Hockey en la Ópera checa

Artículo publicado el 3 de Mayo de 2004
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 3 de Mayo de 2004

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Para ver una ópera sobre hockey, ¿hay que ir a la ópera o a un partido de hockey? Veamos qué se cuece en la escena operística checa.

Nagano es un fenómeno nuevo para los checos, pero también para el público de ópera en el extranjero. Es una obra moderna de Jaroslav Dušek (actor y co-productor con Martin Smolka), Boek Sípek (actor y arquitecto) y Ondej Havelka (actor y cantante checo, el director de escena de la ópera). La ópera Nagano debería recordar a los checos que su equipo de hockey ganó los Juegos Olímpicos en 1998 en Nagano. Una prueba de que aún siendo una pequeña nación en medio de Europa, puede ganar no sólo en el mundo de deporte, sino también en otros campos.

Un negocio arriesgado

Un guión cómico y una buena producción por sí solos nunca han sido suficientes para garantizar el éxito de una ópera. Introducir el hockey ha creado mucho interés entre el público y los medios de comunicación. Pero parece haber desconfianza frente a este nuevo estilo de producción artística. Inventar en ópera es siempre algo aventurado, pero parece aún más arriesgado escoger como tema el hockey en lugar de, por ejemplo, la vida de Karel IV. Sin embargo, Nagano logra con éxito mostrar a la vez el respeto por la hazaña de los jugadores de hockey y el absurdo de su posición como héroes nacionales modernos.

Es cierto que se escuchan algunas palabrotas en esta ópera y podría argumentarse que esto no es el Stavovské o la etapa del Teatro Nacional. Tal vez Mozart o Dvoák se revuelven en sus tumbas porque no hay ninguna melodía larga o compleja; Sin embargo, la música se parece a un mosaico que toma lo mejor de composiciones comunes así como de tradiciones musicales más alejadas en la historia. Los miembros del elenco aman sus textos. Smolka contribuye con una amplia gama de instrumentos vocales, desde el canto a la oratoria. El resultado es una inteligente obra de teatro.

Conectando con una nueva audiencia

¿Pertenece este tipo de arte escénico moderno a la ópera o se han equivocado sus creadores y han escrito un musical en vez de una ópera? En cualquier caso, ha supuesto el golpe de gracia para óperas clásicas. Los trabajos como Aida, Tosca, Madame Butterfly or Prodaná nevsta ya no se representan. La ópera ya no se saca de la Historia y de la mitología, sino de temas mundanos que puedan interesar al mayor número de personas posible – incluso a la generación joven que relaciona ópera con anacronismo. Los jóvenes parecen querer divertirse más que aprender, así que este original proyecto puede interesarles. Tal vez esta nueva ópera checa pase a formar parte de la identidad nacional checa.

Hay opiniones para todos los gustos, pero para los aficionados a la Flauta Mágica de Mozart siempre será mejor ver Nagano que quedarse en casa viendo la televisión.