He comido una lengua de ternera con (el) Destino

Artículo publicado el 20 de Enero de 2012
Artículo publicado el 20 de Enero de 2012
Miércoles, 20:30h Tengo una cita en Pipos, en el quinto distrito de Paris, con mis buenos amigos Marky y Louis Georget: es (el) Destino. El nuevo grupo parisino adicto a la fuerte variedad y también –como en poco tiempo confirmaré- a la fuerte comida.

En Casa Pipos comemos una gran cantidad de comida tradicional francesa: para Louis será un entrecot de ternera charoláis, mientras que Marka, mas temerario, opta por una lengua de ternera/almejas, todo ello aliñado con una (bueno dos) buena(s) botella(s) de Gamay. Mientras esperamos los platos, los dos amigos me hablan de sus platos preferidos mientras roen pan untado con mostaza. Louis Georget confiesa que le encantan las salchichas; muchas veces las cocina en su casa: “simplemente metes todo a la sartén con patatas y lo salteas”.

Incluso ha inventado su propia ensalada: “la ensalada Gé-Geor” compuesta de pasta, berenjenas, tomates, mozzarella y calabacines asados. Marky no come mucho en su casa, su cocina es demasiado pequeña, confiesa. Es un “pobre rácano” y prefiere comer en casa de sus amigos porque cocinan bien la pierna de cordero y el lomo de ternera… Él acaba de llegar de comprarle a su pescadero un “bonito”, un pequeño pescado barato (5 euros el kilo) que él mismo corta en filetes y los asa en la sartén con cebolla, crema, hierbas y que después degusta bien caliente.

Los platos llegan; la lengua de Marky recubierta de una salsa oscura que me recuerda a mis peores momentos en el comedor escolar. Es la ocasión de preguntar a mis amigos sus peores recuerdos culinarios. Para Marka es, sin duda, “la especie de  minestrón: restos de pescado con anís estrellado y ouzo” que le preparaba su padre de origen griego (lo que explica el ouzo) (pero no es excusa). Para Louis, es el ketchup que su abuelo removía con leche (su abuelo nunca había visto el ketchup de niño...pero eso no es excusa tampoco).

¿Qué come Destin antes de un concierto? Marky, comida grasienta: “un kebab lo mas grande posible” mientras que Louis prefiere “la comida poco pesada” a lo que Marky añade “eso es porque es sensible”. Conocido por sus canciones romanticonas de amor; se dice que ellos suelen invitar a sus citas a comer en restaurantes: y al final todo se queda ahí. Para Louis es “mas complicado que ligar cenando”. ¿El único buen lugar? En su casa: “una ensalada Ge-geort va bien para todas las ocasiones”. Marky duda porque pretende acordarse de que ya ha conseguido llevar “tres mujeres a su casa” gracias a esta táctica. Y añade: “o sino les propongo ir a un restaurante de humus, que funciona a las mil maravillas con las chicas que salen de los garitos hambrientas a las cinco de la mañana….”

Este artículo ha sido publicado en el blog culinario de Zazie TavitianLes durs à cuire : leer la versión original y completa  aquí.

Fotos: © Zazie Tavitian