Hitler expuesto en Berlín: visita guiada con tres europeos

Artículo publicado el 12 de Noviembre de 2010
Artículo publicado el 12 de Noviembre de 2010
20.000 personas han visitado el Museo de Historia Alemana de Berlín para conocer más sobre un hombre: Adolf Hitler. Todos piensan lo mismo: ¿cómo fue posible? Según el portavoz del museo, una de las finalidades de la exposición es intentar responder a esta pregunta. Junto a tres jóvenes europeos y mediante la fascinación, el horror, el interés o la decepción, recorremos la exposición.

Sébastien, francés:

Para evitar consecuencias extrañas, no llegan a profundizar en la psicología del monstruoLa exposición es el fenónemo del momento en Berlín. Fue inaugurada el 15 de octubre, y ahora aparece en todos los periódicos. Es la primera exposición sobre Adolf Hitler y fue visitada por 10.000 personas el primer fin de semana. Días después, el vestíbulo seguía abarrotado. Me abrí paso a codazos para ver los años jóvenes Hitler, sus acuarelas, su estancia en Baviera, el Putsch de Munich, su libro o las elecciones. Hasta aquí la vida del joven Adolf, que se veía a sí mismo como un artista y que regresó decepcionado de la guerra. A partir de las elecciones de 1933, nos apartamos de la persona de Hitler y nos centramos en el desarrollo del nacionalsocialismo en general, para  llegar más tarde a la guerra, las conquistas, la destrucción y la caída.

La exposición: un gran libro de historia ilustrado

Es necesario mostrar y contar este periodo negro de la historia alemana y, en este aspecto, el Deutches Historisches Museum ("Museo de Historia Alemana") es un excelente libro abierto a todo el mundo y muy bien ilustrado. Sólo puedo decir que me alegra ver a tanta gente.

¿Hitler al completo o Hitler moderado?

“Quienes piensen ver algo verdaderamente nuevo se sentirán un poco decepcionados”

Retrato de una sociedad deslizándose hacia el fanatismo y la guerraEl museo ha dudado entre dos estrategias. Por un lado, mostrar por completo al verdadero Hitler; de este modo, las multitudes acudirían sin dudarlo y sería la primera exposición basada al 100% en la figura de Hitler. El problema es qué consecuencias acarrearía. Así que se optó por algo más moderado y estratégico. Por eso quienes esperen ver algo realmente nuevo se sentirán un poco decepcionados. Para mí, la exposición en sí no nos permite conocer de verdad cómo la personalidad carismática de Hitler pudo convencer a una parte de los alemanes para crear y lanzar su horrible empresa entre 1933 y 1945. No obstante, la exposición es un gran punto de interés para los medios de comunicación, y eso realza el fenómeno de fascinación por Adolf Hitler.

Stefano, italiano:

En cuanto entré en el museo, él estaba allí, entre toda la gente. A mi lado, de nuevo aparecía él… Y él… Y su cara por toda la pared. El aborrecimiento llegó muy pronto, y conforme iba descubriendo su escritura, sus notas o sus acuarelas, mi sentimiento de repugnancia crecía. ¿Cómo la creatividad humana puede convertirse en algo diabólico? Y el horror aumentó cuando descubrí la felicitación de un niño para Hitlerchen, el diminutivo de Adolf Hitler. Es este un claro ejemplo infame, pero evocador, del poder de la máquina propagandística que Hitler había creado en su país. Y este poder es más evidente en la sala adyacente, donde el hombrecito aparece en un vídeo de la época donde podemos observar el extraordinario magnetismo que Hitler pudo tener sobre los alemanes.

Sobrepasar el límite del horror

Más adelante encontramos dos cetros con incrustaciones de oro. El líder ha conseguido sus deseos de poder, recrear su alma sanguinaria y finalizar con el desastre del nazismo. Sinceramente, necesitaba hacer un exorcismo a mi alma, pero fue entonces cuando mi pensamiento se orientó hacia el canciller Willy Brandt, un hombre que dejó atrás el horror nazi y que apoyó la democracia y el equilibrio social en la entrevista con la célebre periodista Oriana Fallaci en 1973. Finalmente, en la última sala, la cara diabólica ha desaparecido y sólo quedan su coche y los hombres del régimen frente al Tribunal Internacional de Nuremberg. Es una imagen de alivio, en la que concluimos que el abuso de poder puede ser juzgado.

El nazismo representado en miles de objetos: "Cartas dirigidas a Hitler, marionetas, pines o álbumes de fotos..."

Christiane, alemana:

Desde hace días, los carteles publicitarios y las pantallas del metro tan sólo muestran las pancartas sobre la exposición Hitler und die Deutsche ("Hitler y los alemanes"). Así fue cómo decidí tener una experiencia sobre Hitler. Al ver la longitud de la fila para entrar en el museo, el éxito público era lógico.

Hitler, el omnipresente

En cambio, una vez dentro me doy cuenta de que la exposición no es un estudio psicosociológico sobre la influencia de Hitler en la sociedad, sino más bien una exposición sobre el origen y el arraigo de la propaganda nazi en todos los estratos sociales. Una de las vitrinas contiene los uniformes destinados a cada escalón de la autoridad de la época: camisas de campo con el cuello abierto para los hombres de la Waffen-SS, quepis para los agentes de policía... Por otro lado, la exposición presenta numerosas fuentes históricas, como imágenes de las deportaciones masivas. Podemos ver también comentarios rencorosos sobre el pueblo judío, como “La crème de la crème del pueblo elegido”. Con este tipo de objetos se tiene mayor facilidad para penetrar en la conciencia de la época. De todas formas, sólo se trata de encontrar la respuesta más aproximada a la incógnita que, generación tras generación, intentamos resolver: ¿cómo pudo pasar todo esto?

Después de la exposición, nos da la impresión de no haber descubierto grandes novedades; hay otras exhibiciones y lugares que muestran contenidos similares, como la muestra permanente del centro de documentación Topographie des Terrors ("Topografía del Terror"), la exposición del Jüdisches Museum ("Museo de los Judíos") y lugares de memoria por todo Berlín. En resumidas cuentas, la exposición es muy interesante para los turistas y los jóvenes. Mi veredicto: el museo ha cumplido su misión educativa.

"La exposición estará abierta hasta el 6 de febrero de 2011"

Fotos: (cc) mysterymoor/ Flickr; póster © Deutsches Historisches Museum; Hitlerchen (cc) IMLS DCC; vida diaria  © Indra Desnica und Arne Psiller/ Deutsches Historisches Museum; vídeo: Youtube.com.