Hasta las tantas

Artículo publicado el 10 de Octubre de 2007
Artículo publicado el 10 de Octubre de 2007

París celebró el sábado pasado la llamada "Noche blanca", un artístico viaje de descubrimiento donde se pueden ver cálido arte callejero nocturno, música en vivo, actuaciones teatrales e instalaciones de vídeo al aire libre hasta altas horas de la madrugada. En lo que va de año ya han formado parte de este proyecto paneuropeo 6 países. Los parisinos celebraron su Nuit blanche hasta el amanecer; los romanos celebraron su Notte bianca, tal y como los madrileños su Noche en Blanco en septiembre. También Riga, Bruselas y la novata Bucarest se fueron de juerga en 2007.

En Alemania hay iniciativas parecidas - como la larga noche de los museos . En todo caso aquí una "weiße Nacht" recuerda a una gran nevada. Cuando en Berlín, Hamburgo o Fráncfort uno se olvida del tiempo y sólo en la madrugada con los ojos hinchados piensa en volver a casa, entonces uno ha pasado la noche - en versiones más antiguas se ha bebido la noche. La expresión es parecida para los daneses, que simple y llamamente, pasan la noche de juerga (feste igennem).

O también uno ha bailado "bis in die Puppen" (hasta las muñecas) que en absoluto tiene que ver con juguetes para niños, sino con las típicas estatuas de mármol de los gobernantes de Branderburgo y de Prusia del zoológico de Berlín, situado entonces a las afueras de la ciudad.

También los polacos agitan las piernas al bailar sin cansarse. La expresión es, literalmente, "toda la noche en el baile" (przehula/przebalowa ca noc). Para los jóvenes polacos es la biaa noc (noche blanca) la última noche de fiesta disponible, en la que muy probablemente ningún ojo se cierra.

Al inglés no le va tanto la fiesta: al adicto al trabajo se le cierran poco a poco los ojos, cuando debe hacer el turno de noche (pulling an all-nighter). Por lo menos no tiene resaca, como algunos europeos que han celebrado la "noche blanca".