¡Hasta las narices!

Artículo publicado el 20 de Enero de 2010
Artículo publicado el 20 de Enero de 2010
Parece que de los europeos, los franceses son los que más refunfuñan (y no es mentira), por ello tienen miles de expresiones a su disposición para mostrar esta 'pequeña irritación'

En Francia, sabrás que alguien pasa por un momento emocional delicado cuando dice: 'Ça me saoule', es decir, que ha tenido su dosis ('sa dose'), y no de alcohol sino de problemas, por ejemplo. Algo o alguien puede también 'taper sur le systeme' ('pegar en el sistema' literalmente), o 'courir sur le haricot', que viene a decir, 'pisarle el dedo del pie ('haricot', que signifca 'judía' en un lenguaje coloquial hace referencia al dedo del pie). También pueden utilizar el verbo 'gonfler', ('hinchar'). Y todo ello para decir que alguien 'le está dando la brasa'. Si pronuncia las palabras 'couilles', 'burnes' o 'cul', ('cojones', 'huevos' o 'culo'), mejor pasa de largo porque está claro que le molestas. 

Sus amigos europeos no son más suaves y a veces pierden la 'sangre fría'. Eso sí, algunos lo hacen con mucho sentido del humor, y eso tiene su gracia. Por ejemplo, si un alemán utiliza la expresión 'jemanden zutexten', deja de hablarle, porque quiere decir que está harto de tanta palabrería y que le estás soltando el rollo. Lo mismo si pronuncian la expresión 'jemanden das Ohr abkauen', que viene a decir 'comerle la oreja a alguien'. Así que pronto estará 'saoulé' como en el verbo 'volllabern': es decir: hasta las narices.

Y no calientes mucho a un polaco porque si se enfada, entrará en 'una furia de zapatero' como en la expresión 'doprowadzać do szewskiej pasji' (si yo fuera tú, nunca iría a Polonia para que me arreglasen unos zapatos). Por lo general, a los polacos, un ataque de ira no les sienta muy bien, es más, se ponen enfermos. Si el polaco se pone pálido, está mal la cosa: le has provocado una 'fiebre blanca' ('doprowadzać do białej gorączki') o una 'apoplejía' ('szlag mnie trafia')… y ya se sabe que son dos síntomas de una severa irritación. En España, cuidado que pasa todo lo contrario: cuando un español 'está negro' es que empiezas a 'dar la lata' y a 'tocarle las pelotas'. Ahora bien, si lo que buscas es una vida atrevida y te gusta el peligro, ¡eso ya no es problema mío!