publicado por nuestro equipo local en cafébabel Aarhus.