Hay vida después de la Erasmus (fuera de tu país). Palabra de Fiorella

Artículo publicado el 10 de Julio de 2008
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 10 de Julio de 2008
Aquí estamos de nuevo hablando de Fiorella (como en el artículo precedente), pero también con Fiorella de la Erasmus, de las fronteras y de periodos de la vida. Fiorella, bienvenida a Eurogeneration. Si tuvieras que resumir en cinco palabras, y sólo en cinco, tu experiencia Erasmus, ¿cuáles serían? Hola Adriano y gracias por tu hospitalidad.
El cliché impone alcohol, sexo, fiesta, amigos y diversión. Pero creo que vivir un año en el extranjero no es (sólo) esto, sino mucho más: voluntad de ponerse a prueba, deseo de compararse con otros, de partir de cero para construirse una vida nueva, más madura y consciente. Ups, son más de cinco palabras… Han pasado varios años desde aquel 2004/2005 en Alicante.

¿Se te ha pasado el síndrome Erasmus?

¡Más bien creo que empeora cada año! Tras la fase crítica, que se manifiesta a la vuelta a casa, el síndrome se "normaliza" y te acompaña constantemente. Pero es algo positivo, es el muelle que me empuja a vivir experiencias nuevas, a irme (otra vez) con un poco más de energía que los demás.

¿A qué te dedicas ahora? ¿Consigues expresar la babelianidad que aprendiste en España?

Trabajo en el sector gráfico y en comunicación, a la espera de mi enésimo y espero definitivo viaje a España o al norte de Italia. Este año he tenido la posibilidad de mejorar mis conocimientos en este campo gracias a un proyecto de la región Campania (el G.B. Vico), que me ha permitido trabajar 4 meses en Madrid en una galería de arte: otra experiencia magnífica en el extranjerom, he conocido a personas maravillosas y he podido dar rienda suelta a la "babelianidad" que en casa está un poco reprimida (sobre todo en el sur de Italia y sobre todo en Cava, pero esta es otra historia que tú conoces tan bien como yo).

¿Sigues en contacto con los amigos de la Erasmus?

Sí, aunque va por fases: es complicado salvar las distancias y conseguir verse, pero gracias al Messenger, al email y a varias reuniones estamos aún en contacto.

¿Has conseguido hablar con ellos de los temas que evocas en tu tesis "Antropologia dell'Erasmus?"

Aún más, conseguí llevarlos a la defensa de mi tesis. En Alicante todos sabían que estaba escribiendo la tesis sobre la Erasmus, la leyeron (¡entera, para mi estupor!) y mi satisfacción más grande, cuando me licencié, fue ver a mis amigos de la Erasmus y a mis compañeros de universidad (Erasmus también ellos, en ciudades distintas) conmoverse conmigo mientras cerraba la discusión con las notas de la canción “Tornano in mente” de Alex Britti: “Volverán con fuerza a la mente los momentos que he vivido intensamente, y toda la gente que he conocido de alguna manera volverá, te parecerá poca cosa pero quiere decir que aún hay algo”. Espero haber conseguido a todos los Erasmus aquel “aún hay algo”, tras dos años y, espero, después de muchos más.